Inicio Vivir Bien «En la mondon venis nova sento» ... Hablando con la comunidad de...

«En la mondon venis nova sento» … Hablando con la comunidad de Esperanto


Si leemos un periódico de hace un siglo, es muy probable que pronto nos encontremos con el esperanto. En la España de los años 20 y 30, el lenguaje creado a finales del siglo XIX por el oftalmólogo polaco Lázaro Zamenhof estaba en pleno apogeo: había llegado el momento de dar forma a un mundo nuevo, nuestro mundo, y muchos querían que fuera más libre, humanitaria y unida que la anterior. El esperanto se presentó como una herramienta ideal para acabar con las desigualdades y barreras que separaban a unas personas de otras, de modo que en los periódicos proliferaron las convocatorias relacionadas con su expansión: los ateneos de esperanto organizaron cursos, conferencias, veladas artísticas, excursiones, y los sindicatos promovieron la enseñanza de esa lengua que impulsó a la humanidad hacia el futuro. Emilia Gastón, hija de intelectuales aragoneses, se convirtió en la primera hablante ‘nativa’ de esperanto en el mundo, criada en una familia que usaba ese idioma en su vida diaria.

Está claro que esa visión idealista no cristalizó: las desigualdades y las barreras siguen aquí, obstinadas, y el esperanto no tiene la presencia que soñó Zamenhof. Y, sin embargo, sería un error clasificar este idioma como una reliquia del pasado, ya que todavía lo utilizan miles de personas y atrae constantemente a nuevos hablantes. A sus connotaciones humanísticas debemos agregar dos características únicas: Por un lado, es muy fácil de aprender, ya que está diseñado específicamente para que sea fácil; por otro, abre las puertas de una comunidad amigable y global en el que la nacionalidad se convierte en dato accesorio. «Una parte (gran mayoría, me atrevería a decir) de las personas que se acercan al esperanto lo hacen atraídas por su imagen de lengua de amistad más allá de las fronteras y por el interés por conocer el mundo desde otra perspectiva más auténtica y menos convencional. También hay gente que viene por curiosidad, pero creo que a todos nos une una cierta idea general de interés por el mundo ”, explica José Antonio del Barrio, presidente de la Federación Española de Esperanto.

Es muy difícil estimar cuántos de estos hablantes hay en España, ya que no hay censos y, hoy en día, se ha vuelto mucho más común aprender esperanto por tu cuenta. «Podríamos estar en el orden de algunos miles: más de dos mil con un nivel básico uniforme y no más de diez mil, pero yo mismo no lo sé con certeza», admite Del Barrio. Las nuevas tecnologías, lejos de apoyar el esperanto, han provocado una reactivación llamativa: «A veces digo que Internet se creó para el esperanto. Mientras que las generaciones anteriores tenían que descubrir cómo crear y mantener contactos con personas de otros lugares o acceder a material creado en esperanto, ahora esas posibilidades están a solo un clic de distancia. Cualquiera puede encontrar un esperantista en cualquier país del mundo a través de las redes sociales, o escuchar canciones o ver videos en esperanto en YouTube ». Antes, la forma habitual de aprenderlo era acercándose a un círculo de esperanto, pero hoy miles de jóvenes lo aprenden a través de la plataforma Duolingo, incluso desde rincones del planeta donde nunca ha existido un ateneo.

«Encontré el amor a través de este lenguaje. Es el idioma de mi hogar, en el que pido sal »
CARLOS PESQUERA

Carlos Pesquera, sociólogo santandereano de 31 años, empezó a aprender en Duolingo, que tenía el esperanto como cuenta pendiente desde su época universitaria: «Me atrajo la idea de que su base es racional, que no importa cual es tu cultura o lengua madre para aprenderlo mejor, que no hay grupo que lo hable mejor solo de nacimiento … Pero lo principal es que es el mayor símbolo de humanidad posible: decides dedicar tiempo a algo cuyo objetivo es romper todas las barreras, acercarse a las personas considerando solo que son tan humanos como tú «, explica. El símbolo no tardó en convertirse en algo más tangible: en 2016, cuando hacía un año que no usaba el idioma Carlos viajó en bicicleta por Europa utilizando Pasporta Servo – una red de anfitriones esperantistas – y asistió al Congreso Internacional de Jóvenes Esperantistas en Wroclaw (Polonia). Allí conoció a Katharina, una alemana, y por eso ahora responde desde Hamburgo: «Encontré el amor a través de este lenguaje. En casa hablamos esperanto exclusivamente, a menos que estemos con la familia. Yo ya hablaba alemán y ella aprendió español, pero nosotros ya teníamos la costumbre de hablar esperanto y es más justo: si usáramos el idioma de la otra persona, habría una desigualdad innata. El esperanto es mi lengua materna y, cuando tengamos hijos, serán hablantes nativos de esperanto, pero también español y alemán ».

Cerebro, boca y corazón

Este equilibrio entre hablantes, independientemente de su origen, interesa especialmente a Vicente Manzano-Arrondo, sevillano de 57 años y catedrático de investigación sobre comportamiento humano en la Universidad de Sevilla, especializado en el estudio de la opresión. Su trabajo sobre este fenómeno en el ámbito académico le llevó a detectar «Una enfermedad social que consiste en sentirse culpable porque uno no nació en Nueva York o Londres y, por tanto, no tiene el inglés como lengua materna». En 2016 comenzó a estudiar esperanto y, diez meses después, participó en una conferencia intercultural en Polonia. «Allí me encontré hablando con un inglés y un alemán. Ambos son más altos que yo y provienen de dos estados poderosos, ricos e influyentes. En la universidad, sabemos por experiencia que los congresos en inglés están controlados por angloparlantes, al igual que en los congresos alemanes están controlados por hablantes de alemán. Pero me di cuenta de que, en esa conversación de casi una hora, la situación había sido 100% horizontal, que nadie estaba por encima de nadie. Como parte de su investigación, Vicente ha entrevistado a esperantistas que también dominan el inglés, de países tan diversos como Benin, Irán, Rumanía, China o España: «Todos me responden lo mismo: el inglés les ha ayudado a encontrar trabajo, pero no genera pasión. El esperanto no les ha aportado ni un euro, sino sentido a la vida, una red de amigos de lujo y alegría. Uno me dijo: ‘Mi cerebro habla swahili; mi boca, ingles; mi corazón, esperanto ‘».

«A los pocos días me encontré hablando con un inglés y un alemán y me di cuenta de que, con el esperanto, nadie estaba por encima de nadie»
vicente manzano-arrondo

Al conversar con los esperantistas, los nombres de lugares inesperados surgen con bastante naturalidad, como si el idioma también hubiera abolido las distancias geográficas. Saioa Escobar, 35, y Javier Alcalde, 42, son profesores y se conocieron en 2012 en un curso organizado por la Asociación Catalana de Esperanto en su ciudad, Barcelona. Cuatro años después, se casaron y su hogar se ha convertido en un nudo más en una red que rodea a todo el planeta. «Gracias al esperanto tenemos amigos en lugares como la República Democrática del Congo, Canadá, Polonia o Japón y hemos visitado Corea, Túnez o Eslovaquia en profundidad, en viajes que poco tienen que ver con el turismo convencional, porque te integras en la comunidad «, detallan. Saioa colabora con un orfanato en el Congo regentado por esperantistas y Javier pudo realizar una investigación académica en el campo de refugiados de Calais gracias a contactos con hablantes de este idioma.

¿Cuál fue la última conversación que tuvo en esperanto? Nuestros interlocutores no necesitan esforzarse por recordar. Vicente lleva un tiempo hablando de reparar una bicicleta. Javier ha tenido un debate con varios amigos sobre las relaciones entre Rusia y Ucrania. Saioa ha respondido a un mensaje de un profesor canadiense, que es ayudando a traducir del griego antiguo al esperanto una obra de Procopio de Cesarea, un historiador bizantino del siglo VI. Y Carlos y Katharina … bueno, hablan esperanto todo el tiempo: «Es el idioma en el que pido sal, pregunto dónde están las llaves o les deseo todo mi amor».

Cuatro frases en esperanto

«En la mondon venis nova sento»

Lo propone José Antonio del Barrio, presidente de la federación: «Parecerá un poco institucional, pero me quedo con el principio de ‘La Esperanza’, un poema del Dr. Zamenhof que se ha convertido en el himno en esperanto: «Un nuevo sentimiento ha llegado al mundo». Puede considerarse como un anuncio de esperanza y sigue siendo válido 130 años después.

«¡Faru la bonon! ¡Sé faru ĝin! (¡kaj ĝuu!) »

Es la frase que elige Vicente Manzano-Arrondo. Lo uso como firma. ¡Haz lo bueno! Pero hazlo bien (y disfruta). Esa sería la traducción literal. Más directo al significado, adaptándolo con ritmo al español, diría ‘hazlo bien y diviértete’ ».

«Mi videon spektas»

“Como español, me encanta esta frase”, dice Carlos Pesquera, quien aporta un toque de humor a este pequeño repertorio de expresiones en esperanto. “Significa ‘estoy viendo un video’, pero como generalmente no pronunciamos la diferencia entre uve y estar bien, por lo general termino diciendo ‘mi spektas bideon’, es decir, ‘estoy mirando un bidet ‘, que no es tan entretenido pero sí más divertido ».

«La nepoj vin benos»

«O, lo que es lo mismo, ‘tus nietos te bendecirán'», aclaran Javier Alcalde y Saioa Escobar. “Es una frase muy conocida de un poema clásico de Zamenhof, que se refiere a la idea de que el activismo en esperanto no necesariamente tendrá un resultado inmediato, sino que, como todo cambio revolucionario, es algo que necesita varias generaciones. Es una frase que nos gusta y que aplicamos más allá del estricto alcance del esperanto a cualquier buena acción que de alguna manera tenga en mente a las generaciones venideras. Es decir, la idea de extender la empatía no solo a todos los habitantes actuales del planeta, sino también a los del futuro.

.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

Un empate sin mecha para el Granada

Las rachas terminan un día y el Granada se quedó sin mecha por primera vez en lo que va de temporada. Sin...

La Corte Suprema desata el caos con el voto por correo

Donald Trump y Joe Biden se reunieron este jueves en los cielos de Florida y lo volverán a hacer mañana en Michigan, donde...

Vídeo-resumen de los partidos de la jornada 9 de Segunda

Vídeo-resumen de los partidos de la jornada 9 de Segunda | Leonnews

La Cultural repite horario contra Vetusta

los Cultural y Deportiva Leonesa ha hecho oficial el calendario de la cuarta jornada del campeonato liguero, que medirá al equipo leonés contra...

Comentarios Recientes