Una cocina sin misterio que se basa en la tradición y en la calidad del producto

Oraitz García

Era el 11 de febrero el día que visité el
Restaurante Chop para contarte sus beneficios gastronómicos durante uno de los sábados de este mes de marzo. La idea era publicar el artículo a principios de este mes, pero estaba hablando con Ander Esarte después de la comida cuando me dijo que era el 27 de marzo de 2007 cuando él y Marian Garmendia abrieron el restaurante. Hice un cálculo rápido y me di cuenta de que coincidía con el último sábado del mes, así que qué mejor momento que ese aniversario para contaros mi reciente visita y lo buena que está la comida en este restaurante donostiarra y también para celebrar el 14. Aniversario. de Txuleta Jatetxea, un hito que lo convirtió en uno de los
grandes referencias del casco antiguo de San Sebastián. 14 años haciéndonos apreciar su arte a la parrilla y su apuesta por la cocina tradicional y el buen producto. ¡Familia Zorionak!

Me acompañó Aitor Azurki, responsable de comunicación del restaurante, con quien es un placer compartir mesa y conversación. Nos acomodamos en un espacio acogedor adentro y nos preparamos para
disfruta de los manjares que salen de la cocina Txuleta y nos ponemos en manos de Ander y Marian para complacer nuestro paladar.

INFORMACIÓN

  • Donostia
    Dirección 31 de agosto 40

  • Teléfono
    943441007

  • Comedor
    1 para 50 personas

  • Cerca
    martes

Empezamos con una buena ventresca de atún sobre un maravilloso asado de verduras, un plato fresco, elaborado con un gran producto e ideal para abrir la boca y compartir. Le siguió una de las referencias de la casa, la
rabo de pimiento relleno, un plato lleno de sabor, una combinación de productos que es un placer para nuestro paladar, una maravilla.

Tuvimos la suerte de probar una de las nuevas creaciones culinarias de Txuleta, uno de los platos que más sorprendió y valoró: el
Pulpo a la plancha con patatas volteadas y mojos canarios verdes y rojos. Una forma diferente de comer pulpo, un gran plato sobre todo, con matices y donde los mojos le dan un toque curioso y que en ocasiones nos lleva a las Islas Canarias. Un plato que te recomiendo que pruebes, sin duda alguna. Ander quiso hacer un cambio y la idea se le ocurrió en verano, durante sus días libres en el Camping de Igara, gracias a los sabores del restaurante canario del camping.

Luego nos sirvieron uno de los
platos estrella de la casaEn su día fue una pequeña revolución, todos quedamos impresionados cuando Ander Esarte decidió empezar a ofrecer el entrecot en versión marinara. Un manjar, un plato espectacular, que no es más que un buen trozo de atún rojo, cocido a la parrilla, en el punto justo, poco hecho, una maravilla.
Entrecot que termina con su punta de sal de Maldón y su correspondiente ajo frito y servido con pimientos de Padrón o de Gernika, según temporada, y tomates asados.

Por si fuera poco, Ander y Marian nos sorprendieron con un solomillo con foie que tuvimos que chuparnos los dedos, un solomillo preparado en su punta perfecta y con ese juego de sabores que hace con el foie, que es una delicia. Un plato bien surtido con patatas, pimientos del piquillo y salsa de Oporto no es nada.

Estaba muy feliz, pero cuando colocaron el tiramisú y la tarta de chocolate caliente en él, estaba aún más feliz si cabe, especialmente por el postre de chocolate. Un manjar que Ander aprendió a hacer en el Arzak, y las coincidencias de la vida, coincidió en ese templo de intxaurrondotarra con mi madre. Un postre al que le tengo un especial aprecio y que en Txuleta me ha traído muchos recuerdos, un postre de caballero. El tiramisú no es una excepción.

Fue una velada donde Ander y Marian demostraron toda su profesionalidad y donde nos hicieron
diviértete con esa cocina que se basa sobre todo en el producto y su temporada, tratándolo en su mejor momento, cuidándolo y llevándolo a su máxima expresión. Una cocina sin misterios, con una gran base tradicional y donde la parrilla adquiere otra dimensión, no en vano, fueron campeones nacionales de parrilla en 2021 y 2013, una parrilla de la que parten grandes chuletas y trozos de pescado como rodaballo, lenguado y pescado. salen de la nuca de merluza o rape. Una cocina elaborada con mucho cariño y mimo. Un lujo en la cocina.

Txuleta Jatetxea es una buena opción para el menú, el homenaje que nos sirvieron se nota, pero tiene
menú del día al precio de 22 €, una opción más que interesante con propuestas como sopa de pescado, ensalada ahumada, calamares a la plancha o rabo de toro deshuesado. Brindemos por muchos años más disfrutando de la Txuleta, el buen hacer de Ander Esarte y Marian Garmendia. ¡Zorionak! ¡Al principio!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí