Inicio Kultura La Butaca 'Las brujas (de Roald Dahl)': Hathaway borda su rol de enorme hechicera

‘Las brujas (de Roald Dahl)’: Hathaway borda su rol de enorme hechicera

‘Las brujas (de Roald Dahl)’: Hathaway borda su rol de enorme hechicera

El escritor británico Roald Dahl firma algunos de los cuentos infantiles, también para mayores, más populares de la historia de la literatura. Son muchas las versiones cinematográficas de la inefable bibliografía de un autor personal, aficionado a las historias con tintes fabulosos. «El que no cree en la magia jamás la encontrará», acostumbraba a defender. Además se prodigó como guionista de cine y televisión, con su peculiar sentido del humor, a veces negro, muy negro, entre las bazas escenciales de este prolífico cuentacuentos que participó en los guiones de títulos como ‘Sólo se vive dos veces’ (1967), protagonizado por James Bond; la mítica ‘Chitty Chitty Ban Bang’ (1968), la del coche volador; o bien la setentera e inhóspita ‘El enterrador nocturno’ (1971). Entre los cuentos firmados por Dahl que dieron pie a adaptaciones audiovisuales, el más habitual es, sin dudas, ‘Charlie y la factoría de chocolate’, seguido de cerca por ‘Matilda’. En 1990 Nicolas Roeg, responsable de la impresionante ‘Amenaza en la sombra’, dirigió ‘La maldición de las brujas’, con Angelica Huston liderando el reparto y los efectos del profesor Jim Henson, razón más que bastante para ser degustada. Fundamentada en el libro ‘Las brujas’, sitúa a un chaval y su abuela en el meollo de una convención de brujas durante su estancia en un hotel, un festín fabuloso de sensaciones. Algunos espectadores recordarán un título que sembró más de una pesadilla en varias infancias, y alguna carcajada, al acercarse a la nueva versión del relato que ataca nuestra dolida cartelera este fin de semana bajo la dirección de un perezoso Robert Zemeckis. El oscarizado director de ‘Forrest Gump’ ha confiado demasiado en el resultado de los efectos visuales por infografía en un largometraje que cuenta con ciertas resoluciones imaginativas de escenificación mas se pierde en su avance narrativo.

‘Las brujas (de Roald Dahl)’ empieza con buen pie, con la presencia de Octavia Spencer, siempre entrañable. La actriz de ‘Criadas y señoras’ interpreta a una pizpireta abuela que acepta el cometido de cuidar a su nieto, huérfano tras un fatal accidente de coche. Se desplaza con carisma por el encuadre, hasta el momento en que a mitad de metraje el peso de la acción recae sobre Anne Hathaway, reina absoluta de la función, cuya fuerza trágica devora la película. La conocida actriz, oscarizada por su trabajo en ‘Los miserables’, se muestra en la gran pantalla en una secuencia central donde se explaya con un excelente histrionismo al servicio del CGI. Da muestras de haberla disfrutado en el set de rodaje dando vida a la hechicera líder del aquelarre, convenientemente maquillada para la ocasión. El primordial inconveniente del largometraje se siente una vez somos testigos del despliegue de movimientos pérfidos de la malvada hechicera, una arpía de boca exagerada y dientes afilados que esconde su verdadero aspecto a los ojos de los humanos. Tras ganarse los galones de villana inusual en una reunión con sus compañeras de ritual, con un acento trabajado que vale la pena ser escuchado en la versión original, cede el paso a un enredo que remite a ‘Ratatouille’ y ‘Stuart Little’, rebajándose considerablemente la intensidad del relato, co-protagonizado por Stanley Tucci (‘The Lovely Bones’), Kristin Chenoweth (‘Glee’), Jahzir Kadeem Bruno (‘Atlanta’) y Codie-Lei Eastick (‘Holmes & Watson’).

Zemeckis, co-autor del guion junto a Guillermo del Toro, no se ha estrujado las meninges bastante en el momento de cumplir tras la cámara con esta nueva adaptación visual de la habitual novela de Dahl. Desde el momento en que asoló en el campo del cine de entretenimiento en la década de los 80, con la saga ‘Regreso al futuro’ a la cabeza, ‘Tras el corazón verde’ y locuras como ‘¿Quién engañó a Roger Rabbit?’, no se ve esforzarse por igual en el momento de dar personalidad a sus películas, con algunos destellos puntuales. Unas gotas de ‘La desaparición os sienta tan bien’ hubieran servido de buen condimento a un espectáculo irregular que contentará más a la audiencia menuda, en contra de la filosofía de la obra de partida. La apuesta se desinfla clamorosamente en su ecuador, pierde mucha energía, quizás porque el inspirado rol de Hathaway deja el listón demasiado alto en sus primeras intervenciones. ‘Las brujas’ está demasiado cerca de ‘Polar Express’.





Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

Un pulso de siete días

El 3 de diciembre de 1970 cayó en jueves. Burgos era una ciudad que amanecía bajo cero, calles heladas y corazones fríos. ...

El secuestro del cónsul Bëihl, un programa de propaganda que dejó perplejo al banquillo

Ese 1 de diciembre de 1970 fue Eugene Bëihl, cónsul de la República Federal de Alemania en la capital San Sebastián fue secuestrado en...

Los rosarios del Papa rechazados

En la primera quincena de noviembre de 1970, cuando la suerte de los imputados parecía ya fijada, un grupo de mujeres, religiosas y madres...

Probamos las capacidades del sistema BMW xDrive: tracción sin límites

Sin pendientes pronunciadas ni curvas resbaladizas. El sistema inteligente de tracción en las cuatro ruedas xDrive de BMW, disponible en más de 100...

Comentarios Recientes