Iribar Jatetxea

Degusta los pescados a la brasa de Iribar Jatetxea, de los mejores sitios de comidas de Getaria.

Situado en la calle primordial de Getaria, al lado del puerto y la iglesia de la ciudad, podemos encontrar el lugar de comidas (en euskera y de ahora en adelante jatetxea) Iribar, un lugar de siempre en el que se sirven varios de los genuinos manjares del cantábrico. En Iribar Jatetxea prosiguen cocinando los platos a la vieja usanza, en la calle, a la parrilla, un propio habitual del concejo, una práctica, que sostienen viva la mayor parte de los enormes sitios de comidas de Getaria.

Información Iribar Jatetxea.

  • Aptitud del lugar de comidas: 60 personas.
  • Especialidad de la vivienda: Pescados y mariscos a la brasa.
  • Género de cocina: Cocina clásico vasca.
  • Precio medio: 50€
  • Reposo semanal: Miércoles de noche y cada jueves.
  • Vacaciones: Semana Santa, mediados de julio, finales de septiembre y mediados de noviembre.
  • Jefe de cocina: Pilar Manterola
  • Horario: de 12:45 a 16:00 y de 19:45 a 23:00
  • Teléfono de contacto: 943 140 406, aconsejamos reservar.
  • Localización: Kale Nagusia 34, Getaria, Gipuzkoa.

Si bien la parrilla y los pescados de Iribar Jatetxea son irremplazables, asimismo efectúan platos habituales vascos con artículos de temporada, un insuperable acompañamiento para los platos que les aconsejamos ahora.

Iribar Jatetxea, un tradicional de Getaria.

Iribar Jatetxea prosigue sosteniendo el buen realizar de las generaciones pasadas al cargo de sus parrillas, un conocimiento, que se traspasa de generación en generación para otorgar a los clientes del servicio de las mejores vivencias gastronómicas del cantábrico.

Lugar: Iribar Jatetxea nos acoge con una decoración de siempre, una decoración comúnmente marinera, simple, interesante, agradable. El lugar, con aptitud para 60 personas, tiene 3 comedores distinguidos, el comedor primordial, ubicado en frente de la barra, el comedor superior, ubicado en la parte final del lugar de comidas y el homólogo de este último, ubicado precisamente bajo el. Afortunadamente, nos divertimos de nuestra experiencia en una mesa del comedor inferior de la parte final, un espacio relajado, en el que únicamente podemos encontrar 4 mesas, un pequeño txoko gastronómico que nos logró sentir como en el salón de casa. La parrilla que podemos encontrar a la entrada de este tradicional lugar de la costa vasca añade tradición y también historia a su currículo, un factor que la mayor parte de los demandantes de sitios de comidas en Getaria busca.

Parrillas: Las parrillas que se ubican en el exterior de los sitios de comidas de Getaria, llaman la atención de toda persona que pasea por las calles de la ciudad, y sucede que, este elemento gastronómico es al lado del monte San Antón (el Ratón de Getaria) entre los reclamos mucho más esenciales de este pueblo gipuzkoano.

¿Por qué razón el resto de localidades ribereñas no tiene parrillas en medio de una calle? En varios de los pueblos ribereños de Gipuzkoa existían ordenanzas locales que prohibían de manera expresa la utilización de parrillas en el exterior, ejemplo de esto es el ayuntamiento de Hondarribia , un pueblo costero ubicado prácticamente en la frontera con iparralde (País Vasco Francés). En estas parrillas podemos encontrar ciertas mejores piezas del cantábrico, pescado y marisco, la especialidad de los sitios de comidas de la ciudad.

Localización: El lugar de comidas Iribar está en la comarca gipuzkoana de Urola Kosta, en medio de una costa vasca, en Getaria, entre los pueblos ribereños mucho más interesantes de Euskal herria.

  • Parrillas en medio de una calle.
  • Monte de San Antón, popularmente conocido como el «Ratón de Getaria» gracias a su silueta vista desde la lejanía.
  • Ruta ribereña Getaria- Zarautz.
  • Puerto Pesquero.
  • Playa Gaztetape y los barrancos.
  • Bodegas de Txakoli.
  • Conserveras.
  • Casco histórico.
  • Proximidad con Donostia-San Sebastián.
  • Rincón de nacimiento de Juan Sebastián Elkano, primer marino en ofrecer la vuelta al planeta.
  • Rincón de nacimiento del sastre Cristóbal Balenciaga.

La iglesia de San Salvador (siglo XIV), entre los espacios mucho más interesantes del núcleo urbano, está al lado del lugar que nos ocupa, una bonita explicación para recorrer el pueblo y saber sus raíces, tradiciones, cultura y también historia.

Historia: La familia Iribar, da servicios gastronómicos y de hospedaje a través de el lugar de comidas y la pensión de mismo nombre, Iribar. Si bien no tuvimos ocasión de gozar de esta pensión estrenada en 1998, sus habitaciones y su localización garantizan un servicio igual o mejor que su homologo gastronómico. La crónica de este lugar empezó con el principal creador de la vivienda Iribar, el abuelo de la presente responsable de cocina, Pili Manterola Iribar. Un lugar de comidas, que generación tras generación prosigue ofertando el genuino gusto del mar cantábrico, el gusto de Getaria.

Servicio gastronómico: Si bien Iribar Jatetxea nos da un muy elegante menú al que poco o nada tenemos la posibilidad de reprochar, siempre y en todo momento es interesante gozar del casco histórico de Getaria, una región peatonal, donde podemos encontrar un óptimo ámbito pre-comida para ir calentando motores.

La gastronomía de Iribar Jatetxea sabe a mar, y sucede que, las selecciones que hicimos nos dieron un menú cien% marinero: Pulpo, gambas rojas y rodaballo a la brasa acompañados por un Txakoli cien% Hondarrabi Zuri, Jakue. Si bien todos y cada uno de los platos estaban deliciosos, debemos destacar, resaltar y resaltar hasta aburrir, el increíble rodaballo salvaje a la parrilla que degustamos. Poseemos claro el menú para nuestra próxima visita a Iribar Jatetxea, rodaballo de primero, rodaballo de segundo y rodaballo de postre, alucinante.

Si bien nos decantamos por artículos rigurosamente de mar, nos consta, que los artículos de tierra como el solomillo o el chuletón nada deben envidiar a los de los enormes sitios de comidas del interior, eso sí, proceder a Iribar Jatetxea y no evaluar su increíble rodaballo salvaje es un genuino pecado.

Críticas: Es bien difícil decidirse por un lugar de comidas en Getaria, y sucede que, la pluralidad y la calidad de todos hacen que precisemos pensar sobre el lugar de comidas al que asistir en cualquier fuga a esta ciudad gipuzkoana. Frente todo, aconsejamos no realizar caso a los comentarios que podemos encontrar en las considerables interfaces de opinión de internet, puesto que vamos a encontrar críticas negativas para todos . Este es la situacion de Iribar Jatetxea, un lugar de comidas que nada debe ver con los comentarios negativos que le corresponden.

Atención: Debemos tener en consideración que el lugar de comidas había colgado el letrero de terminado, no entraba ni una alfiler, y aun de este modo, la atención fue adecuada, buenísima, nada que reprochar, bastante que agradecer. Trato familiar, servicio veloz y sugerencias atinadas. Antes de comenzar a elaborar el plato fuerte del día, el rodaballo, nos lo presentaron para ofrecer nuestro visto bueno, un pequeño enorme aspecto.

Precio: Antes de asistir a comer a un lugar de comidas como este, debemos tener claro el nivel gastronómico al que nos sometemos. Y sucede que, frecuentemente, estamos con personas que asisten a esta clase de establecimientos suponiendo que es viable comer varios de los mejores platos de la costa vasca y abonar tal y como si de un menú del día se tratara, la calidad se paga. El valor medio de Iribar Jatetxea ronda los 50€, mientras que no les declinéis por algún pequeño capricho como el nuestro, gambas rojas.

Estacionamiento: El estacionamiento de automóviles en Getaria es un hándicap a sobrepasar, sobretodo en temporada estival. Aconsejamos estacionar a la entrada o en la región alta de la ciudad, cerca del museo Balenciaga.

Iribar Jatetxea es de los mejores sitios de comidas de la costa vasca, un genuino lujo para nuestro paladar. Recordad, rodaballo salvaje a la parrilla en Iribar Jatetxea.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí