Entre los simpáticos picos que trazan la muga entre los valles de Baztan y Aldude se encuentra el enigmático Harrikulunka. Dicen que es en días con fuertes vientos cuando se avecina la tormenta Pirineo, Cuándo Esta gran piedra se balancea sin que nadie la empuje.. Su leyenda nos traslada a tiempos lejanos, cuando los míticos gentiles poblaban estas tierras. No es necesario viajar tan lejos para descubrir un pasado inquietante. Y es que hace solo un puñado de años, las huellas que recorremos hoy eran un continuo ir y venir de contrabandistas y guardias fronterizos.

Datos de Harrikulunkaka

Provincia:

Navarra

Dificultad:

alto

Camino:

A pie

Estación:

Primavera

Duración:

4 horas

Distancia:

12,92 kilometros

Beartzun
Punto

La la excursión comienza en Beartzun, distrito de Elizondo. Dejamos el coche en el cruce cerca del letrero de entrada al distrito, cien metros antes del km 6 de la carretera. Tomamos la carretera comarcal de la derecha que sube a diferentes caseríos. Las señales blancas y amarillas nos guiarán durante todo el ascenso al puerto de Belaun. Los caseríos están inmediatamente detrás para dar testimonio del bosque. Luego de media hora de caminata, aparece un pequeño cerro con varias cruces y las ruinas de una antigua fábrica de tejas. Posteriormente es un hayedo oscuro y de cuento de hadas que se adueña del entorno hasta llegar a Belaungo lepoa, el cerro herboso que hace de muga con el valle de Aldude.

Collado
Km 3,06>

Dejamos aquí las señales blancas y amarillas y seguimos las rojas que nos llevan a la derecha por una pista que sigue ascendiendo siguiendo la sierra. Llegamos así a la pista nº 125, desde la que afrontamos la última rampa hacia la cresta rocosa de Argibel. Antes de llegar, nos encontramos con la imponente Harrikulunka.

Harrikulunka
4,56 kilometros>

Su curiosa forma pentagonal y su extraña situación, caídos sobre otra roca, siempre han llevado a los habitantes de la zona a buscar explicaciones sobrenaturales para el origen de Harrikulunka. La más extendida es la creencia de que fue un gentil gigante quien la arrojó desde lo alto del monte Auza. Su intención no era otra que la de destruir la catedral de Pamplona, ​​pero como suele ocurrir con los gentiles en las historias, acertó. Para continuar el camino, debemos mirar a la izquierda en busca de una valla y seguirla hasta una nueva señal de borde. El camino, recién trazado en la hierba, nos lleva a una loma donde encontramos el GR-11.. Lo tomamos a la derecha, bordeando la montaña cónica de Peña Alba y salimos a un camino de entrada.

Pista
Km 5,89>

Lo llevamos a la derecha. Todavía en la carretera principal y después de más de una hora de descenso, cuando Beartzun se adivina cerca, cruzamos un generoso río torrente. Hay que tener cuidado, porque poco después la pista vuelve a cruzar el río, pero nos desviamos a la derecha en medio de la curva a la izquierda. Un camino empedrado nos lleva cuesta abajo hasta el pueblo, desde donde estamos a solo quince minutos a pie.

Beartzun
Km 12,92>

De interés

Restaurante Txokoto:

Braulio Iriarte, 25; Elizondo. Tel. 948 580 551

Casa Galarsa:

Santiago, 1; Elizondo. Tel. 948 580 101

Casa rural Urruska:

Barrio de Beartzun, al inicio de la ruta. – Tel. 948452106 – www.urruska.com

Oficina de Turismo de Baztan:

Palacio de Arizkunenea; Elizondo. tel. 948 581279

Consorcio Bertiz:

Oieregi. tel. 948 592 386

Como terminar el dia

El señorío de Bertiz

Entre casas de piedra con grandes balcones llenos de flores, hay un rincón escondido que parece sacado de un cuento de hadas. El Señorío de Bertiz es uno de esos lugares imperdibles donde ocurren emocionantes sorpresas a cada paso. La finca, que pasó a manos de varias familias nobles, es legado del baztandarra Pedro Ziga, quien la compró a finales del siglo XIX, para donarla 50 años después a la Diputación de Navarra. A lo largo de las décadas, alrededor de la residencia de los señores de Bertiz se ha ido formando un jardín botánico con aire chino. Data de 1847 y fue diseñado por un jardinero francés para los marqueses de Bessolla.

Varios las rutas te permiten descubrir 126 tipos de plantas. Estos incluyen árboles raros como ginkgoes chinos, secoyas de California, palmeras, magnolias, araucarias chilenas, abetos andaluces, castaños balcánicos, bambú y nenúfares. Junto al palacio se encuentra la casa Tenientetxea, donde se ha instalado un interesante centro de interpretación. El jardín conduce al Parque de Bertiz, donde una gran maraña de senderos señalizados desemboca en una magnífica mata atlántica.

Beartzun, tierra del contrabando

Un antiguo cuartel de la policía domina los caseríos dispersos que componen una colina. Beartzun, un distrito dividido entre los municipios vecinos de Elizondo y Elbete. La hiedra se ha encargado, tras años de abandono, de devorar los muros del edificio militar, pero las ventanas siguen abiertas, alerta, sobre el valle. Muchos habitantes todavía lo miran con sospecha, como si el esqueleto del edificio les recordara los inquietantes tiempos del pasado.

Inútil volar muchos años atrás en el tiempo, apenas seis o siete décadas, para conmemorar el continuo ir y venir de los contrabandistas entre Beartzun y el cercano valle de Aldude, en territorio francés. Pocas eran las familias locales que no tenían un contrabandista entre sus miembros. Maquinaria de todo tipo, botones, encajes, rollos de café y cobre eran algunos de los bienes que arrastraban sigilosamente los guardias, que patrullaban los bosques día y noche. Hoy, con estas prácticas lucrativas olvidadas y chozas abandonadas, Beartzun se ha convertido en una aldea agrícola pacífica. Pasear por los caminos que atraviesan el barrio, conectando unos caseríos con otros, es un magnífico encuentro con Navarra con un mayor sabor rural.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí