La Universidad de Leeds en Inglaterra ha capitaneado a uno nuevo investigación internacional sobre deforestación en la Amazonía. Y los resultados son muy decepcionantes, ya que indican que la parte oriental podría sufrir una severa desecación a finales de siglo si no se toman medidas para contener las emisiones de CO2.

Las consecuencias serían mayores de lo que pensamos, ya que la Amazonía es el «pulmón» del planeta, liberaría grandes cantidades de dióxido de carbono a la atmósferaa, aumentando así el efecto invernadero y acelerando el cambio climático.

Los resultados predicen reducciones de las precipitaciones comparables a las sequías observadas durante las principales sequías de 2005 y 2010, que provocaron una mortalidad generalizada de los árboles.

Por lo tanto, el aumento de la sequedad podría provocar más incendios, ya que los árboles sufren estrés hídrico y son un caldo de cultivo para el fuego.

«La gente de Brasil y de todo el mundo está preocupada con razón por el futuro de la Amazonía, que está en peligro por la doble amenaza de la deforestación y el cambio climático», dijo. Dra. Jessica Barker, de la Universidad de Leeds.

Barker afirma además que este estudio refleja una posible escenario extremo de la Amazonía y que debería ayudar a los gobiernos de todo el mundo a actuar al respecto.

La cuenca del Amazonas contiene la selva tropical más grande del mundo y juega un papel vital en los ciclos globales del carbono y el agua.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí