Inicio Vivir Bien En la cama con Mark Twain y otros escritores 'horizontales'

En la cama con Mark Twain y otros escritores ‘horizontales’


El rey de los postrados en cama

Millones de personas tienen la costumbre de leer en la cama. Escribir tumbado es más confuso, menos práctico, pero no son pocos los autores que han preferido realizar su tarea en posición reclinada. Algunos incluso han llevado más allá esa tendencia natural suya: el uruguayo Juan Carlos Onetti es el caso más conocido de un escritor en la cama, acostado, horizontal. Cuenta el mito que, en sus últimos doce años, prácticamente no se levantó de la cama, consagrado a las sagradas tareas de fumar, beber whisky, leer y escribir. O, a veces, simplemente dictar, porque al amanecer solía acudir a su abnegada esposa, Dolly Muhr, para escribir las ideas que le venían a la mente. También dicen que, para trabajar, se apoyó en el codo derecho, que con el tiempo se deformó, y algunos incluso aseguran que en su cabeza, junto a un mínimo santuario con fotos de Faulkner y Gardel, había una señal de «sí él nace cansado y vive para descansar ”, aunque también hay amigos suyos que aseguran que se están incurriendo en las exageraciones propias de la leyenda. Onetti argumentó que «todo lo importante» en la vida sucede en una cama, pero Dolly le quita la literatura a su apego a las sábanas y culpa principalmente a la «pereza».

El anhelo del claustro materno

Sin irnos a los extremos de Onetti, en las letras hispanas ya existían precedentes de escritores en la cama. Dos casos especialmente ilustres son los de Valle-Inclán y Unamuno, que no sintieron ninguna prisa por atender a sus visitantes desde la cama o dejarse retratar en el catre. Valle se levantaba a las nueve para desayunar, pero luego se volvía a la cama hasta las doce, y también se acostaba por la tarde y se retiraba temprano por la noche. Y, por supuesto, escribía en la cama, con una pizarra en las rodillas, o más bien garabateaba unas líneas indescifrables que luego su esposa, la actriz Josefina Blanco, limpiaría. Unamuno, por su parte, llegó a diseñar una especie de atril doble para leer y escribir en la cama, al que se refirió devotamente en un escrito como «añoranza del limbo del claustro materno».

Valle-Inclán en la cama.  La manta que le cubre las piernas es un retoque fotográfico posterior.
Valle-Inclán en la cama. La manta que le cubre las piernas es un retoque fotográfico posterior. / Alfonso

En busca del teatro perdido

Esta definición de Don Miguel cabe como un guante en el dormitorio de Marcel Proust, revestido de corcho y con las ventanas veladas por celosías, para lograr un aislamiento total. El escritor francés – enfermo, obsesivo y propenso a la reclusión – escribió «medio recostado, suspendido a medio camino entre los reinos del sueño y la vigilia, utilizando sus rodillas como mesa», según la descripción que hizo uno de sus biógrafos. Ni el día ni la noche tenían mucho sentido para él, en su cápsula creativa, aunque desde la cama escuchaba óperas y conciertos a través del teatro, servicio telefónico de pago al que estaba suscrito. Su leal sirviente y secretaria, Céleste Albaret, afirmó que nunca lo vio escribir una sola palabra de pie o sentado.

Con la cabecera a los pies

“He estado en cama todo el día, espero estar en cama todo el día mañana y seguiré en cama durante el resto del año. No hay nada tan reconstituyente, nada tan cómodo ”, dijo Mark Twain, otro escritor que era amigo de ser felizmente fotografiado en la tierra. Ahí es donde escribió: ‘Me siento con una pipa en la boca y una tabla sobre mis rodillas y escribo algo. Pensar es un trabajo fácil y mover los dedos no requiere mucho esfuerzo ”, explicó. Si, su cama no era cualquier cosa: era (y lo es, porque todavía está en su casa-museo) un mueble colosal e imponente, comprado en 1878 en Venecia y con un cabecero de nogal adornado con ninfas, cupidos y serafines. La talla era tan preciosa que el creador de Tom Sawyer se durmió al revés, con la cabeza donde deberían haber estado los pies, para contemplar al despertar ese cielo de madera privado.

.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

La policía de Burgos se sube al coche «made in China»

La flota de vehículos de la Policía Local de Burgos acaba de completarse con dos nuevas unidades del DFSK 580 Luxury. Un...

Cómo afecta el cambio de hora a la conducción

El cambio de hora (a las 3 de la mañana tendremos que poner 2 en nuestros relojes) del sábado 24 de octubre al...

El coche de los hermanos Torres: «El modelo que conduces tiene mucho que ver con el momento de tu vida»

Javier Y Sergio Torres, o más bien los conocidos Torres Brothers, de Barcelona y gemelos, no solo aprendieron desde muy pequeños a cocinar...

Cabalgando con Brigitte Bardot en un VéloSolex

Es cierto que muy pocas cosas fueron iguales después de "Y Dios creó a la mujer" (1957). No fue la primera película...

Comentarios Recientes