Recuerda con cariño sus inicios en la montaña. El primero camina con sus padres y, de adolescente, recorre las calles con el club Oargi en su Toulouse natal. Gracias a las montañas, encontró buenos amigos y acumuló conocimientos y experiencias que lo ayudaron a enfrentar el impensable desafío de los 14 picos de 8000m. Edurne Pasaban recuerda con cariño aquellas primeras salidas por las montañas cercanas, el «ambiente sano» que se experimenta en las rutas por las cumbres de Gipuzkoa y lo que se comparte en él. Trekking y montaña pura, un hobby que también quiere compartir Diariovasco.com.

– ¿Recuerdas tu primer viaje a la montaña?

– Ciertamente mi primera salida fue con mis padres y en unas montañas cercanas a casa. En Uzturre, que es la montaña más cercana a Toulouse, aunque recuerdo haber subido también con ellos al Txindoki o al Hernio. En Euskadi tenemos una gran tradición de ir a la montaña desde pequeños, creo que todos nuestros abuelos y nuestros enamorados se han dado un paseo.

– ¿Perteneces o has formado parte de un grupo o club de montaña?

– Sí, incluso desde muy joven. Creo que empecé en el club Oargi de Tolosa cuando tenía 15 años y tengo que decir que todo lo que sé lo aprendí gracias a la gente que conocí en el club.

– ¿Qué tipo de gira hiciste con ellos?

– Con los miembros de Oargi comencé a escalar deportiva. Inmediatamente comencé a conocer otras montañas que no estaban en el País Vasco, como los Pirineos, luego di el paso hacia los Alpes con ellos y luego vinieron los Andes donde escalé montañas de más de 6.000 metros de altitud a los 18 años. , como Cotopaxi y Chimborazo. Mis primeros 8.000, en el Himalaya, fueron con una expedición que salió de mi club de montaña, Oargi. Para mí formar parte de este club fue la clave para llegar a donde he llegado como montañista y montañero, gracias a lo que me han enseñado esas personas.

– ¿Guardas buenos recuerdos y amigos de esa época? ¿Tienes alguna anécdota de esos lanzamientos?

– Cuando entré en el club a los 15 años, había gente que me doblaba la edad, pero no les importaba ir a la montaña con una chica y compartir toda la experiencia que tenían. Conocí a mis mejores amigos en el club. Tenía mis amigos de la banda de Toulouse, pero en el club de montaña encontré a otros amigos con los que compartía aficiones como la escalada, el montañismo, el montañismo … y esto me abrió la puerta a otro mundo y la oportunidad de conocerme. nuevos lugares. Tengo un recuerdo super bonito de aquella época y me gustaría volver a apuntarme hoy. Recuerdo aquellas primeras veces en las que, cuando tenía 15 años, íbamos a escalar los viernes. Entonces yo no tenía coche, pero la gente del club sí lo tenía y íbamos a escalar por todas partes. El viernes cogimos la mochila y fuimos a Egino o Etxauri. Recuerdo esos años como una experiencia increíble y muy enriquecedora a nivel personal, por eso mis mejores amigos están en el club desde entonces.

– ¿Qué ambiente destacaría que se respira entre mendigos?

– Un entorno sano, con muchos valores: respeto, solidaridad, amistad … La montaña te lleva a tu estado más puro y lo que compartes en ella es real. Compartes experiencias muy buenas pero también muy duras. Creo que el ambiente es de buena gente, buena gente. Gente que quiera disfrutar de la vida, sentirse libre, cosas que extrañas en la vida real y que creo que muchas personas aprovecharían muy bien para ir a la montaña y sentir ese entorno.

«Para mí formar parte del club Oargi fue la clave para llegar a donde estoy como escalador»
el principio

«El senderismo nos da mucho, lo tenemos muy cerca y no requiere de un equipo excelente»
‘Enganchado’ a la montaña

– ¿Cómo ha cambiado la práctica del senderismo? Material, producción, aplicaciones tecnológicas …

– Mucho ha cambiado. El material es obvio, es mucho más técnico, más ligero y se han realizado grandes avances tecnológicos. Cuando íbamos a los Pirineos teníamos información sobre la ruta pero no sabíamos las condiciones meteorológicas que encontraríamos, si era invierno o verano. Ahora, solo con las redes sociales puedes obtener información de personas que estuvieron hace apenas un día, sobre las condiciones que encontraron, si hubo nieve, sabes perfectamente cuánto tiempo será … Preparas mucho mejor tus salidas, con mucha más información, que ayuda a reducir los riesgos en cualquier salida.

– ¿Qué trae el senderismo? ¿Por qué crees que escalar la montaña es tan «enganchado»?

– La práctica del senderismo nos ayuda a tener una vida mucho más sana y saludable. Un aspecto que es importante en la sociedad actual. Valoramos mucho tener una vida sana. Más aún ahora que estamos limitados en términos de movilidad debido a la pandemia. El senderismo nos da mucho, lo tenemos muy cerca y no requiere que tengas un gran equipo. Aporta mucho y lo puedes practicar con amigos, familia … por eso está enganchado y ahora agradecemos más el contacto con la naturaleza.

«Poder ver el mar desde nuestras cumbres es increíble y no se puede disfrutar en muchos lugares»
las cumbres de la Euskadi

– Tú que has recorrido medio mundo para escalar las principales montañas y seguro que conoces muchas rutas, ¿cómo valorarías el nivel de las existentes en Euskal Herria?

– Muy alto. Es muy curioso lo que ocurre en Euskal Herria. Vivimos rodeados de montañas, no son montañas grandes, pero tenemos lugares maravillosos donde podemos practicar muchos deportes. Poder estar en cualquier pico por la mañana y por la tarde, o poder tocar el mar, en muchos lugares no lo tienen. Poder ver el mar desde nuestras cumbres es increíble y la orografía vasca lo permite. Muchas veces me preguntan por qué tenemos tantos grandes escaladores aquí y la verdad es que no tengo una respuesta válida para ellos, pero me siento muy orgulloso.

– ¿Cuál es la ruta de Gipuzkoa o la montaña que más te gusta?

– Cualquier camino es hermoso. Txindoki es uno de los más entrañables para mí. Entrenaba mucho, vivía en sus faldas, porque pasaba mucho tiempo en Txindoki. Su forma piramidal es espectacular. Una de las rutas que más me gustan es subir de Larraitz a Txindoki y acercarme al resto de montañas de Aralar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí