Inicio Actualidad «España a veces se flagela, mas la imagen del país en el...

«España a veces se flagela, mas la imagen del país en el extranjero es efectiva»


Hace algunas semanas, el New York Times publicó un reportaje sobre la crisis de la hostelería en España. El corresponsal del periódico en Madrid, Raphael Minder (Ginebra, 1971), contactó con un restaurador de nombre sospechoso, Florentino Pérez del Barsa. En el momento en que apareció la pieza, los que leen españoles se burlaron del periodista. Mas Florentino Pérez del Barsa existe, es un estrafalario hostelero de la capital que añadió un curioso segundo apellido a su nombre para que no lo confundieran con el presidente del Real La capital española. «Vaya al azar que fui a encontrar con uno de los más excéntricos», bromea en este momento Minder. La anécdota ilustra las peripecias del corresponsal en España del periódico más importante del mundo, diez años llenos de acontecimientos recogidos en el libro ‘¿Esto es España?’ (Península).

-USA cambia de presidente. ¿Cómo serán las relaciones de Joe Biden con España?

-Hay que reflexionar más en cómo serán las relaciones estadounidense con la Unión Europea. La forma de conducir la política en todo el mundo de Donald Trump fué la imprevisibilidad y Biden volverá al protocolo. Ya no observaremos golpes de efectos ni enfrentamientos diplomáticos por medio de Twitter.

-¿España atrae en USA? ¿Le cuesta vender sus temas a sus jefes?

-España no es el país más céntrico de Europa, pero tampoco es de segunda división. Algunas veces la cobertura que se le dedica a un país como España no depende tanto de lo que ocurra aquí, sino más bien de que haya otro asunto en el mundo más esencial. Si toda la redacción está centrada, como ahora, en las elecciones de Estados Unidos, queda poco espacio para lo demás.

-Usted dice que de los países que conoce, el que más se preocupa por la opinión que tienen de él en el extranjero es España.

-No tengo una clasificación mundial sobre este tema, mas por ejemplo, he trabajado en Francia, y lo que se afirmaba de Francia en la prensa en todo el mundo no interesaba bastante. Aquí sí, y pienso que es porque el comentario de un medio extranjero toca una fibra más profunda que el de un medio nacional. Los periódicos extranjeros pueden publicar una parte muy parecida a la que han publicado incontables medios españoles que aparte, saben más, pero tiene repercusión en el momento en que aparece en un medio como el mío.

-Además redacta en el libro que la imagen que se tiene de España en el extranjero es preferible que la que tienen los españoles de su país.

-En España se hace una autocrítica durísima que a veces llega a una autoflagelación que me llama la atención porque fuera la gente tiene una visión efectiva del país. España está entre los países más visitados de todo el mundo, y eso no ocurriría si la imagen de España fuera negativa porque los turistas no son masoquistas, van a lugares en los que esperan tener buenas experiencias. Y de España aguardan siempre lo mejor.

-En estos diez años, se vió envuelto en numerosas polémicas. Entre otras cosas, sobre Cataluña, por un supuesto sesgo proindependentista en sus crónicas.

-Tengo la fortuna de vivir asuntos como ese de una forma cero emocional. Yo lo veo como un observador, no siento que sea la quiebra de mi país, una traición… Mi trabajo ha sido explicar las cosas de ambos lados, y lo que ocurrió es que el interés por tener un relato ha sido mucho mayor desde el lado independentista que desde la Moncloa, que no quería ganar el relato, sino más bien evitarlo. A mí en el diario me preguntaban: ‘¿Qué quieren los catalanes y por qué?’. Y debes responder a esas cuestiones. Las respuestas son múltiples, yo ni he escrito que sea una región oprimida ni lo pienso, pero los independentistas opinan que han recibido muy poco por todo lo que han dado, y eso es argumentar el porqué.

-Sus críticos le acusan además de citar a Franco siempre y cuando puede.

-En USA el criterio de ‘transición’ no significa absolutamente nada. Cuando escribo ‘transición’ o ‘vuelta a la democracia’, un editor me pregunta: ‘¿de qué estamos hablando?’. respondo que ‘después de la desaparición de Franco’ y entonces me dice que eso es lo que ubica al lector. Mas además ocurre que Franco todavía es un asunto central en España. Una de las primeras medidas de Pedro Sánchez fue sacar al dictador del Valle de los Caídos y en la petición de censura de Abascal se habló de Franco y no de la covid-19. El legado de Franco está pendiente de solucionar y no solo lo creo , sino mucha gente.

-En la crisis, unas polémicas imágenes en el New York Times de un hombre rebuscando en un contenedor enfadaron a la Moncloa.

-Moncloa me llamó para decirme que esa no era la verdad de España y mi respuesta fue que era entre las realidades de España. Para ilustrar la crisis no iba a poner una imagen de Amancio Ortega. Sí creo que podíamos haber añadido otras fotos, como las de los campos de fútbol llenos a pesar del 27% de paro y las entradas a 50 euros porque siempre existen muchas realidades.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

Probamos las capacidades del sistema BMW xDrive: tracción sin límites

Sin pendientes pronunciadas ni curvas resbaladizas. El sistema inteligente de tracción en las cuatro ruedas xDrive de BMW, disponible en más de 100...

El fin de Maradona reabre el eterno debate

Si se realizara una encuesta global entre futbolistas, entrenadores, críticos, aficionados, aficionados corrientes y aficionados a las estadísticas, no habría dudas. Alfredo Di...

Fallece Juan de Dios Román, figura clave del balonmano español

Es imposible comprender la evolución del balonmano español sin la figura de Juan de Dios Roman, el hombre que ha estado todo en el...

Amor adolescente en las calles de Bolonia

Han pasado 25 años desde la aparición en Italia de una obra generacional, de esas que todo joven supone haber leído. Estaba titulado...

Comentarios Recientes