Algunas personas privilegiadas afirman haber escuchado antes el canto del cuco. Magnífico signo y motivo de esperanza para todos aquellos que creen que tras un frío y duro invierno, este año más pesado que nunca si cabe, su canto desea buena salud hasta la próxima primavera, y prosperidad y suerte a quienes trajeron algunas monedas. bolsillo . Creencias populares que hemos escuchado desde niños hasta mayores y que nos gusta recordar cuando nos hablan de la llegada de la primavera, de la eclosión de las yemas de los árboles que ponen esa nota de color verde intenso, en algunos casos incluso de fósforo, y nos encanta disfrutar cada vez que salimos a alguno de los picos que nos rodean.

El enorme bosques de hayas de Otzaurte hacen un lindo lugar para escuchar al pájaro mítico que nos llega cada primavera. A través de ellos alcanzaremos Aitxuri, el pico más alto de las montañas de Aizkorri y Gipuzkoa con una altitud de 1.551 metros. Un balcón natural que ofrece sugerentes vistas en estos días primaverales en los que el sol nos ofrece una perspectiva diferente de lo que nos rodea. El gris de las rocas y el azul del cielo se mezclan con el verde con más vida a lo largo del año y lo cierto es que solo por esto vale la pena salir temprano y visitar algunos de estos picos, que de ser posible destacan aún más en aquellos mañanas cuando una suave nube blanca separa los valles del cielo.

No se puede negar que Aizkorri es, con mucho, el pico más conocido y popular de la sierra, pero Aitxuri es la joya de Gipuzkoa. Según Mendikat, «hasta mediados de los años 80, este título se otorgaba al pico Aketegi más cercano (1.549 m.), Pero tras unas mediciones más precisas, Aitxuri fue nombrado el pico más alto de las tierras guipuzcoanas e incluso del país. en Aitxuri, podemos considerarnos en los tejados de Gipuzkoa y también del País Vasco, ya que este pico supera al resto de los que componen la larga cordillera vasco-cantábrica, partiendo desde los remotos picos de las Pasiegas hasta los Pirineos. Todo aquel que esté interesado en conocer los picos más importantes de Gipuzkoa debe tener en cuenta el nombre de Aitxuri como posible objetivo ”. Además, se distingue por otra característica: Es la montaña más importante de todo el País Vasco con 943 metros. Este valor le confiere el orden 36 entre las montañas de la península, superando en esta magnitud picos como la Peña Prieta (1.536 m), el techo de la Cordillera Cantábrica.

Aitxuri forma parte de la sierra de Aizkorri, en la que hay seis puntos, o siete para algunos, que superan los 1.500 metros en la altitud indicada. Son Arbelaitz (1.513 m.), Iraule (1.511 m.), Aitxuri (1.551 m.), Aketegi (1.549 m.), Aitzabal (1.518 m.) Y Aizkorri (1.528 m.). Algunas fuentes mencionan que a unos 160 m. SE de Aketegi es una colina anónima que se eleva a 1.532 metros.

De Otzaurte a Aitxuri

Una de las rutas de acceso tradicionales a Aitxuri, y la más interesante, sale del puerto de Otzaurte y pasa por el túnel de San Adrián, al sur de la sierra. Esta opción permite conocer tanto la calzada medieval construida sobre la antigua calzada romana de Astorga, en su tramo entre Zegama y Salvatierra, como el túnel natural bajo el cerro de Lizarrate, refugio de la ermita que le da nombre e innumerables leyendas, como lo que dice que la única vez que el rey Carlos V hizo una reverencia fue aquí, para flanquear la estrecha boca oeste.

La Sendero Beunda, que parte del pico Otzaurte y conduce al refugio San Adrián, nos deja justo en la base del túnel. La marcha comienza con una amplia curva a la izquierda, donde una valla indica el camino hacia el túnel y el refugio. Los dos caminos que allí surgen nos conducen a la entrada este de la cuenca. El de la derecha hace un amplio desvío hacia el refugio antes de subir por la carretera, mientras que el de la izquierda gana metros más rápido, de cara a la abertura junto al túnel a través de un hayedo.

La caminata hacia Aizkorri y Aitxuri nos llevará a través hermosa calle medieval, después de pasar por el mítico túnel para entrar en el corazón del macizo. En él se encuentra el camino medieval por el que pastores, peregrinos y todos los caminantes de Gipuzkoa, Alava y muchos otros lugares han llegado al mar desde hace siglos.

Tendremos que girar a la izquierda junto a los restos de una cabaña, un montículo prehistórico y una cruz de señales que marca el camino. Seguimos a la derecha un camino pedregoso que inmediatamente comienza a ganar altura, adentrándonos en el hayedo. El tramo en el bosque caducifolio es tan hermoso como desafiante, con pendientes duras y sostenidas que se alternan con pequeños aterrizajes que le permiten recuperar el aliento.

Siempre en el camino, abundantemente marcado, Dejamos el hayedo a buena altura, por encima de los 1.300 metros, hacia el cerro por donde accederemos al cresterío (N). Seguimos el camino que asciende por la zona rocosa, llega a una pequeña meseta entre los acantilados, donde vemos las primeras cruces del Calvario, y asciende por un espectacular balcón natural al collado de Mandobide.

Ya estamos abordando el tramo final de la cresta, aunque antes. tendremos que remontar un canal ancho, nivelarnos entre las rocas y subir la pendiente final hasta la ermita y el refugio, unos metros por debajo de la cruz de cresta. A nuestros pies, por todos lados, Zegama Urbia nos da una idea de este vertiginoso macizo. Los principales picos vascos e incluso los Pirineos se perfilan en el amplio horizonte, aunque Aralar y el perfil característico de Txindoki son los que más llaman la atención.

Siguiendo el camino que sube por el muro noroeste pasaremos bajo la cumbre del Aitzabal y un poco más adelante y dejando el camino, subiremos a los dos picos más altos, Aketegi 1548 con punto geodésico y Aitxuri el más alto de 1551.

Información

Distancia

15 kilometros

Pendiente positiva

990 metros

Severidad media

7

Dificultad de orientación

5

Dificultad del terreno

7

Esfuerzo necesario

7

Acceso

Siguiendo la N-1 hay que tomar la salida de Idiazabal / Segura / Zegama que lleva a la GI-2637.

Programa

El paseo circular desde el aparcamiento de Aldaola que por San Adrián nos lleva a Aitxuri tras cruzar Aizkorri es de unas 7 horas disfrutando de las magníficas vistas

Descenso recto hasta llegar de nuevo al camino. Bajamos a las chozas de Arbelar y desde aquí en dirección sur, atravesamos una zona de lapiaz hasta encontrarnos en un espacio abierto, un camino hacia el sureste con puntos amarillos que nos lleva a Campos de Oltza. Una vez aquí giramos hacia el sur hasta encontrar otro camino que es el GR-121.4 que nos llevará al sureste ascendiendo por la zona de Sutoki y Askiola hasta encontrarnos en un camino que coincide con el GR-121.

Seguiremos ese camino que luego se convertirá en el Calzada romana inicio del recorrido, y cerraremos el anillo en el punto donde al inicio de la excursión dejamos la calzada romana. Pasaremos por la cueva de San Adrián, refugio-hogar de los Mikeletes y por el camino volvemos al aparcamiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí