Inicio Actualidad La batalla por el Senado

La batalla por el Senado


El análisis de la contienda entre Donald Trump y Joe Biden con frecuencia distrae de la otra enorme guerra que se libra en estas selecciones, la del poder legislativo. En USA la separación de poderes trabaja de manera considerablemente más clara que en los sistemas parlamentarios de europa. Ámbas cámaras determinan el éxito del programa de gobierno de cualquier presidente. Sin su colaboración, el ocupante de la Casa Blanca ve achicada en buena medida su aptitud de transformar el país. Ya hace dos años, Trump ha tenido a favor un Senado en mayoría republicana y en contra una Cámara de Representantes dominada por los demócratas. De ahí que el presidente se ha librado de juicio político o bien impeachment, en el que la cámara alta tenía la última palabra. De igual modo, gracias a la total complicidad del Senado ha conseguido un record de nombramientos judiciales en altos tribunales ( 200).

Los demócratas, por su parte, han negado en la cámara baja los intentos de aprobar un segundo paquete de ayudas económicas para llevar a cabo en frente de la pandemia justo antes de las selecciones. Si las encuestas no se han equivocado, el partido de Joe Biden estaría bien encaminado a dominar todo el poder legislativo, incluyendo el poderoso Senado, que se renueva una tercer parte de sus integrantes. No hay un club más exclusivo en todo el mundo: limitado a cien miembros, dos por Estado, sirven en este puesto cuando menos seis años y tienen capacidad de condicionar o denegar elecciones de presidentes fundamentales en política doméstica y política exterior. El puesto de senador fué frecuentemente la antesala del salto a la presidencia (las situaciones de J. F. Kennedy, Richard Nixon o bien de Barack Obama).

En los últimos tiempos la mitad de los senadores declaran ingresos que los ubica en la categoría de millonarios, o sea, la cámara no refleja la diversidad económica, social y racial del país. Su composición estimula la representación de Estados pequeños y poco poblados, varios de hasta la actualidad con preferencia republicana. Mas la ofensiva demócrata para recuperar poder en todos y cada uno de los frentes, ejecutivo, legislativo, y en cuanto puedan, judicial, está en marcha. En relación se confirmen los resultados sabremos qué han elegido los ciudadanos.

José M. de Areilza es doctor en Derecho por la Universidad de Harvard, Secretario General de Aspen Institute España, miembro del Colegio de Abogados de Nueva York y profesor de ESADE.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

Juanín García: «Hablar de Juan de Dios es hablar de un pionero y un maestro»

El histórico máximo goleador de la Liga Sacyr Asobal y de la selección española, el extremo leonés Juan García Lorenzana 'Juanín' considera el fallecido...

Un pulso de siete días

El 3 de diciembre de 1970 cayó en jueves. Burgos era una ciudad que amanecía bajo cero, calles heladas y corazones fríos. ...

El secuestro del cónsul Bëihl, un programa de propaganda que dejó perplejo al banquillo

Ese 1 de diciembre de 1970 fue Eugene Bëihl, cónsul de la República Federal de Alemania en la capital San Sebastián fue secuestrado en...

Los rosarios del Papa rechazados

En la primera quincena de noviembre de 1970, cuando la suerte de los imputados parecía ya fijada, un grupo de mujeres, religiosas y madres...

Comentarios Recientes