Inicio Actualidad El huracán Jacinda sacude al mundo

El huracán Jacinda sacude al mundo


La fórmula para ganar unas elecciones con una abrumadora mayoría, sin precedentes en el último medio siglo, tiene un nombre propio: ‘jacindamanía’. Así es como Jacinda Ardern, ya un fenómeno global, un huracán que sacude al mundo con su magnetismo, logró la semana pasada revalidar su cargo con el apoyo de uno de cada dos neozelandeses con derecho a voto. Es decir, apoyo suficiente para que su partido, el Labor Party, gobierne solo sin necesidad de alianzas con otras formaciones como la nacionalista neozelandesa First o los Verdes, aunque todo apunta a que los tendrá para desarrollar una de sus más ambiciosas. proyectos. : autosuficiencia de las islas con energías limpias. Tienes tiempo para materializarlo. Fue la institutriz más joven de un país (40 años) hasta que en 2019 fue superada por su homóloga finlandesa, Sanna Marin (34 años).

Ecologista convencido. Multi-perfil carismático. Jacinda ardern Es capaz de deslumbrar a las chicas que compran la mercancía de ‘Top Model’ como las jóvenes profesionales del distrito financiero de Auckland que cenan en lo alto de la Sky Tower o los maoríes, a cuyas comunidades viaja con frecuencia.. Madre. Tuvo a su hija a los tres meses de la presidencia del país en 2017 y poco después la llevó junto a su esposo, el periodista especialista en pesca Clarke Gayford, conductora del programa de televisión ‘El pez del día’, a un montaje de la ONU.

Apenas es necesario perder unos segundos en un buscador para encontrar la fotografía de la feliz pareja y su bebé entre los asientos de Naciones Unidas. Hoy en día aún quedan dudas sobre si la imagen es espontánea o el resultado de un marketing político tan ameno que consiste en retratar al líder en actitud vulnerable con su recién nacido dentro de un Parlamento.. Trending topic en España.

Feminista convencida, Jacinda Ardern advierte que «no debemos esperar que las mujeres sean supermujeres» y parece inapropiado que se le pregunte cómo compagina su labor presidencial con la labor de su madre, dejando a la interlocutora con la sensación de que su curiosidad pertenece a 1960 y no hasta 2020. Lo que viene a ser un desactualizado. Y si hay que acabar con algo este breve retrato es con el ingrediente principal de la ‘jacindamanía’: la empatía, el pegamento mediático que une las ideologías y evita que la política se convierta en un «deporte sangriento».

Ella misma asegura que aprendió este concepto durante su infancia en Matupara, donde nació en 1980, una región boscosa, aislada y escasamente poblada donde menos de trescientos niños estudian en una sola escuela. Allí los compañeros más pobres que caminaban descalzos le dieron un sentimiento de solidaridad.

Fan de Angela Merkel

El líder neozelandés es, junto con Angela Merkel, el arquetipo del jefe de gobierno en la era del Covid-19. Y que los separan miles de kilómetros, un dibujo geopolítico absolutamente distinto de su entorno, vivencias –profundas en el segundo, antes en el primero–, magma ideológico y una época que lleva al canciller alemán a un retiro muy cercano de la política mientras Ardern todavía está tomando la temperatura del servicio público. Pero eso no es obstáculo para que, ante la pregunta de a qué líder internacional le gustaría visitar después de la pandemia, responde: Angela Merkel, sin duda. Incluso por delante de su amigo «Peter» Sánchez.

Ardern y Merkel han mostrado su lado más compasivo ante la tragedia del coronavirus. No han convertido a las víctimas en una estadística. Ambos han planificado estrategias efectivas contra la epidemia; Mucho más efectivo por supuesto en el caso de Nueva Zelanda, con 1.500 contagios y 50 muertes, la tasa más baja de la OCDE, mientras que Alemania se ve tan golpeada en esta segunda ola viral que amenaza con desmoronar los logros de la anterior.. Y los dos coinciden en la necesidad de una operación de rescate económico para cerrar la brecha social. En definitiva, una gobernanza neohumanista necesaria para los ciudadanos de la generación del coronavirus que han pasado y siguen temiendo la infección y la crisis. Y eso ha llevado a los dos jefes de gobierno a niveles sorprendentes de popularidad entre sus compatriotas.

Los laboristas neozelandeses han obtenido 64 escaños en las últimas elecciones mientras que el conservador Partido Nacional, con el que ha rotado en el poder como el PSOE y el PP en España desde la antigüedad, se ha quedado en 35. Judith Collins, su conocida candidata como ‘ el triturador ‘, ni siquiera ha podido rascar los gruesos muros de fascinación que genera su oponente.

La primera ministra y su compañera, Clarke Gayford, tras conocer su victoria electoral.
La primera ministra y su compañera, Clarke Gayford, tras conocer su victoria electoral. / EFE

LLAVES

cincuenta

son las personas que han muerto en Nueva Zelanda por el coronavirus desde la llegada de la pandemia en marzo. También hay 1.500 infecciones.

64

Los escaños le permitirán dejar de lado, si quiere, coaliciones políticas y gobernar con la tranquilidad de una mayoría absoluta.

La ciudad, «mi equipo»

Ardern es la antípoda de Donald Trump. Pero también de Biden y su progresismo conservador gris y calculado. Nada que ver. La ceniza contra la flor. El primer ministro de Nueva Zelanda ha sido comparado con Emmanuel Macron y Justin Trudeau; referentes millennials de la política internacional, aunque es más probable que pronto sean devorados por la Generación Z. Quizás tenga más similitudes con la canadiense, pero leves. Macron es una multinacional europea. Tan pronto como canta los cuarenta en el Líbano, ya que se dice que media en el conflicto bielorruso. Jimmy Carter en el siglo XXI. En cambio, Trudeau se ocupa de su negocio como líder de un país vecino a la sombra del gigante estadounidense y con una poderosa comunidad nativa. Patrones similares a los de Nueva Zelanda. Tiene fuertes vínculos con Australia, una cultura aborigen, los maoríes, que a pesar de sus profundas raíces culturales apenas tiene representación en el Parlamento, y una población de cinco millones a la que el Primer Ministro se refiere como «mi familia» o «mi equipo».

Solo así, con empatía, visión de progreso y sentido de conjunto, aderezado con un toque de marketing bien calculado que se encargue de aprovechar estas cualidades, se podrá explicar el rápido ascenso de Jacinda Ardern. Estrechamente vinculada en su temprana juventud al sindicato socialista, debutó como parlamentaria en 2008 dentro del campo del Trabajo. Ha sido asesora de la Primera Ministra Helen Clark y Tony Blair durante un tiempo en el Reino Unido.. El 1 de agosto de 2017, se convirtió en líder del Partido Laborista. No fue un premio. La formación atravesaba momentos difíciles y ella accedió al puesto prácticamente de grumete que los oficiales del barco dejan al mando para terminar de hundirlo.

Sin embargo, su capacidad de conexión, junto con una estrategia de desarrollo moderna y un plan de contención Covid-19 exitoso, Le han permitido reeditar su cargo, pese a estar agobiado por un programa sin gran contenido, según la oposición.. De hecho, llegó a las elecciones de 2017 con una colección de propuestas elaboradas en la carrera y los conservadores sostienen que ni siquiera ha cumplido la mayoría de ellas, además de carecer de un proyecto económico postpandémico sólido y comprometer la deuda del país.

La ‘jacindamanía’ no se entiende sin las redes. Y lo sabes, Ardern es un cuidadoso ejemplo de ‘fandom’ político (fenómeno fanático en las redes sociales) y es posible pensar que parte de su triunfo se debe a ese seguimiento popular. Con 1,5 millones de seguidores en Instagram, 1,7 millones en Facebook y un equipo equipado con la mejor tecnología para adaptar sus mensajes al formato móvil, la primera ministra publica una imagen suya en las redes casi todos los días.

Los utiliza para fortalecer un mensaje político -un móvil infantil en su mesa de trabajo para exigir la conciliación o una lonchera en la puerta de su casa para concienciar sobre el encierro- o para demostrar su lado doméstico y materno, con su pareja, un pastel o ropa manchada después de alimentar a su hija. Pero también para demostrar su calidad como una joven gobernante del neo-pop, retratándose junto al músico Ed Sheeran o el Príncipe Harry y la Duquesa Meghan Markle.

Sin concesiones con el coronavirus y el terrorismo supremacista

Dos turistas británicos se saltaron la cuarentena obligatoria en junio pasado y viajaron desde Auckland, en el norte de Nueva Zelanda, a la capital Wellington, a 640 kilómetros de distancia. Al descubrir la infracción, fueron interceptados. Pero además, Jacinda Ardern decidió destituir al jefe de todo el aparato encargado de controlar los confinamientos y poner al mando al Ejército. Los hechos revelan el rigor del primer ministro neozelandés en la lucha contra la pandemia, que ha permitido al país superarla con una cifra sorprendentemente baja de muertos: 1.500 enfermos y 50 fallecidos. El gabinete siguió las indicaciones de sus asesores científicos que optaron por no calmar la curva de contagio sino por «eliminar el virus» mediante restricciones radicales, el cierre anticipado de fronteras y cuarentenas completas de la población.

La estrategia le ha valido miles de votos en las elecciones, aunque la joven política ya ha obtenido un amplio apoyo público tras el doble ataque supremacista a dos mezquitas de Christchurch en marzo del año pasado. 51 personas murieron. Ardern se puso al lado de la comunidad musulmana, luego presionó para que se promulgara la ley que prohíbe la venta de armas militares y semiautomáticas y finalmente pidió a los neozelandeses que nunca nombraran a los perpetradores de la masacre para enterrarlos en el olvido.

Despenalizó el aborto y ha aprovechado las elecciones para celebrar dos plebiscitos separados sobre la legalización de la eutanasia y el consumo de marihuana. Esta semana anunció que tiene previsto invertir 27.700 millones de euros contra la crisis económica, que disparará la deuda del 20% del PIB al 54% en 2023. Allí se sabrá una vez más si lo suyo es la locura, el genio o la capacidad visionaria. .

.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

Describen el primer caso de reinfección en España

El servicio de microbiología y enfermedades infecciosas del hospital Gregorio Marañón de Madrid describió el primer caso de reinfección por SARS-CoV-2 en España que...

Inauguración del albergue San Marcos luego de tres años de construcción Inauguración del albergue San Marcos luego de tres años de construcción: San Marcos...

Durante más de mil días esperaban la reapertura de las puertas de la fachada plateresca. Casi tres años después, León ha recuperado uno...

Casos de coronavirus covid en León Casos de coronavirus covid en León: la pandemia aún advierte: 72 casos y ocho muertes en el último...

El coronavirus SARS-CoV-2 -el virus que causa el covid-19- permanece activo, buscando nuevos hospedadores para quedarse y con una enorme facilidad de contagio. ...

paro en León paro en León: sube el paro en León en el sector servicios, suma 1.274 parados y ya supera los 33.000

Desempleo registrado en las oficinas del Servicio Público de Empleo (SEPE) en la provincia de León aumentó en 1.274 trabajadores (3,99%) para superar los...

Comentarios Recientes