Inicio Actualidad Biden solicita una oportunidad a los seguidores de Trump

Biden solicita una oportunidad a los seguidores de Trump


Fue tal y como si se rompiera el maleficio y se disipase de pronto el manto de obscuridad que ensombrecía el país. Hasta el frío de noviembre dejó paso a un extraño día de verano, como el de la noche en que Barack Obama ganó la presidencia en 2008. No era lo único que recordaba al primer presidente afroamericano. Sonaba Bruce Springsteen en los altavoces y el presidente electo exudaba empatía al hablar de un país unido en el que no haya «estados colorados o bien azules», sino más bien unos USA que caminen hacia esa unión más especial de la que habla el preámbulo de la Constitución, firmado precisamente en Filadelfia. «Dejemos que esta era de demonización en EEUU comience a finalizar aquí y en este momento», invocó.

Joe Biden y Kamala Harris sabían bien que van a deber su gobierno a los cientos de manifestantes que a esas horas seguían ocupando las calles con la algarabía de bailes y tambores con la que han asegurado que las juntas electorales sigan contando sufragios, pese a la intimidación de hombres armados y la tormenta de demandas que desató Donald Trump. «Nuestra nación está en deuda con vosotros», les agradeció Harris al llevar a cabo historia como la primera vicepresidenta de EEUU, y primera candidata de color.

Y no se lo agradecía solo a ellos, sino más bien a los miles de individuos que «a lo largo de 4 años os habéis manifestado y ordenado por la igualdad y la justicia, por nuestras vidas y por nuestro planeta». Esos que comenzaron a protestar en las calles de un noviembre mucho más gélido, en el momento en que aún no costaba cuadrar que la anomalía del Instituto Electoral, los piratas rusos y las manipulaciones de las comunidades le hubiesen dado la victoria a un magnate irreverente como Trump. Continuaron con la marcha de millón de mujeres que descendió en Washington para su investidura y completaron con los superiores altercados raciales desde la desaparición de Martin Luther King, mas no terminó ahí, porque «entonces, votasteis», les reconoció Harris, de padre jamaicano y madre india, que encarna la diversidad de un país de vuelta a sus orígenes. «Habéis elegido la unidad, la decencia, la ciencia y, sí, la verdad», se sonrió.

Desde el 20 de enero no habrá más acusaciones de «fake news» desde el púlpito de la Casa Blanca. No se va a llamar a la prensa el enemigo del pueblo, se marginará a los científicos, se intimidará a los gobernantes ni se procurará domesticar al FBI, la CIA y el Departamento de Justicia tal y como si fuesen un cuerpo de seguridad privada. Ha costado mucho «dolor, tristeza y aflicción», reconoció, mas por fin «es un nuevo día en América».

Y como «Joe es un sanador, un unificador y una mano probada», le alabó, anoche tendió la suya a los votantes de Trump, que no son pocos, 70 millones, ocho más que en 2016. «Entiendo vuestra decepción, yo también he perdido un par de selecciones, pero en este momento démonos una oportunidad. Es hora de poner a un lado la dura oratoria. De bajar la temperatura, de vernos unos a otros, de escucharnos otra vez», les rogó.

Sabe que en los 72 días que le quedan hasta ocupar el poder Trump lanzará contra él la peor retórica y las estrategias más miserables, mas espera andar por medio de su furia para poner en marcha un ambicioso programa de gobierno que empezará por rehacer mediante órdenes ejecutivas lo malo que ha deshecho. Reincorporar al país a los acuerdos climáticos de Paris y la Organización Mundial de la Salud, repeler el veto migratorio a los países musulmanes, devolver su estatus a los ‘soñadores’, reabrir el proceso de asilo y reunir a los pequeños separados de sus progenitores, según The Washington Post.

Biden tiene además una deuda existencial con los afroamericanos tan fuerte que dio un golpe sobre el podium al recordarla. «Habéis vuelto a defenderme», les agradeció. «Siempre me habéis guardado las espaldas y les las voy a guardar a nosotros». Fue esta población la que le dejó relanzar su campaña con una victoria en Carolina del Sur en el mes de febrero pasado, para conquistar la nominación del partido más allá de haber perdido los caucus de Iowa y las primarias de New Hampshire. Y fue esta población, concentrada en las grandes ciudades de Detroit (Michigan), Atlanta (Georgia) y Filadelfia (Pensilvania) la que le ha dado el empujón final en las urnas para adelantar a Trump por la mínima, más allá de no haber ganado Florida.

«Es hora de sanar a EEUU», anunció. «De dar la guerra para vigilar el virus, la guerra de la prosperidad, la batalla para garantizar la sanidad de vuestra familia, la batalla para alcanzar la justicias racial y arrancar el racismo sistémico, la batalla para socorrer el clima, la batalla para volver a poner la decencia, proteger la economía y ofrecer a todo el mundo en este país una ocasión justa».

En otras expresiones, recuperar el alma del país y el respeto del mundo, como si Trump no hubiera sido más que un mal sueño, un bache en un sendero que no siempre se recorre online recta pero que ayer recobraba el rumbo perdido.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

Sánchez dice que las «tensiones» en el gobierno son parte del aprendizaje

Pedro Sánchez acepta que su segundo vicepresidente no se equivoca cuando dice que hay "tensiones" en el gobierno de coalición. Reconócelo son riesgos...

El juez libera a la esposa de Mainat

El miércoles, el Juzgado de Educación 4 de Arenys de Mar (Barcelona) acordó la puesta en libertad provisional de la esposa del productor de...

Castells pide a los estudiantes universitarios que tomen notas si regresan a casa

En mayo, el consejero de Universidades, Manuel Castells, reveló que diariamente se intercambiaban correos electrónicos con un universitario de Talavera de la Reina (Toledo)....

Un hombre golpea su coche contra la valla de la Cancillería alemana

Un hombre de unos 50 años fue detenido hoy frente a la Cancillería Federal luego de chocar intencionalmente con la valla de acceso al...

Comentarios Recientes