El camino de ronda que une Hendaia con Socoa y San Juan de Luz, uno de los grandes atractivos para todos los vacacionistas gracias a sus espectaculares vistas de la Corniche Vasca, fue Cerrado desde este martes 1 de junio debido a continuos deslizamientos de tierra en los acantilados, que ponen en peligro a los excursionistas. Por ahora las administraciones locales han decidido cerrarlo hasta el 31 de agosto y la hermosa Route de la Corniche, 7 kilómetros paralelos a los acantilados entre estas localidades labortanas, ve el momento en que el acceso a los vehículos de motor está cada vez más cerca, una decisión en tramitación desde hace años y también incluida en los programas políticos para las elecciones municipales y regionales.

¿Quién ha recorrido este camino, especialmente la zona más cercana a Hendaia, la que bordea el Châteu d’Abbadie y las Gemelas (las dos rocas que emergen del mar en la parte más oriental de la playa y que se han convertido en el símbolo de la localidad), habrás visto cómo En los últimos años se han cerrado definitivamente varios puntos panorámicos y accesos a las calas por peligro de deslizamientos de tierra y también se ha desviado el camino en algunos puntos por caer literalmente al mar por efecto de la erosión., que afecta especialmente a esta zona.

La gota que colmó el vaso llegó el 29 de octubre de 2020, día en que multitudes de personas se reunieron en un mirador natural cerca de la carretera, a medio camino entre Hendaia y Socoa, para ver a los surfistas pelear con Belharra, una ola llevada al mito de los especialistas que por Pueden pasar años sin las condiciones para que aparezca, y cuando lo hace atrae a muchos de los mejores surfistas del mundo. Belharra estaba en pleno apogeo ese día y cuando la multitud ya se había dispersado, una gran parte del acantilado, una franja de tierra de unos 30 metros, se derrumbó en el mar, lo que podría haber causado una tragedia si se hubiera desprendido unas horas antes. Desde entonces, esa área ha estado cerrada y los automóviles no pueden estacionarse por seguridad.

Estos hechos, sumados a las previsiones de los geólogos, que advierten de que la erosión seguirá inevitablemente su curso, y el informe resultante de las perforaciones realizadas en marzo de este año, encabezó el prefecto de Pirineos Atlánticos, Eric Spitz, quien compareció junto a los dirigentes de los municipios de Hendaia, Urruña y Ziburu, para anunciar el cierre de la vía el pasado lunes, mientras se deciden las acciones a tomar para sacar la vía de peligro, probablemente llevándola al otro lado de la vía. Y en cuanto a la carretera, que en verano lleva picos de 16.000 vehículos al día, a pesar de la prohibición a la circulación de camiones, todo indica que a medio plazo estará abierto solo a peatones, ciclistas y a los vehículos de las pocas personas que habitan en los alrededores de esta ruta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí