la ruta ribereña del Faro de la Plata, entre los enormes vigías de la costa vasca.

La ruta que divide el Monte Ulia de Pasaia nos obsequia un bonito paseo al lado de la costa gipuzkoana. Un recorrido, en el que las vistas son las considerables personajes principales y donde la recompensa llega en forma del Faro de la Plata y el pintoresco pueblo de Pasaia. El plan que el día de hoy les planteamos es una ocasión única para gozar de 2 de los enormes atractivos del País Vasco: la naturaleza y la gastronomía. Y sucede que, aparte de gozar del ambiente que circunda el Faro de la Plata poseemos la posibilidad de probar varios de los mejores platos de nuestra tierra. ¡Un plan especial!

El Faro de la Plata, se muestra frente como uno de los múltiples alicientes que podemos encontrar en la ruta ribereña que une Ulia y Pasaia, una edificación, que nos guiase en las distintas bifurcaciones que vamos a encontrar a nuestro pasó, entre los enormes personajes principales del día.

¿Por qué razón se le llama el Faro de la Plata? Aparentemente las piedras areniscas que forman el barranco sobre el que se asienta el faro consiguen un tono plateado siendo humectadas por el fuerte oleaje del cantábrico. Un color, que logró que los marinos bautizasen el sitio como la punta de la Plata, dando rincón al posterior Faro de la Plata. ¿Interesante verdad?

El faro de la plata es uno de esos sitios que inspira amor y secreto, una esquina de la geografía vasca merecedor de mención en cualquier ruta ambiente a la ciudad más importante gipuzkoana. Ibon Martin, apasionado de su tierra y escritor easonense, pertence a las bastante gente que ha cedido al encanto de este faro gipuzkoano, un encanto, que le llevó a transformar el Faro de la Plata en el ámbito primordial de su novela “El faro del silencio”.

Hay 2 elecciones en el momento de efectuar la ruta entre Ulia y Pasaia, una corta y otra extendida, comenzar de forma directa en el monte Ulia o en el vecindario de gros, las dos tan validas como interesantes. En nuestro caso, siempre y en todo momento aprovechamos el día al límite, con lo que la planificación no dejaba tiempo para efectuar el paseo terminado, conque elegimos por subir en turismo de forma directa hasta Ulia. Eso sí, si les decantáis por la ruta extendida el sendero depara mucho más sorpresas todavía, ¿con cuál les quedáis?

Ruta corta vs Ruta extendida.

  • Corta: Menos tiempo. Oportunidad de conocer otros espacios vascos. Menos esfuerzo. Sencillez en el momento de estacionar nuestro vehículo de manera gratuita.
  • Extendida: Mucho más atractivos. Nos ahorramos entre los transportes. Requerimos mucho más tiempo. Mucho más caro. Inconvenientes y costos para estacionar el vehículo en Donostia.

El monte Ulia, un espacio del que les habíamos hablado previamente a lo largo de nuestra visita al lugar de comidas Mirador de Ulia, pertence a los enormes personajes principales de la ruta que el día de hoy nos ocupa. Sus acantilado, sus verdes bosques y las vistas que nos obsequia nos enamoran desde el paso inicial del sendero. Y sucede que, en el momento en que señalamos que Ulia conquista con sus vistas no es únicamente una opinión, esta afirmación esta atestiguada por visto que anteriormente este monte gipuzkoano servía como atalaya para el avistamiento de ballenas, entre las piezas de pesca mucho más codiciadas por nuestros antepasados.

Información ruta del Faro de la plata, ruta Ulia – Pasaia.

  • Origen: Monte Ulia.
  • Destino: Pasaia.
  • Duración: Es dependiente el paseo. Entre 1:30 y 2:30.
  • Distancia: Es dependiente el paseo. Entre 6 y 15 km.
  • Contrariedad: Baja, capaz para toda clase de concretes.
  • Atractivos: Vistas, costa, Faro de la Plata, Faro de Senokozulua, Pasaia.
  • Localización: Gipuzkoa, País Vasco.

Para los que deseéis efectuar la ruta extendida, alerta, por el hecho de que les vamos a desglosar grosso modo el sendero que debéis tomar, el resto, podéis saltaros este parágrafo serenamente. Las fabricantes blancas y rojas propias de los Enormes Recorridos (GR), nos guían desde el principio. La ruta empieza cerca de la playa de La Zurriola, en el final, del otro lado del Kursaal, en la calle Zemoriya. El sendero que empieza la subida al monte Ulia empieza al lado de la estación de servicio, es allí donde comienza lo bueno. Una vez tomada esta ruta, debemos continuar el sendero, recordad fabricantes blancas y rojas. Desde este punto debemos linkear con el ajustado camino de tierra que nos conduce hasta el Faro de la Plata, dejando atrás el Fuerte de Mompas y la ikastola Herri Ametza entre otros muchos. Una vez pasada la ikastola (instituto en el que se enseña en nuestra legua, euskera), el sendero de la opción extendida y el de la opción corta se unen, realizando único el sendero a continuar.

 

Ruta Faro de la plata. Ruta circular Ulia – Pasaia – Ulia.

Debemos señalar que la ruta circular Ulia – Pasaia – Ulia tiene tramos que realizaremos caminando y tramos en los que va a ser preciso usar transporte público (autobús, d-colectivo). Y sucede que, les planteamos efectuar la ida caminando y la vuelta en autobús, una combinación que nos ahorra bastante tiempo y esfuerzo, una planificación, que transforma esta ruta en un plan familiar capaz para toda clase de concretes.

Para subir hasta el estacionamiento del albergue de Ulia debemos tomar la carretera que podemos encontrar en la ladera izquierda del Monte Ulia, al lado de la playa de la Zurriola, dirección lugar de comidas Mirador de Ulia. Una carretera, angosta y llena de curvas, atraviesa algún que otro núcleo de viviendas antes de llevarnos hasta nuestro destino. Recordad que el popular lugar de comidas Mirador de Ulia, la vivienda de Ruben Trincado, nos sirve de referencia para entender que vamos por buen sendero.

Una vez en el estacionamiento del albergue, debemos tomar entre las muchas rutas que podemos encontrar en su del costado derecho, Ulia Pasalekua. No debemos dejar esta calle, de esta forma, en la primera bifurcación que podemos encontrar debemos tomar la opción de la derecha, todo recto.

Proseguimos bajando, pasamos al lado de una suerte de cobijo-hotel con un letrero que afirma “El cariño halla el sendero” en español, inglés y euskera, otro rastro de que proseguimos en el sendero acertado.

La ruta toma una mayor pendiente antes de llegar al siguiente cruce de caminos, de nuevo proseguimos recto. Eso sí, alerta, a pocos metros está el desvío que debemos tomar a mano izquierda. Dejamos la carretera y nos adentramos en el bosque, tomamos una pequeña pista forestal, un camino de tierra en el que la ruta extendida y la corta se unen. Una señal nos señala nuestro propósito, el Faro de la Plata. El sendero no posee perdida, siempre y en todo momento al lado de la costa.

 

Antes de llegar al Faro de la plata podemos encontrar un pequeño espacio en el que una mesa y una fuente llaman nuestra atención, hablamos de la “fuente del inglés”, una esquina franqueado por los viejos acueductos que conducían el agua hasta la ciudad más importante gipuzkoana en el que tenemos la posibilidad de tomar un pequeño hamiketako (almuerzo de las 11 en euskera) o sencillamente reposar.

En nuestro caso, proseguimos el sendero sin pararnos, no queda nada para avistar el Faro de la Plata de la mejor manera y es conveniente llevar a cabo el prominente del sendero al lado del faro.

Llegamos a la explanada del Faro de la Plata, un ambiente donde la que la composición blanca del faro y el graznido de las gaviotas llama la atención de todo el que que lo visita. Toca gozar de las vistas, la bocana del puerto de Pasaia, el faro y el mar hacen que este idílico y pintoresco sitio gane enteros por segundos.

Lamentablemente, es imposible arrimarse hasta las inmediaciones del Faro de la Plata, el letrero que podemos encontrar al lado de la carretera de esta forma lo manifiesta.

Tras las fotografías de rigor desde la lejanía, reanudamos nuestro sendero, Pasaia San Pedro está a nuestros pies, solo falta bajar. Proseguimos la carretera hasta hallar la primera bifurcación para tomar rumbo Pasaia / Talaia Ibilbidea.

Proseguimos bajando hasta hallarnos con el Faro de Senokozulua, un espacio mágico, con bastante encanto, en el que aconsejamos llevar a cabo un prominente en el sendero y gozar de las vistas, la fusión del mar y la tierra en este rincón de la costa vasca es única. La bahía de Pasaia se abre frente nuestros ojos, una pasmante bocana natural que nos adentra en el puerto del concejo, ¡vaya gozada!

Desde Senokozulua bajamos a través de unas vertiginosas y revoltosas escaleras hasta Albaola, un museo dinámico y atrayente que aconsejamos conocer a ojos cerrados. Y sucede que, dentro suyo se está creando la reproducción de un genuino ballenero del siglo XVI de esta manera que se edificaban otrora, a mano, sin tramas ¡vaya cracks estos pasaitarras!

Recorremos Pasaia San Pedro hasta llegar a la altura donde está el amarre del Barco Museo Mater, otro espacio que nos les podéis perder. Un museo que nos enseña la manera de vida de los pescadores vascos desde el mar, dentro de un genuino y original barco pesquero de madera.

Al lado del Museo, está entre las paradas de la motora de Pasaia, transporte público que usaremos para llegar al distrito de Pasai Donibane (Pasaia San Juan en español), entre los puntos mucho más lindos de nuestra costa.

Es instante de alegrar el cuerpo con una aceptable degustación de nuestra gastronomía al lado del mar, es la hora del lugar de comidas Ziaboga y su fish and chips, pescado de temporada y patatas fritas de las enserio, un plato de siempre escondido tras este término anglosajón.

Tras comer, que mejor que recorrerla costa de Pasaia a través de un corto recorrido hasta la bocana del puerto, una ruta muy particular de la que les dejamos un pequeño vídeo a fin de que les hagáis un concepto.

Y para finalizar, volvemos por la calle primordial de Pasaia San Juan para comprender la Casa de Victor Hugo, una vivienda que mira al mar y desde la que se puede contemplar la hermosura de Pasaia.

Con esta última visita ofrecemos por concluida nuestra visita a Pasaia para poner con rumbo a la parte alta, al frontón del distrito de San Juan. Es aquí, donde podemos encontrar la parada del autobús (Juan XXIII, Frontoia) que nos llevara hasta Donostia – San Sebastián, nuestro próximo destino.

Datos autobús Pasaia– Donostia.

  • Compañía: Lurraldebus.
  • Parada: Frontón de Pasai Donibane (San Juan).
  • Precio entrada ocasional: 1,70€.
  • Duración: Entre 15 minutos y 20 minutos en relación la parada donde optéis por bajaros.
  • Línea: E01.

En nuestro caso nos bajamos en la parada de Gipuzkoa Plaza para lograr presenciar la regata de traineras de veteranos que sucedió en La Concha, un género de acontecimiento con el que el ámbito siempre y en todo momento está asegurado.

Tras gozar de las traineras, solo nos quedaba subir hasta el Monte Ulia. Debemos rememorar que es en este punto donde poseemos estacionado nuestro vehículo. Hay un servicio de transporte urbano que une el centro de Donostia-San Sebastián con el albergue de Ulia. Un servicio un poco peculiar, un taxi autobús, un taxi que efectúa las trabajos de autobús gracias a la poca demanda que hay para esta línea.

Datos taxibus Donostia- Ulia.

  • Esencial: Obligación reservar con mucho más de 60 minutos de antelación. Servicio únicamente bajo demanda. Si la persona que efectúa la reserva no se muestra no se aceptaran mucho más reservas a nombre de esa persona.
  • Teléfono: 943 46 46 46.
  • Precio: 1,70€
  • Línea: TB6 Ulia.
  • Compañía: D-BUS.
  • Género de vehículo: Taxi con letrero de D-autobús.

Tras nuestra experiencia en Ulia, el Faro de la Plata, Pasaia y Donostia – San Sebastián pusimos rumbo hacia la Bodega Katxiña, un genuino templo de la gastronomía del País Vasco. Podéis leer nuestra aventura en esta casa de Orio en nuestro articulo “Bodega Katxiña, referente gastronómico de Euskal Herria”.

Como veis, hemos transformado la ruta original del Faro de la Plata, para transformarla en un bonito y simple recorrido ambiente a Donostia – San Sebastián, Ulia, Pasaia y la costa vasca. Una ruta familiar, que asimismo se puede efectuar en sendero opuesto, desde Pasaia a Ulia. Disfrutad del Faro de la Plata y de la ruta Ulia –Pasaia, a propósito, no dudéis en dejar nuestros comentarios en este producto.

Comparte

  1. Lara San bernardo 21 marzo, 2018 at 22:34Hola. Me agradaría llevar a cabo la ruta con mi familia y con nuestro perro,pero…si no tenemos la posibilidad de usar el transporte público con el, sería elevado llegar desde el albergue hasta el faro,continuar hasta pasajes y regresar otra vez al albergue?ResponderGontzal Rubinos Artolozaga 22 marzo, 2018 at 16:00Kaixo Lara,Todo es dependiente de tu estado físico. Iniciar en la cima de Ulia, pasar por el faro de la plata y llegar a Pasaia es un paseo pasmante, pero puede hacerse pesado para los mucho más pequeños de la vivienda. Mucho más aun en el momento en que la vuelta se marcha a efectuar andando.Un saludo.Contestar
  2. javier vicente 15 agosto, 2017 at 18:52Hice esta ruta extendida andando el año pasado; estuve comiendo unos pintxos en el albergue de Monte Ulia y en la punta del muelle de Pasai Donibane, en el Albaola y en casa de Blas Lezo en Pasai San Pedro … inolvidable, precioso … como prácticamente todo cuanto uno puede ver y gozar en EH. Soy un argentino cuyo padre nació en Aoiz, NavarraResponder

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí