Precioso pico sobre la ciudad navarra de Leitza que nos conduce a través de hayas, prados y túmulos hasta el final de la sierra de Adarra-Mandoegi. Eguzkizko muinoa, ese hermoso pico ubicado en una colina entre bosques y prados, es actualmente uno de los puntos de encuentro de muchos esquiadores y aficionados a las raquetas de nieve.

Esta cumbre de la margen izquierda del Urumea tiene su nacimiento en sus propias laderas, en el Alto de Ezkurra, Usategieta o Tardoa (680 m.). El pico pertenece a la cordillera de Adarra / Mandoegi. El macizo se ubica entre los ríos Urumea, al norte y al este; Leitzaran, al sur, que recorre 20 kilómetros por el valle del mismo nombre, y Oria, al oeste. En sus crestas hay más de cincuenta cromlecas y dólmenes esparcidos sobre la hermosa cresta entre el pico del Oindi (544 m.) Y el pueblo de Arano (360 m.).

El macizo de Adarra-Mandoegi se extiende entre Gipuzkoa y Nafarroa, rodeado por las cuencas de Urumea, Leitzaran y Oria. Aunque esta diferenciación es útil para el montañista, dal geológicamente es parte de un complejo más grande conocido como las Cinco Villas o macizo de Bortziriak, que nace en el segmento más occidental de la cadena axial de los Pirineos; los afloramientos rocosos paleozoicos plegados y fracturados por la orogenia herciniana que dio origen a los Pirineos. Al otro lado del Oria, sin embargo, se levantan los macizos calcáreos vascos: Hernio, Izarraitz, que marcan una clara diferencia litológica con respecto a lo que aquí nos interesa.

Eguzkizko muinoa está algo separado de este masivo y bien diferenciado del valle de leitzaran que lo rodea al norte y al oeste. Es fácilmente identificable y merece la pena visitarlo desde cualquiera de los puntos que nos acercan a él: Leitzalarrea, desde el puerto de Ezkurra, desde donde se ubica el ahora cerrado hotel-restaurante Basa-Kabi o desde la propia Leitza.

El pico aparece ya en la edición de 1950 del catálogo de montaña con el nombre de Aitzaran (1.093 m.) En octava posición en la lista de Nafarroa. ESllamadas Aizaran, Aizarain y Aizan, documentadas desde 1703, corresponde a la elevación al oeste de Petriketa (1.057 m.).

Datos de Solar Hill

Acceso:

Siga la A-15 hasta el cruce de Areso. Tomamos la carretera a Berastegi, donde tendremos que estar atentos para acceder a la calle verde Plazaola que nos conducirá a la estación.

Programa:

El ascenso y descenso toma aproximadamente 4 horas y media desde la vía verde del Plazaola. La subida durará unas 2 horas y media entre bosques de hayas y prados.

Distancia:

16 kilómetros.

Pendiente positiva:

785 mt.

Severidad promedio:

2

Dificultades de orientación:

3

Dificultad del terreno:

2

Esfuerzo necesario:

3

La montaña navarra tiene algo especial que engancha y hace que muchos la visiten con o sin nieve. Bosques de hayas o pastos circundantes, donde es común encontrar ganado pastando desde primavera, favorecen esta hermosa imagen de la montaña.

Petriketa y Baztarla son dos de los picos más cercanos por la que accedemos a esta querida montaña que no nos cansamos de destacar por su belleza y, sobre todo, por todo lo que ofrece: Ireber a nuestra izquierda, la espectacular línea Malloak, entre las que destacan Hirumugarrieta, Ttutturre, Balerdi y Txindoki. , la línea de Aizkorri, Ipuliño, Udalatx, Hernio, la Sierra de Izarraitz, a Gorbea y Anboto … y muchas otras que nos empeñamos en contemplar tras hacer la subida a tu buzón.

Desde la estación Plazaola

Uno de los puntos de partida para la subida a Eguzkizko es la estación Plazaola ubicada en la calle verde del mismo nombre, en el distrito Ixkibar de Leitza. A partir de ahí, dejando atrás la masía Franki, donde bertsolari Manuel Lasarte Arribillaga nació en 1927, debemos seguir un camino a la derecha que cruza el arroyo hasta una zona de prados. Luego tendremos que pasar un portón junto a una cabaña antes de llegar a un hayedo para abordar un bonito tramo por el antiguo canal de agua hasta la pequeña presa que lo alimenta. Desde aquí, luego de cruzar el cauce, nuestro compañero será el río hasta el bucólico paraje de Leitzalarrea.

En unos 45 minutos Llegaremos a un puente rústico que nos conducirá por un camino hacia la cercana zona de recreo de Ixkibar.. La nieve acumulada en los últimos días permanece y la huella de esquís y raquetas es abundante en muchos de los tramos del recorrido. Son muchos los que, aprovechando la manta blanca y limitados por el confinamiento perimetral, disfrutan de la nieve cerca de casa.

Continuando llegamos a un cruce donde encontramos una señal. Seguiremos la carretera hacia Leitza, hasta llegar al siguiente desvío, donde continuaremos a la izquierda para llegar a los restos del mítico roble Aritzaundi. Continuamos hacia el este ligeramente cuesta arriba y enseguida el camino se bifurca. El de la izquierda conduce a Izaieta. Tomamos el de la derecha, que sube a Urdola.. A 800 metros encontramos a la derecha una pista que nos conduce a una verja de hierro al borde del bosque. Seguimos ascendiendo entre los campos que bordean el Urdola hacia su cerro sur. En el cordal podemos visitar un cromlech y una mesa de orientación.

En el puerto hay que tener cuidado con las señales, que nos llevan a la izquierda por un camino que desciende. El camino atraviesa un helecho y, a la derecha, atraviesa una malla de alambre por un puerto habilitado mientras descendemos hacia el encinar para entrar en una pista. Después de una hora y 40 minutos de caminata, más o menos, dejamos las señales del camino señalizado que nos conducía desde Ixkibar para continuar por la derecha.. Cruzamos un arroyo y comenzamos a ganar altura. Atravesaremos dos canales más modestos antes de llegar a una amplia curva donde tenemos que tomar un camino pedregoso que sube bruscamente a la derecha. Nos enfrentamos al tramo más exigente de la ruta: la subida directa y empinada de Eguzkizko muinoa. La pendiente no ofrece respiro en un camino que en cierto punto se desvanece.

Hayede en el camino de regreso después de pasar Petriketa.
Hayede en el camino de regreso después de pasar Petriketa.

La pendiente es considerable en este tramo ya que en tan solo kilómetro y medio hemos salvado 400 metros de altitud. Ya en el cordal cimero, el desnivel es moderado atravesando un helecho, antes de abordar la última subida que nos deja en el buzón de Eguzkizko muinoa al borde del hayedo.

Desde allí llegamos rápidamente a Petriketa desde donde siguiendo el camino nos acercaremos a un hermoso bosque de hayas que atravesaremos para llegar a Baztarla, inconfundible con su antena. Desde allí iniciaremos el descenso hacia el Plazaola. Para ello debemos seguir la línea de demarcación y adentrarnos en un hayedo, por el que descendemos hasta Col Larrain. Allí seguimos un camino que desciende entre los helechos hasta el cuidado refugio de Biuztain. Por la carretera que se interna en el hayedo bajamos algo más de cien metros hasta el collado de Arramia. Aquí dejamos la pista para bajar a un arroyo que cruzamos para tomar un camino, muy quebrado al principio, que nos lleva a Leitzalarrea.

Cerca de nuestro destino debemos tener cuidado con algunos hitos a la izquierda de la carretera que nos permiten cortarnos cerca del puente desde el que cruzamos. escalar cerca de Ixkibar. Desde aquí solo queda volver sobre el camino ya conocido hasta Plazaola.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí