Inicio Vivir Bien Camareros, historias de bar | Leonnews

Camareros, historias de bar | Leonnews


La escena debió ocurrir como la de esa viñeta del camarero, extintor en mano, que ilustra este informe. «Entró una pareja muy caramelizada en la treintena. Tan pronto como se sentaron en la barra comenzaron a besarse. Estaba lavando unos vasos junto a ella y, aunque no quieras escuchar, lo haces. Luego de un beso infinito, la niña se separa y le pregunta al niño: ‘Disculpe, ¿cómo me dijiste tu nombre?’ Oscar Solana siguió fregando, ¡sin romper un vaso! En todo caso, una ceja alzada casi imperceptiblemente, una risa ahogada. Cuánto menos vergonzoso, en cualquier caso, que esa otra escena con el hombre que no quería usar gel hidroalcohólico. “Dijo que no y le explicamos que no era opcional. Luego se lo puso en la mano y se secó en el sofá de la barra. Le servimos la bebida y, un poco más tarde, me acerqué a él y de muy buena manera le expliqué que el gel era obligatorio por su seguridad y la nuestra. El hombre empezó a decirme que si me lo ponía doscientas veces al día … pero también reconoció que había pasado. Esa es la diferencia, ilustra Solana, gerente de Taberna La Solía, en Liaño (Cantabria), entre ganar un cliente o perderlo para siempre.

“Es como cuando alguien viene a comer y le dice hola: ‘Buenas tardes señor, ¿cómo está? ¿Tenía reserva?’ Y ella dice: ‘Buff, ¡cuántas preguntas estás haciendo!’ Ya sabes que vas a tener un servicio complicado. Entonces envías al camarero con más temple. Y por el contrario, cuando viene un grupo haciendo ruido, lo atiende el más serio para que frenen un poco. Porque hay No es nada peor que responderle a un cliente, te dan una mala crítica en las redes sociales y te hacen un daño tremendo. Se necesitan diez buenas críticas para ganar un cliente, pero solo una mala para perder diez a la vez ”, dice Nacho Lorente. a cargo de una Tagliatella en Zaragoza.

Sergi Moreso dedica su libro de viñetas humorísticas ‘El bar típico’ a esos camareros que también son «psicólogos y hasta sacos de boxeo a veces». Si el camarero hablaba … ‘(Lunwerg Editores). Y está precisamente la virtud del buen camarero, en lo que dice … y en lo que calla. «Son profesionales con una sensibilidad especial, saben cuándo hablar contigo y cuándo es mejor dejar a alguien solo. Siento que necesito ganarme su simpatía, que me tienen que gustar ”, confiesa Moreso. Y dice que la idea del libro se la dio, sin saberlo, Enric, de Bar Viu, en Barcelona, ​​un local «con una buena selección de whiskies raros, que es muy bueno para ir a tomar un vermut». «Enric es un tío magnífico y trabaja mucho. Una vez lo vi patear a un tipo del bar que estaba haciendo un escándalo. Detuvo la música y lo hizo. ¡Qué elegante! «. En su reseña ilustrada. Moreso recrea en broma esas citas de Tinder en el bar, un tipo preguntando por ‘el último’, el campesino que se ve (se ve) al amanecer … Algunas escenas vividas en el bar de Enric; otros en el de Joan, que regenta el Lupara, un bar del barrio de Santa Catalina de Barcelona. «Joan es un crack, es parte de la personalidad del barrio». Así que, para ellos y para todos, «este homenaje», una oda para el mesero sufrido, ese tipo del que casi hemos hecho familia.

«Dame el otro día»

“Muchos clientes te dicen: ‘Dame el otro día’. A ellos les gusta que te acuerdes, que los saludes por su nombre. Y piensas: ‘¿Y qué le puse a esta señora?’ Porque a veces no te acuerdas. Así que, amablemente, saludas y dices: ‘Sí, preparamos ese café, ¿verdad? Y ella dice:’ No, era té ‘. Y me viene a la mente, es verdad, era un té. Es mejor así que preguntar directamente ‘¿qué fue?’. Porque alguien se puede ofender ”, explica Óscar Solana, veinte años en la brecha, cuatro veces campeón de España en cócteles.

Esa familiaridad a menudo proviene de un cliente con un mal día que viene al bar «y lo deja ir». “La gente dice que un café es caro, pero un café es más que un café. Has salido corriendo de casa desde la mañana, estresado, has tenido un problema en el trabajo … y entras al bar y el barman te pone una buena cara: ‘¿Cómo va todo?’ Y luego descargas: ‘Bueno, mal, porque qué jugada con el jefe …’ ».

«El camarero es del mismo equipo de fútbol que el cliente»

No queremos comprometer a Óscar y Nacho, los dos camareros que son la voz del sindicato en este informe. Así que no les preguntamos a qué equipo de fútbol pertenecen ni a quién votan. «El camarero es siempre del mismo equipo que el cliente. Porque, si dices que eres del Madrid, ya sabes que el Barça te va a ‘atacar’ cada vez que te queda ”, explica Óscar Solana. Él, personalmente, no es un aficionado al fútbol, ​​pero está al tanto de la actualidad. «Es importante leer el periódico todos los días. Porque llega un cliente comentando: ‘¡Hay que ver cómo se han puesto las cosas en Madrid con el Covid!’, Y hay que saber que han cerrado no sé cuántas calles. Quizás no sepas lo que hizo ayer el Real Madrid, pero al menos deberías saber que jugó … ». Y con la política, ¿hasta dónde se puede deslizar? «Con estos temas siempre hay que dar un paso atrás», recomienda Nacho Lorente, que no olvida una delicada situación vivida en su restaurante a causa del conflicto catalán: «No era raro que la gente empezara a ponerse en alto con los catalanes. Pero en un momento sucedió que había un grupo de catalanes comiendo en la casa de al lado, lanzándoles miradas. Luego te acercabas a los primeros y les decías que por favor dieran su opinión en voz más baja. Sucederían dos cosas, o bajaban la voz o soltaban: ‘Que se jodan, esto es una democracia’.

Lo que se dice que son psicólogos. Sí lo somos, sí. Recuerdo una vez a una señora que vino a comer. Estaba sola y cuando se sentó a la mesa empezó a llorar. Entonces el gerente del restaurante se sentó con ella y, sin preguntarle nada, le dijo: ‘No la conozco, pero sé que no va a estar sola’ ”, dice Nacho Lorente. Esas, dice, son las situaciones más delicadas, “como cuando una pareja discute y uno de los dos sale del bar. Bueno, te acercas al otro y le dices: ‘Está bien, no te preocupes’.

Al igual que cuando las cosas terminan mal, cuando las cosas terminan bien normalmente también lo ves venir. “Veo a alguien entrar al bar y, dependiendo de cómo se sienta, sé qué estado de ánimo trae. Si viene enfadado, saca la silla casi de repente, pero si está relajado la suaviza, cruza las piernas … Y luego el camarero dice: ‘Te acompaño en dos segundos’. Y la respuesta es: «Tómatelo con calma, no hay prisa». Cuando pillas a alguien enojado, te dice: ‘He estado esperando dos minutos’. Por ello, insiste Solana, «hay que ir un paso por delante del cliente, anticiparnos». Y, sin embargo, no es raro «estar equivocado». «Si los sirves en un vaso alto, querían uno bajo; si les pones sacarina te dicen que veas si no tienes azúcar … ».

– El cliente tiene razón … Eso está dicho, al menos.

– Eso es un mal dicho. Otra cosa es que intentes complacer. Si. El otro día vino un cliente a comer y nos preguntó cómo servíamos el pan. Ahora no lo ponemos en una canasta de mimbre, sino en unas canastas de plástico que se ponen en el lavavajillas. Se lo explicamos, pero insistió en que pusiéramos el pan en su plato, no en la canasta. El plato se reutiliza igual que la canasta, pero bueno, lo sirves así y ya está – dice Nacho Lorente.

Los entrevistados lamentan que con la pandemia, además de los psicólogos, los camareros también tengan que actuar “como policías, porque no es raro que entren personas sin máscara. ¡Y no solo jóvenes! Bastante mayor. No nos lo vamos a creer el día que volvamos a entrar sin ella y podamos ver esa amplia sonrisa del camarero que ahora se intuye en los ojos que se estrechan un poco al saludar. «No quiero sonar trágico, pero ver tantos bares cerrados tras la pandemia … noto un hueco», confiesa Sergi Moreso. Y recuerda cuando comenzó a ilustrar su libro de dibujos animados, un trabajo previo al coronavirus. «Cuando la vida se hacía en la calle, en una terraza …». Cuando se reunieron en «la barra típica» que dice el título.

El psicólogo responde … el real

-¿Por qué ‘confesamos’ al camarero?

-Vas a un bar, bebes alcohol y te desinhibes, te empiezas a soltar … Hay gente que lo está pasando mal y necesita desahogarse. El problema es que hay personas con problemas muy fuertes que buscan una vía de escape en el bar. Eso genera una sensación de alivio específico porque verbalizas tu problema, pero al día siguiente en tu vida nada ha cambiado, sigues igual de malo -explica el psicólogo clínico Juan Castillah.

– ¿Te molesta que digan que los camareros son un poco psicólogos?

– No nos conviene. Es importante que las personas puedan expresar sus sentimientos, y el camarero te escuchará, incluso te aconsejará de vez en cuando. Pero los psicólogos son los que tienen herramientas para que las personas se curen. La psicología no es un consejo.

– ¿Por qué el camarero es una figura amable con nosotros?

– Porque es una figura de referencia. Vas y sabes que estará ahí, que no te fallará. Es una extensión de la vida familiar sin ser familia. Recuerdo la mítica serie de televisión ‘Cheers’. Cuando entró Norm, todos lo saludaron por su nombre.

– ¿Alguien merece ser camarero?

– Es una profesión de servicio al otro y los camareros tienen claro que el cliente debe estar satisfecho. Suelen ser agradables y extrovertidos. Un introvertido lo pasa mal en esa posición.

– ¿El psicólogo también ‘confiesa’ al camarero?

– ¡Yo muchas veces, ja, ja …! No, los psicólogos van al psicólogo. Necesitamos canales para expresarnos.

.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

Plan Renove 2020: ¿Qué motor le interesa más para su próximo coche?

Las ayudas del Plan Renove puestas en marcha por el Gobierno para reactivar la automoción es un incentivo para acceder a vehículos más...

No hay lugar para Trump en el arcoíris

María Melo se encuentra entre los muchos millones de estadounidenses que nunca creyeron una victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de...

El huracán Jacinda sacude al mundo

La fórmula para ganar unas elecciones con una abrumadora mayoría, sin precedentes en el último medio siglo, tiene un nombre propio: 'jacindamanía'. Así...

10:00 pm, toque de queda: prohibido circular por la vía pública

Apenas quince minutos antes de las 10 de la noche, la aparición que presentó el centro de León fue la del inundaciones de...

Comentarios Recientes