Terminé febrero recomendando algunos de los excelentes asadores que se esconden en nuestra provincia. Mi intención era hacer un solo artículo recomendando varios, pero era empezar a escribir y darme cuenta de que los 4.600 caracteres aproximados de esta página serían insuficientes. Por eso, si en febrero escribí ‘Al calor de las brasas 1’, tres meses después, sigamos con el segundo episodio.

Después de visitar Zestoa, Zumaia, Getaria, Zarautz y Orio, continuamos nuestro viaje y paramos en Usurbil. Sidra Casa de Saizar Es uno de los grandes nombres de nuestra tradición de la sidra, de eso no hay duda, pero, además de hacer un excelente caldo, dominan el grill con gran destreza, como lo demuestra la visita que hice en febrero, justo a principios de estación. del txotx, y donde nos deleitaron con un besugo y un escalope de muchos quilates.

ASADORAS DE GIPUZKOA (ii)

Saizar

Distrito 39 de Kalezar (Usurbil)

Aratz

Igara Bidea 15 (Donostia)

El Vaskito

Plaza Louis Lucien Bonaparte 8 (Donostia)

Fraternidad

Kaimingaintxo Plaza 1 (Donostia)

Gandarias

31 de agosto 23 (Donostia)

Filete de ternera

Plaza de la Trinidad 2 (Donostia)

Casa Urola

Fermín Calbeton 20 (Donostia)

Lunes 1997

Euskal Herria Kalea 3 (Donostia)

Aldanondo

Euskal Herria Kalea 6 (Donostia)

Bar parrilla Maun

Urbieta 9 (Donostia)

La lonja

Via Esnabide 58 (Pasaia)

Patxikuenea

Alto Valle 7 (Lezo)

Iriarte-Eneas

Valle superior 15 (Lezo)

Dejamos Usurbil atrás y entramos en San Sebastián, donde no faltan los grandes asadores. Empecemos con Parrilla Aratz. ‘El Elegido’ para la foto. Pero es que visitar a Xabier e Iker Zabaleta en su casa es siempre un lujo para nuestros paladares. Dominan la parrilla y bordan grandes trozos de pescado y carne. De ahí nuestras recetas tradicionales, esos sabores de nuestra tierra tan reconocibles, pero con los que juegan proponiendo platos que sorprenden y enamoran. Cerca de Igara, en Errotaburu, se encuentra otro de los grandes templos del producto, El Vaskito, un lugar de culto a nuestra tradición culinaria, donde Iñaki Azkue es el perfecto anfitrión.

Antes de sumergirnos en nuestro Centro Histórico, en el puerto, en el nuevo portaaviones, hay un nuevo proyecto gastronómico del que os hablaré en unas semanas, Fraternidad. Un homenaje a nuestra tradición arrantzale, donde el pescado del día a la plancha es uno de sus grandes atractivos, piezas capturadas por los propios arrantzales, sinónimo de calidad y frescura.

Entrando en el casco histórico de San Sebastián, encontramos varios lugares de culto de buen asado. Los vecinos son Restaurante Gandarias y Restaurante Chop, a escasos metros, custodiando la entrada a la Plaza de la Trinidad, dos templos del asador, de nuestra tradición culinaria. En ambos bordan la chuleta, un manjar, y en Gandarias los grandes trozos de pescado no son una excepción, así como el entrecot de atún y el pulpo Txuleta.

En via Fermín Calbetón encontramos uno de los grandes templos gastronómicos de nuestra ciudad, Casa Urola. Pablo Loureiro es cocinero como una copa de vino y con su buen hacer y habilidad en la cocina y esa cocina de temporada y a la brasa ha conseguido convertir a Casa Urola en uno de esos restaurantes que hay que visitar una vez en la vida.

Saliendo del corazón del Casco Antiguo, cruzamos la calle Aldamar y entramos en la calle Euskal Herria. Como ocurre con la Gandaria y la Txuleta, cara a cara nos encontramos con la Lunes 1997 y el Aldanondo. Ander González reina en Astelena, donde la cocina a la parrilla y el producto son sus grandes señas de identidad. Mikel Mayan lleva un par de años en su casa, luego de varias etapas en diferentes proyectos, recuperar la esencia de Aldanondo ha sido y es su principal objetivo, con la parrilla como eje de su oferta culinaria.

Del centro histórico al centro de la ciudad, donde Unai Paulis y Mateus Méndez tienen ese pequeño gran restaurante en el Mercado San Martín Bar parrilla Maun, cuyo propio nombre indica que el asador es el eje de su oferta culinaria, donde asan con gran acierto desde verduras hasta txuletas, un gran lugar.

Dejamos atrás Donostia, continuamos por nuestra costa y hacemos una parada en pasos de san pedro. Un bar-restaurante de reciente apertura es La Lonja, del que os hablaré unos sábados. Ubicado frente a la lonja de Pasajes, el pescado a la parrilla es tu gran apuesta, calidad al servicio de la parrilla.

De Pasajes a Lezo, en la carretera de Gaintxurizketa, encontramos la Patxikuenea, este templo del asado que tan bien gobierna Aitor Manterola, en un entorno privilegiado, un lugar para disfrutar de una buena cocina a la brasa. Una vez coronado Gaintxurizketa, haciendo un pequeño desvío, llegaremos a Iriarte-Eneas, un referente gastronómico de la zona y que cuenta con una gran trayectoria. Aunque sus croquetas están a otro nivel, el pescado y la carne brillan con luz propia.

Hasta aquí el segundo capítulo de mi particular recorrido por los asadores guipuzcoanos. Sigue así. ¡Al principio!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí