Al sur de Cantabria, en el límite con las tierras de Campoo a las que pertenece, se encuentra Aguayo, uno de los rincones más bellos y menos visitados de la cercana Comunidad. Este alto valle atravesado por ríos y arroyos afluentes del Besaya perteneció a la Cofradía de las Cinco Villas. La capital es San Miguel, donde destaca la torre medieval de la Gómez de Bárcena (siglo XVI), de cuatro alturas y con un gran escudo en la fachada. Esta tierra de prados, vacas y hayedos está separada del embalse del Ebro por una línea de picos herbáceos pertenecientes a la vertiente cantábrica-mediterránea. San Miguel ocupa el centro de esta cuenca bordeada por los picos de Otero, Fuente del Moro, San Morín y Gañimones. Al este está el embalse de Alsa; Al oeste, las montañas desembocan en el Pico Haro, mirador de Reinosa. Hay un buen aparcamiento junto a la iglesia de San Miguel (siglo XVI). La fuente está más lejos. Otero, escondido por los árboles, está encima de nosotros. Un camino (a la derecha) sube entre el muro del cementerio y una lechería. Vamos arriba. Tras atravesar un prado en pendiente, al comienzo de los árboles, hay un cruce de caminos (0h.10 ‘). Subimos por la derecha, por terreno roto por las vacas. El sendero se adentra en un joven hayedo salpicado de acebos y gana altura. Estas hayas de San Miguel son la reliquia de un bosque más antiguo diezmado entre los siglos XVIII y XIX para producir el carbón que abastecía a las importantes fundiciones de Santiurde de Reinosa y Gorgollón en Pesquera.

HITOS

Fontana del Moro:

1.253 metros (TGIF: 30T 415152.19 E 4764797.40 N)

Otro:

1.251 metros (TGIF: 30T 418348.60 E 4766493.96 N)

Ganimones:

1,192 mt. (TGIF: 30T 414170.00 E 4767798.00 N)

Cómo llegar:

Salida A-67 Pesquera / San Miguel de Aguayo. N-611 y ascenso al valle de Aguayo

Cartografía:

SGE (18-6) Reinosa 1: 50.000

Información MIDE

Programa:

4h.35 ‘(1h.00’ en Otero; 2h.25 ‘en Fuente del Oro; y 3h.30’ en Gañiones)

Distancia:

17,2 kilómetros.

Pendiente positiva:

810 metros

Severidad promedio:

2

Dificultades de orientación:

3

Dificultad del terreno:

1

Esfuerzo necesario:

3

Después de un penoso recorrido (por el barro), se llega a una vasta braña salpicada de espinas (0h.35 ‘), caballos y vacas, alguna tudanca. La cima del Otero está al final de la pendiente. Se puede subir por un antiguo camino que atraviesa la ladera herbosa o subir la montaña. Llegar a la cima requiere un pequeño esfuerzo. Es llano y despejado (1h.00 ‘). Está ocupado por una antena y un vértice sobre un espolón de piedra caliza. También hay un estanque. Buenas vistas del embalse del Ebro y la sierra del Campoo, en un lugar donde la niebla se aclara con facilidad. Vamos a Fuente del Moro. Se puede ver a la derecha (W), a lo lejos, cubierto de pinos. Bajamos la cuesta hasta llegar a la pista de repetición (viene de San Miguel). Luego caminamos sin camino a través de las colinas. Los afloramientos rocosos y los invasores argomas crecen para descender por los caminos ganaderos hasta el cerro denominado La Horca (1h.25 ‘). Allí, en una extensa turbera, nace el arroyo Las Nieves. Lo pasamos. Una alambrada de púas y cruzamos (en la cabecera) una repoblación de pinos silvestres de los años 70. El camino es una pista que asciende suavemente por el centro de la braña de Los Coteros. Veamos un post del GRS-68 (Rotta Corconte). Alambrada nueva (1h.55 ‘). Tiene paso. El camino que abandonamos fue el GR-74, que conduce a San Miguel. Seguimos remontando el prado, sin esfuerzo, hasta cruzar la pista que sube desde la Ermita de las Nieves, en Monegro. Ella es la patrona de Campoo. Se adentra en un pinar encerrado por el argoma y rodea su cima. Es más fácil subir tras las huellas de las ovejas y saltar de terraza en terraza hasta la cima superior (2h.25 ‘). Está en el centro del argomal y tiene pocas vistas. Perdemos unos metros entre argomas y brezos para continuar hacia Gañimones. Cortafuegos en el borde del bosque. Lo seguimos (izquierda) hasta encontrar otra alambrada de púas. En el otro lado hay una serie de colinas abiertas y cubiertas de hierba. El primero es San Morín (3h.10 ‘). No está marcado. Cruzamos los prados entre el ganado hasta que nos topamos con otro alambre de púas. Vemos un montón de piedras por donde es más fácil cruzar. Al otro lado se encuentra la Braña del Gañimones. Trepamos por la hierba y subimos hasta la cima. Está en medio de un prado sin señales (3h30 ‘). Buenas vistas. Volvamos a San Miguel. Para ello, cruzamos la valla y miramos hacia el Escalerón. Se trata de una rampa herbosa con un fuerte desnivel (50%) sostenido y sin peligro que nos deja en la braña de Gandarias, salpicada de avellanos, fresnos y acebos. Existe un sendero para vehículos todo terreno, que en un suave descenso entre hayas y rebollares que recorren las laderas de arroyos y prados nos lleva de regreso a San Miguel de Aguayo (4h.35 ‘).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí