Una densa y prístina nube cubre Andoain y la imagen de Belkoain es bucólico con el poderoso Larrunarri de fondo. El ruido de los vehículos en la N-1 nos hace despertar del sueño, pero junto al dolmen de este pico llegamos a la conclusión de que quienes vivían en estas tierras reconocieron la belleza del lugar y tuvieron mucha suerte de poder para disfrutar de un espacio así mágico para tu eterno descanso. Belkoain es un pico de 491 metros de altura, muy discreto en cuanto a dificultad pero que destaca por su peso histórico. Además del dolmen que lleva su nombre, en la zona se encuentran los restos de una trinchera que los lugareños construyeron en la guerra de 1936. Los paneles explicativos hacen referencia a ese capítulo de la historia de Gipuzkoan, señalando diferentes datos al respecto.

Este vértice pertenece a Macizo de la Andatza, que domina la margen izquierda del río Oria a su paso por Andoain. Belkoain es un pico particular, ya que tiene un pico occidental y otro oriental separados por un pequeño descenso (472 m.) Donde se encuentran sus dólmenes. La gran cruz de Belkoain se encuentra en el pico occidental (488 m.), Mientras que la oriental es un poco más alta (491 m.).

El macizo de Andatza comienza en el puerto o Alto de Andatzarrate (430 m.), Punto más meridional del mismo, donde entraría en contacto con Hernio, y continuaría hacia el norte hacia Usurbil (34 m.). Su cordón principal tendría los picos de Hirumuño (503 m.), Aitzondo (445 m.), Zarateko haitza o Zarateaitz (486 m.), Eskaltzu (508 m.) Y Andatza (562 m.), Su punto más alto, como alturas principales. Desde el pico ancho del Eskaltzu emerge un cordal en dirección este hacia Andoain (48 m.), Concluyendo el doble pico del Belkoain (491 m.).

Dolmen de Belkoain ubicado en un lugar con una vista magnífica. ¡Sorpresa! El buzón de esta parte superior tiene una sorpresa. Parte del póster de arriba con datos históricos y fotos. / De rodillas

Cabe señalar que en Belkoain, la montaña de dos picos, se encuentran los restos del punto de resistencia de Saseta en los meses de agosto y septiembre de 1936, como lo fue en esta zona de Aduna, Asteasu y Zizurkil donde los milicianos vascos se enfrentaron a las tropas de Franco tras la caída de Toulouse el 11 de agosto de 1936. «Aunque se ha borrado la memoria histórica del lugar, hubo un gran enfrentamiento que hasta ahora ha provocado cerca de un centenar de víctimas documentadas», recoge Aranzadi en referencia al lugar donde se desarrollan los campos de trabajo (Gerra Zibila 1936-1937). Mientras los muertos del bando franquista han sido recuperados y enterrados, los luchadores del sistema de defensa Saseta no han tenido esta suerte ”. El investigador Karlos Almorza, a partir de nuevos documentos, señala que “las trincheras de cientos de metros fueron construidas por Saseta y los miembros del PNV en Asteasu y Zizurkil, y que el asteasutarra y capitán del Eusko Gudarostea Domingo Usandizaga estuvo en encargado de este trabajo. Los testigos que vivieron en ese período corroboran esta información, aunque no está clara la autoría de algunas trincheras en la zona de Aduna ”, subraya la Sociedad de Ciencias.

De Aduna

Los rincones que rodean la subida de Aduna a Belkoain son muy interesantes por todos los pasajes históricos que la rodean, sobre todo para hacerlo con los más pequeños. El recorrido comienza en la Plaça de Aduna (135 mt.). Desde la plaza, siguiendo las señales blancas y amarillas de la carretera asfaltada, llegaremos a la sidrería Zabala. Continuamos la subida hasta llegar a una curva a la derecha que nos llevará a una pista de hormigón donde poco a poco comenzaremos el ascenso a Belkoain. Junto a un depósito de agua, debemos continuar por la pista, descartando el camino de la derecha. El camino no requiere mucho esfuerzo y pronto llegamos a un cruce para continuar por la pista central que discurre entre los árboles. La subida es tranquila, perfectamente señalizada con marcas de pintura y letreros. Siguiendo la pista forestal llegaremos a ‘Besapotako atsedenlekua’ donde hay un área recreativa donde seguiremos el camino cuesta arriba a la derecha (PR-117). Al final del camino salimos a una pista de carros que conduce en pocos metros a un cruce señalizado, donde seguiremos recto. Poco a poco avanzamos hasta llegar a otro camino a la derecha. Entre hayas, pinos y otros árboles subimos hasta el final de nuestro recorrido. En lo alto del monte Belkoain encontraremos una gran cruz de hormigón con una ikurriña metálica. Siguiendo el camino llegamos a su otro pico. El regreso se puede realizar dirigiéndonos hacia Gárate y luego por la pista hacia Elordi. De allí volvemos a Aduna.

Descanso megalítico

La historia circundante Belkoain no solo se remonta a mediados del siglo XX. En nuestro paseo por Belkoain podemos hacer un largo recorrido ya que la sierra de Andatza tiene varios monumentos megalíticos. De hecho, avanzando unos metros por el camino que nos lleva a Andoain nos encontramos con el dolmen de Belkoain. Es el más antiguo de todos. Se trata de una construcción sepulcral funeraria que parece remontarse al Neolítico-Edad del Bronce (IV-II milenio antes de Cristo). Se trata de un dolmen de montículo de 11 metros de diámetro y una altura que oscila entre 1,60 en el norte y un metro en el sur. Su cámara está destruida. Cámara de piedra para albergar el entierro, individual o acumulativo, y un montículo de piedras y tierra que recubre el monumento. Hacia el oeste, se ve una losa en pie, sin relación con lo que podría haber constituido la cámara. En el cráter hay una losa tendida y otras en desorden. En el mismo y camino a la cumbre de Belkoain, se pueden observar al menos tres piedras seles (piedras que formaron la base del ordenamiento territorial en el pasado).

Información MIDE

Programa:

La caminata completa desde La Aduna es de aproximadamente dos horas y media. Muy recomendable para hacer en familia, dada su escasa dificultad e interés histórico.

Distancia:

8 kilometros

Pendiente positiva:

263 metros

Severidad promedio:

3

Dificultades de orientación:

3

Dificultad del terreno:

2

Esfuerzo necesario:

2

Pero no son los únicos restos megalíticos desde entonces la estación megalítica de Andatza es Está formado por 10 monumentos, dólmenes en su totalidad salvo una cista, la de Andatza III. Los expertos señalan que sus alturas son bajas, ya que corresponde a un sitio ya más cercano al mar y el material sobre el que descansan es la piedra arenisca. En las últimas décadas se han excavado algunos de los dólmenes de la zona, que han proporcionado material pétreo de interés.

Además del dolmen de Bel-koain, el dolmen de Andatza I y II, Arkutxa, Beldarrain, Karramiolotz, Loatzu I y II, Olaiko y Venta de Zarate. También está el quiste de Andatza III. Todos están debidamente señalizados, pero estudios recientes de la Sociedad de Ciencias Aranzadi continúan descubriendo el extraño monumento en la zona. De hecho, en el verano de 2018 se realizó un relevamiento en el monte Andatza de Usurbil, donde se ubicaba otro monumento megalítico de origen humano en la zona denominada Txangosta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí