Coronavirus de Gipuzkoa | La vacuna contra el «reposo»

0
5

Cinco personas mayores de 80 años que han reducido sus actividades familiares y sociales por «respeto» al Covid-19 confían en que pronto serán vacunadas para recuperar algo de normalidad en su vida diaria.

V.viven en sus casas y tienen más de 80 años por lo que son parte de ella al siguiente grupo para recibir la vacuna Covid-19. Goza de buena salud para la calidad de vida y la vida social. Ambos están más o menos restringidos debido a la pandemia que ha provocado cambios tanto físicos como anímicos. Tras una vida en la que tuvieron las lógicas quejas de salud, admiten que no le temen al coronavirus sí «respeto», porque son conscientes de que en caso de enfermedad pertenecen al grupo de riesgo. La vacuna, que todo el mundo está lista para usar, se ve, por tanto, como un pasaporte para más «descanso» y, en la medida que la salud lo permita, para recuperar la actividad que tenían antes del Covid, para transmitir todo. Varias personas de este grupo de edad cuentan a GIPUZKOA NEWS cómo les ha ido en los últimos meses y qué pueden esperar cuando se vacunen.

«Somos menos con la familia»

Estarán Franco y Rafael Lucena, ella de Andalucía y él de Extremadura, son un matrimonio de 85 y 84 años que han pasado la mayor parte de su vida en Urretxu, donde se casaron el 5 de septiembre de 1959, y se dan cuenta de que el Covid está cambiando el suyo «ha vivido último año. «»Hemos salido menos que antes. Tenemos una casa en Torrevieja y no nos hemos ido desde hace más de un año. Salgo un poco más que mi esposo para hacer un trabajo y me voy, dependiendo de cómo me sienta «, dice Sera, quien dice que no tiene» miedo «al virus:» Pero Sí, tenemos cuidado y hacemos lo que hay que hacer y eso es todo.En su entorno ve «todo»: «Hay quien menos se preocupa y hay quien no sale de casa». «

Sera y Rafael tienen una familia numerosa – nueve hijos, 16 nietos y dos bisnietos – y lamentan haberse juntado menos en los últimos meses: «No podríamos estar tanto con la familia. Cuando vengas a nosotros, no te quites la máscara. Los cumpleaños han cambiado un poco, y eso es un poco triste con la edad que ya tenemos. Pero lo que vas a hacer es lo que obtienes «

Sera dice eso No han recibido la llamada de Osakidetza para vacunarse, pero se irán cuando sea su turno. Y deja un mensaje ante las diversas protestas que escuchan varios grupos pidiendo la vacuna: «Espero que nos toque pronto, pero no sé porque algunos están protestando, otros también. No estamos protestando». ¿Ganarás? Sí. Nos llamaste para vacunarnos contra la gripe y nos fuimos, así que ahora también «.

El mayor deseo de Extremadura está claro. «Nos vemos cuando podamos», dice, refiriéndose a su familia. «No estoy pensando en un plan específico, sino en ver más a mis hijos, a mis nietos … son muy cariñosos». También cree que saldrán «más tranquilos» una vez que se vacunen: «Saldremos, aunque yo soy más que mi marido, porque él está peor de salud. Ha tenido un ictus y un infarto, pero es agradable». ver que no parece tan viejo como es. A esa edad, no piensas en el futuro, piensas en ser mejor y poder hacer algunas cosas «.

«Estoy con poco»

Julen Zabaleta, Elgoibartarra, con sede en Eibar, será uno de los primeros en recibir la vacuna, tenía 100 años desde el domingo pasadoEs uno de los 243 guipuzcoanos (según los últimos datos de Eustat) cuya edad es de tres dígitos. «Tengo que ir al médico de cabecera para que todavía me pueda decir algo sobre la vacuna. La última vez que fui le pregunté y me dijo que todavía no sabía», explica Julen, quien va a decir que sí para vacunarse. cuando los médicos lo recomiendan. Doctores.

Julen es conocido en Eibar por su labor como dibujante -como él mismo dice, realizó alrededor de «8.000 dibujos» – que practicó hasta los 98 años. De hecho, está «bastante bien» de salud, comenta uno de sus hijos, Jon, quien bromea: «Tiene algunas cosas, pero yo también y yo soy 30 años más joven». El propio Julen añade: «Tengo apetito, pero hace un año me caí, me golpeé la cabeza y me lastimé todo el cuerpo. Me dolía un lado, desapareció y el otro me empezó a doler. Ungüento».

El caricaturista se da cuenta de que «rara vez» sale a la calle. «Salí esta mañana, pero tuve que volver al rato porque me sentía mareado», comentó el día que habló a este diario el pasado jueves. Respecto al Covid, dice que estaba «un poco asustado»: «Estoy al tanto de las novedades y sé que debes tener cuidado“Le da“ más tiempo en casa ”. Incluso en un día especial como su cumpleaños número 100, tuvo cuidado de celebrar su cumpleaños con un pequeño grupo de familiares, por lo que admite que estaría más“ tranquilo ”con la vacuna:» Creo que todos lo estaríamos. «

«Salgo un poco más»

Ana Perez VicenteLa Irún de 85 años, residente en el barrio donostiarra de Intxaurrondo, tiene mucho cuidado de no contagiarse y apenas ha salido de su casa durante la pandemia. «Tengo un poco de prisa por imaginar lo que está pasando, así que estoy un poco aburrido en casa». Una situación que combate saliendo al balcón «a leer una revista» y visitando a sus hijos y su nieta: «Mi hija Ana viene mucho y algunos días me visita mi nieta, que es mi vida allí, es una alegría». Otro día cenaron en casa. Mi otro hijo Rafa vive en el extranjero, pero viene a menudo y me llama todos los días. Tengo mucha suerte con mis hijos. ”También tiene una relación telefónica con su hermana que vive en Barcelona.

A los 85 años, Ana es «divinamente buena, gracias a Dios». «»El otro día fui al médico y me dijo que estaba bien y que no quería volver a verme hasta octubre.Y que tenía serios problemas de salud: “Tenía una variz en la cabeza que pasé en la residencia durante cuatro meses y sufrí un derrame cerebral hace 23 años, gracias a Dios que mis hijos estaban en casa. Entonces no puedo quejarme de cómo estoy, mi médico no lo cree. En casa hago todo maravillosamente solo «.

Ana admite que se alejaba «menos» de casa antes de la pandemia, una actividad que ahora ha recortado aún más y que está lista para reanudar cuando se vacune y volver para reunirse con otros hombres y mujeres. mujeres del barrio: «Si me lo dicen me lo pongo. Puede darme más paz y tranquilidad y salir un poco más. Cuando contraje la gripe, nunca me afectó, aunque sé que no tienen nada que ver el uno con el otro. Estoy bien en este momento. Y dice más: “Quiero vivir cada vez más. «

«Notas menos atmósfera»

María Luisa Delgado Urretxuarra, de 81 años, «ve menos alegría y menos ambiente en la calle. Urretxu es una ciudad con ambiente y ahora hay menos. Veo a la gente un poco más triste, pero creo que somos iguales en todas partes». » «»Es una pena lo que vivimos«Resume. Claro que trata de mantener el ánimo en alto, y aunque va» chiquita «por las calles, al menos baja un rato todos los días» a caminar y pasear por el barrio «. su estado de salud es permisible. «He estado un año más o menos cansándome mucho. He pasado por muchas cosas en mi vida y ahora vienen las consecuencias «, admite.

María Luisa ha vivido sola desde que falleció su marido Francisco hace cinco años y medio, con quien casó el mismo día (5 de septiembre de 1959) que Sera y Rafael, vecinos de Urretxuarra y protagonistas de este reportaje. «Puedo hacerlo bien en casa. Con un poco de esfuerzo, pero puedo hacerlo. No soy de los que callan«Ella dice. A través de su familia, ve a su hija todas las semanas y los nietos la visitan» cuando pueden «, dice.

Tras recibir la vacuna antigripal «en octubre», ahora está a la espera de ser vacunado contra Covid, una enfermedad que «respeta más que nada»: «Por supuesto, No me negaré a recibir la vacuna a pesar de que he escuchado de personas que tienen dudas. Por el momento no me han llamado. Si me toca, me lo pongo y veré qué efecto tiene. «La inmunización contra el virus te da» un poco más de descanso «, lo que a su vez te permite salir más cuando hace buen tiempo» y estás «en buena salud.

«Si toco, me ponen la vacuna y salgo más cuando tengo buena salud».

María Luisa Delgado

Vecina de 81 años de Urretxu

«No podríamos estar tanto con la familia y cuando nos vemos no se quitan la máscara».

noche abierta

Vecina de 85 años de Urretxu

«Sé que hay que tener cuidado con el Covid y que yo estaría más tranquilo con la vacuna, creo que como todos los demás».

julen zabaleta

Vecino de 100 años de Eibar

«Tengo prisa por salir, pero mis hijos vienen a menudo y mi nieta me da la vida»

ana perez vicente

Vecino de 85 años de Donostia

.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí