El pasado mes de febrero, tras el intento invernal de la expedición de la Fundación Manaslu-Eki por parte de Alex Txikon y su equipo, el alpinista Lemoarra, descendiendo a Katmandú, inició un viaje, primero en jeep y luego a pie, hasta la localidad de Seduwa para instalarse en Hospital Makalu gestionado por la Fundación Iñaki Ochoa de Olza, Sos Himalaya, paneles fotovoltaicos financiados por Eki Fundación.

Continuando con esta labor solidaria, Alex Txikon, quien llegó recientemente de Nepal, donde intentó sin éxito el Everest -obligado en esta ocasión a retirarse de la pandemia que llegó al campamento base en el techo del mundo y que el propio Alex Txikon padeció por Covid- emprende el próximo lunes, junto con Eki Fundación, una nueva acción y viaje a Sierra Leona, en la costa oeste del continente africano, para instalar las placas.

Con la premisa de «dar luz a proyectos solidarios en todo el mundo a través de energías limpias y renovables como la solar fotovoltaica», la idea de Eki, junto con la colaboración de Txikon, es abastecer a los países y zonas más necesitadas de energía solar, como ha señalado el presidente de la Fundación Eki, José María Galíndez. «Gracias a Alex y su equipo hemos podido dar un paso más para que las energías renovables lleguen a los lugares más remotos del planeta».

Fue por primera vez en Pakistán, en una aldea cercana a Nanga Parbat, donde instalaron paneles fotovoltaicos cuando descendió de la cima de esa montaña después de escalar por primera vez en su historia en invierno en febrero de 2016. La expedición Manaslu -Eki Fundación este año Llevó paneles solares al campo base y fue un éxito ambiental y sostenible porque evitó usar generadores y en consecuencia el combustible que los alimenta. José María Galíndez dijo de este invierno en Manaslu: «Más allá del desafío deportivo, la expedición fue un ejemplo de compromiso ambiental. Alex y su equipo han demostrado que es factible dejar el menor volumen posible en expediciones de este nivel, lo que sirve como modelo a seguir para otros escaladores.

Habiendo instalado las placas en el valle de Makalu, Txikon ahora se dirige a Sierra Leona para hacer lo mismo en una escuela y un hospital en algunas aldeas cercanas a su capital, Freetown.

Alex me habló de la posibilidad de acompañarlo en esta acción cooperativa. «Ven Juanma, será una experiencia maravillosa». «No tengo dudas», le dije, agregando también «experiencia enriquecedora». No lo dudé ni un momento. Y junto al equipo de Eki Fundación con Alex Txikon, así como a la gente de la productora cinematográfica ‘601 Producciones Audiovisuales’ que están grabando un documental de estas acciones en diferentes partes del mundo, Yo voy alli.

Y después de regresar del país africano, Alex Txikon se embarcará nuevamente en otro viaje cooperativo para instalar más paneles fotovoltaicos en Pakistán, en los pueblos cercanos a Nanga Parbat.

Galíndez impartió una conferencia titulada «La energía solar puede acabar con la pobreza extrema en 2030», algo que se enmarca en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas para 2030. Esta clara y contundente afirmación es lo que impulsa a Alex Txikon a desarrollar ese lado solidario que tiene ejercitado durante muchos años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí