Inicio Real Sociedad La Real reabre la puerta de Zubieta

La Real reabre la puerta de Zubieta


no forcé ayer

Silva arrastra una sobrecarga

Enfermería. David Silva protagonizó la preocupante noticia del día. El canario terminó el exigente entrenamiento del lunes con su secuestrador cargado, lo que hizo que se ejercitara al margen cuando el resto del equipo completaba los ejercicios explosivos. En el partido de campo más grande que enfrentaron ayer participó con normalidad y dejó buenas sensaciones. Tanto a él como a Willian lo positivo no les ha pasado factura, algo que no se puede decir con Oyarzabal y Kevin, que no lo han pasado bien. La nota positiva la firmó Zubimendi, quien se mostró bien, y Zaldua y Sangalli continuaron con sus respectivos procesos de recuperación. No hay noticias de Guridi y Merquelanz.

donostia – Más de seis meses después la Real reabrió las puertas de Zubieta a los medios de comunicación. El club montó dos carpas en las que ya había colocado a los suplentes en el amistoso contra el Huesca disputado hace unas semanas, para que la prensa pudiera ubicarse y poder resguardarse de la lluvia por si llegaba, algo que finalmente no ocurrió. A los periodistas interesados, que llegaron en un número mucho mayor al que solían ir antes de la bunkerización de la casa realista, la temperatura se tomó en la rampa de entrada de Zubieta. Sin sorpresas desagradables y cerca de la hora programada, se les permitió ingresar y estacionar sus vehículos en el estacionamiento de Gorabide. Posteriormente, todos se dirigieron al interior de las instalaciones, donde esperaron el inicio de los entrenamientos. Roberto Olabe, acompañado de los responsables de comunicación del club, se acercó a dar la bienvenida a los presentes. El director de fútbol, ​​cercano y simpático, explicó la situación y el corsé del protocolo de la Liga al que tienen que adherirse a pesar de que hay varias medidas que no entienden demasiado bien porque son bastante contradictorias.

Como era de esperar, no quiso entrar en temas de mercado, convocando a la prensa a comparecer nada más cerrarse el 5 de octubre. La anécdota de su saludo estuvo protagonizada por un inoportuno aspersor que mojó a los periodistas y las cámaras de los editores audiovisuales. . En sus pertinentes explicaciones reconoció que aún no saben cómo van a afrontar los partidos de la Sanse ya que tampoco pueden jugar por la burbuja que tuvieron que crear en el José Luis Orbegozo, donde solía hacerlo para evitar contagios. .

Con un poco más de retraso de lo habitual, los jugadores se marchaban e incluso Imanol Alguacil se acercó al lugar habilitado para la prensa, que recibió entre bromas con un cariñoso: «¡Te quejarás, solo necesitas la bebida!». En medio año nada ha cambiado, porque en cuanto se dio la vuelta su rostro se torció y empezó a exigir a los realistas, aunque con un tono menos beligerante de lo habitual por obvias razones. No le gusta verse en la televisión gritándose a sí mismo.

Padres La formación arrancó con el clásico corredor de collejas a Monreal y Ansotegi por su reciente paternidad. El técnico, además, doblemente. Tras el calentamiento habitual, casi siempre con balón, y con la noticia de la presencia de un Zubimendi aparentemente recuperado de su lesión en el soas, Imanol organizó varios ejercicios de posesión y tiros. Luego pasaron a enfrentar su explosividad con carrera y remate, para finalmente jugar un partido en un espacio de campo claramente reducido. En él no tardó en destacar a Silva, que no pierde ni un balón, y sobre todo a Barrenetxea. El donostiarra está a un nivel excepcional al inicio de la temporada y se siente titular. El único gol del duelo lo generó él controlando un mal servicio de Oyarzabal con fina destreza, rompiendo al costado con dos amenazas y metiendo un caramelo al área que aprovechó de manera oportunista y llegó un Isak que hizo cumplir la medida larga. de su pierna. Algo parecido a lo que consiguió ante el Levante el año pasado. Cabe destacar también una parada de Moyá para patear desde dentro del área de Oyarzabal.

Posteriormente, tras reunir a los jugadores en círculo y darles un descanso a algunos de ellos, Imanol organizó los clásicos enfrentamientos en un cuarto del campo con dos equipos enfrentados cara a cara y el otro repartido por los límites del campo. juego que admite un toque hasta el último para tocar la pelota. Cabe destacar, sin duda, el impresionante gol de Januzaj con un proyectil a la escuadra tras recibir un potente centro desde la banda izquierda.

En definitiva, muy buen ambiente en Zubieta a la vuelta de la prensa y un equipo hambriento que Imanol no deja de explotar para recuperar el nivel de la pasada temporada. Y todo funcionó igual …

.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

La vieja guardia decide lo clásico menos clásico

Semana de estado de alarma. Eso es lo que piden Real Madrid y Barcelona tras cada partido de esta temporada. Ha...

Las visitas a museos caen más del 50% en la capital leonesa

La pandemia causa estragos en los museos de León. La crisis del coronavirus se nota en estos espacios culturales de la capital leonesa...

El ‘Pole’ de Hamilton, el clásico de los sábados

En un año en el que la previsión se ha convertido en un juego de azar, Lewis Hamilton se ha convertido en la...

La Diputación de León inicia una colaboración estable con el Museo Arqueológico de Cacabelos

El Instituto Leonés de Cultura de la Diputación ha iniciado una colaboración estable con el Museo Arqueológico de Cacabelos, el MARCA, a través...

Comentarios Recientes