La Universidad de Leeds, en Inglaterra, ha capitaneado una nueva investigación internacional sobre la deforestación en el Amazonas. Y los resultados son muy deprimentes, en tanto que señala que la parte oriental podría enfrentarse a una enorme desecación a fines de siglo si no se toman medidas para frenar las emisiones de CO2.

Las consecuencias serían mayores de lo que pensamos, ya que siendo el Amazonas el «pulmón» del mundo, se liberarían grandes proporciones de dióxido de carbono a la atmósfera, aumentando así el efecto invernadero y acelerando el cambio climático.

Los resultados predicen reducciones de las precipitaciones equiparables a la sequía observada a lo largo de las grandes sequías de 2005 y 2010, que causaron una mortalidad generalizada de los árboles.

De esta forma, el incremento de la sequedad podría ocasionar más incendios, ya que los árboles padecen estrés hídrico y es campo de cultivo para el fuego.

«La multitud de Brasil y de todo el mundo está preocupada, y con razón, por el futuro de la Amazonia, que está en peligro por la doble amenaza de la deforestación y el cambio climático», ha dicho la doctora Jessica Barker, de la Universidad de Leeds.

Barker también asegura que este estudio refleja un viable ámbito extremo del Amazonas y que debería ser útil para que los gobiernos de todo el mundo tomen cartas en el tema.

La cuenca del Amazonas tiene dentro la mayor selva tropical del mundo y desempeña un papel fundamental en los ciclos mundiales del carbono y del agua.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí