Inicio Actualidad 4 estados de los que es dependiente la presidencia

4 estados de los que es dependiente la presidencia


En el mapa electoral de los 50 estados de Unión Americana y el Distrito de Columbia faltan aún entre siete y nueve estados por adjudicarse a un ganador, mas son solo tres los que encierran la clave final: Nevada, Wisconsin, Michigan y Pensilvania. Entre los tres suman 52 compromisarios en el Colegio Electoral, el órgano que nominará finalmente al presidente de aquí al 6 de enero. Cuando Biden transporta logrados 227 votos electorales y Trump 213, esos 52 acredites permitirían a uno o bien otro candidato ofrecer el golpe de gracia para aproximarse a los 270 necesarios para lograr la mayor parte en el Colegio.

No obstante, el resultado puede hacerse aguardar. A pesar de que los sondeos apuestan a que el candidato demócrata llevará ventaja en estos tres Estados, aún quedan muchas papeletas que contar, no ahora directamente de las urnas, sino más bien del voto postal y anticipado, una auténtica avalancha que necesita una meticulosa contabilización. Pensilvania es el más destacable ejemplo de esta situación. A mediodía le quedaban por contar 2,5 millones de sufragios adelantados, lo que podría demorar el resultado hasta mañana o el viernes. Porque cada voto cuenta: en 2016 bastaron 77.741 sufragios para que Trump se llevara los delegados en frente de Hillary Clinton.

El cinturón industrial alrededor de los Grandes Lagos era el cortafuegos demócrata, mas Trump le dio la vuelta en 2016 y logró darle jaque a la reina. Hillary Clinton solamente le había dedicado tiempo, esfuerzo ni dinero, persuadida de que esos electores obreros no votarían por una multimillonario como Trump. De hecho, en los cien días pasados desde su nominación en la convención del partido y las selecciones, la primera dama jamás visitó Wisconsin y solamente Michigan, la cuna del automóvil y hogar del documentalista Michael Moore, que se deshizo en anuncios sin que nadie le escuchase.

El Senado, en vilo

Esta vez Biden puso atención, sin perder de vista la avenida Pensilvania que transporta hasta la Casa Blanca. En los últimos días concentró sus fuerzas en Michigan, donde se sabía atacado por Trump, y desplegó su mejor arma, el expresidente Barack Obama, que el sábado dio en Flint y Detroit uno de sus escasos mítines en coche acompañado de Stevie Wonder.

No solo lo defendía, sino que luchaba por codo con codo con Trump, que la víspera había dado mítines en Traverse City y Gran Rapids. En esta última ciudad de un millón y medio de pobladores con el área metropolitana vivía Adam Fox, acusado de ser el líder de un grupo de ultraderecha que pretendía secuestrar a la gobernadora del estado Gretchen Whitmer. Se encontraba cabreado por la orden que cerró bares y gimnasios, sus mejores pasatiempos, y decidió convocar a sus hermanos de las milicias de ultraderecha para hacerle un juicio sumario, animado por una señal que les envió Trump, su líder. «¡Liberad Michigan!», había tuiteado.

Fox eran, según su mujer, un tipo «temerario cuando bebía, que la conminaba con la pistola, daba patadas al perro, puñetazos a la pared» y le dejaba «cardenales» a ella. Según ha dicho el FBI cuando los detuvo, había buscado a individuos como «amantes de las armas, particularmente cabreados con la orden de confinamiento y preocupados de que les quitaran su derecho a portar rifles» para «declarar la guerra civil contra los gobernantes de gobierno que se extrapolaban en sus funciones». Exactamente los mismos a los que Trump insulta en sus mítines y mensajes

Había habido muchas señales implícitas, mas ninguna tan directa como la que les dio en el primer enfrentamiento. «A los Proud Boys, dad un paso a tras y quedaros esperando», les ha dicho en cámara, para alarma generalizada. Esta madrugada se acabó la espera: «Habíamos ganado las selecciones», les calentó el gobernante. «Nuestra meta es asegurar la integridad por el bien de esta nación. O sea un gran fraude».

Fox, de 37 años, y otros 13 amigos con los que preparaba el rapto en el sótano de un edificio fueron detenidos durante una redada del FBI, mas otros cientos prosiguen repartidos por el estado oyendo los «silbidos de perro» que les lanza el presidente. Determinados, como Kyle Rittenhouse, de 17 años, ya le oyeron cuando se colgaron su rifle y se fueron a Kenosha (Wisconsin) a enfrentarse a tiros con los participantes de la manifestación de Black Lives Matter que protestaban por el tiroteo contra Jacob Blake. Más allá de ello, la policía le trató tan bien que otros han recibido el mensaje de que van a ser tratados con guantes blanco si deben detenerles.

Esas protestas están en este momento más calientes que jamás en Filadelfia, un feudo de Biden contra el que compite el voto de Trump localizado en los condados más al oeste de Pensilvania. Estos tres estados donde circulan las armas y el alcohol son el ámbito del que pende la presidencia de EEUU, a la merced de las manifestaciones y los jueces si no hay un resultado contundente en las próximas hora o días.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

Lecciones no escuchadas por el este contra los covids

El proceso se ha repetido varias veces en los últimos siete meses: los países asiáticos están tomando medidas contra el coronavirus y España las...

El eje árabe anti-Irán gira en torno a Israel

La amenaza compartida por Irán y un aliado común como Estados Unidos ha ayudado a desenterrar un nuevo eje en el Medio Oriente que...

La Policía Municipal de Ponferrada comprobará los medios de transporte escolar del 30 de noviembre al 4 de diciembre

La Policía Municipal de Ponferrada llevará a cabo una campaña de control y vigilancia de los vehículos de transporte escolar entre este lunes 30...

El Alcorcón arrebata la victoria a una Cultural que sigue destacando

Un punto que sabe, quizás, peor de lo que realmente es. los Cultural Consiguió el empate (1-1) ante el Alcorcón, el primero de...

Comentarios Recientes