Inicio Actualidad La luna de miel más extraña

La luna de miel más extraña


La idea era maravillosa y por qué negarla, era muy envidiosa. Visitar una veintena de países de África y Europa antes de regresar a Japón. Una luna de miel larguísima para recorrer una parte del planeta. Esa era la hoja de ruta de Rikiya y Ayumi Kataoka. Todo iba bien. La pareja visitó el desierto de Namibia, las Cataratas Victoria, entró en Zimbabwe y recorrió los lugares más interesantes de Sudáfrica y Senegal. Todo, inmortalizado en fotografías a través de las redes sociales, especialmente Instagram.

Sitios espectaculares, miradas conocedoras y mucha alegría. Pero el viaje salió mal en Cabo Verde. Allí fueron atrapados por el inicio de la pandemia y allí han tenido que quedarse. No hubo vuelos para regresar a Japón. Sin embargo, tampoco pudieron ingresar debido a las medidas de confinamiento tomadas por su Gobierno. También se había cerrado el camino para dar el salto a Europa. Los vuelos entre la capital, Praia, y Portugal, de los que Cabo Verde se independizó en 1975, que eran casi diarios, habían permanecido en tierra.

Dadas las opciones, los Kataoka se quedaron en Sal, una de las islas del país. Pasaron los primeros días tranquilos, esperando que se rompiera el encierro. Pero pasaron las semanas y nada cambió. Y, por supuesto, el dinero comenzó a escasear y tuvieron que encontrar trabajo para pagar la comida y el alojamiento. Rikiya y Ayumi pensaron en varias opciones y decidieron qué hacían mejor: fotografías y videos. Entonces comenzaron a documentar la riqueza del país e hicieron tratos con hoteles y ‘resorts’: videos con los beneficios de estos establecimientos a cambio de alojamiento y comida.

Fue un éxito. El punto clave fue «ganarse la confianza de la gente», señala Rikiya, ya que los japoneses son: «Humildad, no llegar tarde a las reuniones y no romper las promesas». Sus trabajos fueron publicados en sus redes sociales y comenzaron a tener un gran impacto. El interés por el país se disparó en Japón, cuando antes era mínimo. Se multiplicaron las búsquedas de información en Internet.

El Comité Olímpico de Cabo Verde vio una gran oportunidad en esta situación. En muestra de agradecimiento a la pareja japonesa por la buena imagen que dieron de su país, propuso que sean embajadores del archipiélago en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 (edición 2021).

«Queremos traer la ‘morabeza’ (forma caboverdiana de recibir invitados) a Japón», explicó el jefe de la expedición deportiva, Leonardo Cunha, en el sitio web de los Juegos. Señaló que este nombramiento, «símbolo de amistad y hospitalidad» del pequeño país, que nunca ganó una medalla olímpica y su delegación no superará las diez personas, puede servir «como ejemplo de la importancia del movimiento olímpico a nivel mundial. » Rikiya y Ayumi aceptaron con gusto esta propuesta. Mientras tanto, esperan volver a casa.

.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

La Real abre en casa ante un rival de Champions

Sin público, porque la Real finalmente cedió la entrada de aficionados por la situación de salud actual, pero con cartel alto, el Reale...

BMW Serie 4 Coupé: elegancia deportiva con mucho descaro

El nuevo BMW Serie 4 Coupé se mantiene fiel al modelo que salió al mercado en 2013, pero lo hace adaptándose a los...

Ford Mustang Mach-E: nuevo significado de la palabra «electrizante»

Ford expande la familia Mustang por primera vez en 55 años. Y no podía ser de otra manera que llevar al famoso...

Cómo cambiar la batería del automóvil

Las baterías tienden a descargarse o dar problemas después de 3 años de compra. Por tanto, a la hora de elegir una...

Comentarios Recientes