Inicio Real Sociedad Enredados en una batalla extraña

Enredados en una batalla extraña



20201108 637404497953449181 20201108163515 0305 kIID U49334591209P5H 980x554@MundoDeportivo Web

La Real solucionó con profesional desempeño, manchándose lo menos viable las manos, la guerra ajena donde se vio enmarañada horas antes de la medianoche del sábado en el momento en que el Granada pidió suspender el partido de ayer en Anoeta. Un partido extraño, al que el contrincante asiste únicamente con siete
expertos, incluye un alto compromiso de dispersión. Mas la Real, comenzando por su entrenador, que eligió el ‘once’ más capaz viable, se aisló de un escenario objetivamente desagradable para liquidar el tema en la primera media hora y garantizar un triunfo al que, sin lugar a dudas, habría optado de la misma forma frente a un Granada con sus mejores efectivos sobre el lote de juego.



Existe en Anoeta la sensación de que el Granada
no ha jugado limpio en todo este tema lo que, aparte, dejaba al club txuri urdin con poco que ganar porque a los ojos de una mayoría se ha cometido un abuso obligando a los andaluces a divertirse en semejantes condiciones.

Pero el Granada, según LaLiga, tiene 10 positivos desde hace diez días. Más allá de ello, viajó a Chipre con un jugador con visos de estar infectado y con hasta cuatro
porteros, lo que podía dejarle sin guardametas para Anoeta. Y además se extiende la sospecha, porque LaLiga le ha abierto un expediente, de que se brincó los protocolos sanitarios en Nicosia, causa directa de que, a su regreso, perdiese a la mayoría de los players de la primera plantilla para medirse a la Real.

Encima, incluyó en su búsqueda de suspender el partido, por no disponer de efectivos suficientes, a los jugadores lesionados, a sabiendas de que el marco normativo no permite ese tipo de bajas como razón para
aplazamientos. Lesionados que, de hecho, por último jugaron en Anoeta. Y lo logró con nocturnidad, con poco margen de maniobra, 19 horas antes de que se jugase el partido. Y viajó pocas horas antes de jugar. Y, por último, incurrió en una alineación incorrecta claramente deliberada dado que en todo instante eran conscientes de lo que hacían, lo que, cuanto menos, cabe considerarlo como un desafío a los órganos rectores de la competición. Una provocación.



En un ámbito como ese, en el que poco había que ganar, la Real, primero, solicitó que se cumpliera escrupulosamente la normativa vigente, un protocolo firmado por todos los clubs con el que, como ha dicho Imanol, hay que apechugar. Es decir, que no había “causa más grande” que dejara aplazar el partido. Y, segundo, se limitó a ejercer su visible superioridad sobre el contrincante. Sin aspavientos. Sin abusar. Sin regodearse. Como lo hubiese hecho cualquier otro fin de semana del campeonato. Un ejercicio de profesionalidad para coronarse como el mejor equipo de la Liga.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

Biden hace historia con sus citas

Lo llaman Obama 3.0 porque tras el impasse de Trump en estos cuatro años, han vuelto los rostros del gobierno anterior. Se caracterizan...

España tendrá el doble de dosis necesarias para toda la población

El Ministerio de Salud planea tener 140 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus a través de contratos celebrados por la Unión Europea...

El público volverá a los estadios ingleses a partir de diciembre

Los espectadores podrán regresar a los eventos deportivos en las áreas de bajo coronavirus de Inglaterra a partir del 2 de diciembre, cuando finalice...

Cadenas: «El cambio en el equipo vino de la actitud y las ganas de recuperarse»

El entrenador Abanca Ademar, Cadenas Manolo, piensa que el cambio de conjunto de la semana anterior, encadenar tres victorias -dos a hogar-...

Comentarios Recientes