Inicio Economía Los salarios ya están empezando a bajar

Los salarios ya están empezando a bajar


Las consecuencias de la crisis del coronavirus sobre los salarios ya están aquí. Aunque es solo el comienzo y lo peor podría estar por llegar. En poco más de seis meses, la pandemia ya ha dejado su huella en los bolsillos de los trabajadores y ha mordido de raíz el camino ascendente que había comenzado hace apenas tres años. Y no nos referimos solo a esos millones de personas que perdieron su trabajo tras el brote de esta enfermedad. Ni siquiera esos 3,4 millones de trabajadores que se vieron afectados por una ERTE y que, de repente, vieron caer su salario en un 30% (la nómina que reciben de la SEPE equivale al 70% de su base regulatoria). Hablamos del hecho de que la retribución de los casi 18,8 millones de afiliados está en peligro por una economía en horas bajas.

Más información

La ecuación no suele fallar: la crisis económica equivale a recortes salariales. Más desempleo equivale a salarios más bajos. «Una recesión como esta no augura nada bueno para el mercado laboral y no para los salarios», admite Raymond Torres, director de Situación y Análisis Internacional de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas). La esperanza es ahora que las consecuencias de esta pandemia que aún azota al país sean lo más breves posible y que, por lo tanto, solo será un ajuste temporal, transitorio. El objetivo es que no se repita la fuerte devaluación de los salarios que se registró en la recesión anterior. “No creo que vayamos a presenciar un recorte salarial de la misma magnitud”, dice Torres, quien explica que los mecanismos de ajuste de la jornada, la ERTE, han funcionado y pueden mitigar el impacto de esta crisis en los salarios. «Será un descenso temporal y relativamente pequeño respecto a crisis anteriores», considera este experto, que está convencido de que en cuanto pase lo peor de esta pandemia, se recuperarán.

Pero el descenso ya ha comenzado. La estrategia que tienen las empresas en mente es rebajas de nómina y congelar los incrementos esperados para tratar de resistir la caída de la facturación, según varios estudios y analistas. Así lo confirma una encuesta realizada por la consultora KPMG, en la que el 60% de las empresas encuestadas admitió que tiene entre sus planes congelar o recortar salarios en los próximos seis meses para capear esta crisis. Y eso se hizo a finales de junio, cuando las previsiones de recuperación eran un poco más prometedoras que ahora, que estamos inmersos en lo que en algunas regiones ya se llama la ‘segunda ola’. En concreto, el 24% de las empresas considera que van a realizar ajustes salariales para toda su plantilla: desde el primer directivo hasta el último empleado. Además, otro 17% sostiene que se congelarán los salarios en todos los niveles, mientras que otro 14% limitó esta congelación solo a determinadas escalas. Solo el 4% de las empresas encuestadas considera que se incrementarán los sueldos en determinados puestos en ese período de tiempo. Cabe destacar que este estudio se ha basado en grandes empresas multinacionales y cotizadas del Ibex, lo que nos lleva a deducir que las consecuencias para las pequeñas y medianas empresas serán aún peores.

De igual forma, los analistas de Funcas pronostican que los salarios dejarán de crecer en 2021 y que también experimentarán una ligera caída en cuanto al salario medio por trabajador a tiempo completo: -0,2%.

Convenciones estancadas

Pero, dejando de lado los informes, los datos oficiales ya confirman esta contención de salarios. El incremento salarial medio pactado este año por los nuevos convenios se ha recortado al 1,5%, según datos hasta agosto publicados esta semana por el Ministerio de Trabajo. Esto significa que en tan solo un año el incremento se ha reducido en más de la mitad, ya que en agosto de 2019 se acordaron incrementos salariales promedio del 3,6%. Es cierto que la pandemia ha paralizado la negociación colectiva casi por completo y este año solo se han firmado 231 convenios que protegen a poco más de 210.000 trabajadores, frente a los más de 1,3 millones de empleados que en 2019 obtuvieron un nuevo convenio. Pese a ello, el hecho de que muchos convenios firmados anteriormente ya contaban con el salario de 2020 pactado para amortiguar la caída y eleva el incremento salarial medio al 1,9% en lo que va de año para casi 7 millones de trabajadores.

Sin embargo, estos incrementos se encuentran por debajo de los lineamientos establecidos en el Convenio Interconfederal de Negociación Colectiva (AENC) 2018-2020, que proponía mejoras salariales en torno al 2% más un punto porcentual ligado a conceptos como productividad, resultados empresariales y absentismo laboral.

Los sindicatos admiten la tendencia a la baja que se producirá en los salarios y, si bien advierten que no puede volver a producirse una devaluación salarial como en la crisis anterior, sugieren cierta flexibilidad en los incrementos pactados para este año. Pero no solo eso: es hora de empezar a negociar una nueva AENC para los próximos años, ya que la actual finaliza en diciembre.

El objetivo prioritario tanto de CC OO como de UGT es estimular la negociación colectiva en estos últimos meses del año, que se encuentra bastante paralizado, para proponer un nuevo acuerdo a largo plazo que avance en temas importantes como la flexibilidad interna o la digitalización, y esperar Vea cómo evoluciona la pandemia antes de hablar de nuevos aumentos que podrían «avergonzar» la negociación. Así lo admite el líder de CC OO, Unai Sordo, que también ve necesario recuperar la ultraactividad de los acuerdos, uno de los aspectos de la reforma laboral que el Gobierno tiene previsto derogar. “Nuestra prioridad es el mantenimiento del empleo, pero no renunciamos a preservar los salarios y, en la medida de lo posible, mejorarlos, principalmente en los más bajos”, defendió el líder vasco.

En esta línea, UGT luchará para que los sueldos no bajen, que se queden y vayan viendo sector por sector, empresa por empresa, en qué situación y condiciones se encuentran, para poder pactar una subida en el momento en que la normalidad se recupera. “El regreso a la normalidad no puede significar mayor precariedad de la que teníamos”, afirma Gonzalo Pino, secretario de Política Sindical de la organización, quien enfatiza que la única forma de recuperar la economía es que los trabajadores no pierdan salarios.

Una inflación baja ayudará a mantener el poder adquisitivo

A menos que haya recortes, el poder adquisitivo de los trabajadores se mantendrá aunque no tengan aumentos salariales este año. Esto es consecuencia de la baja inflación esperada para los próximos meses y fundamentalmente porque en lo que va de 2020 los precios incluso han caído, una media del 0,5%. Y se estima que el año terminará en 0% o incluso en negativo. Para el 2021, el IPC subirá un poco, pero no demasiado, alrededor del 0,8%.

Esto significa que a pesar de que los salarios en los nuevos convenios se están moderando y no cumplen con la premisa de adelantos de más del 2% y se han mantenido en el 1,5%, aún habrán ganado poder adquisitivo: 1,5% si la inflación está en 0% e incluso dos puntos si se mantiene en el -0,5%. Pero la recuperación del poder adquisitivo perdido en los años de la crisis quedará paralizada. En un informe reciente, el Banco de España confirmó una caída generalizada de los salarios, especialmente entre los trabajadores más cualificados, como consecuencia de la crisis de 2008. El supervisor hizo especial hincapié en la situación de los jóvenes y advirtió que tienen unos ingresos reales inferiores a los de sus padres y están expuestos a una mayor precariedad laboral, algo que ahora esta pandemia puede incluso agravar.

.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

¿Es seguro viajar en autobús debido al Covid-19?

El Covid-19 ha cambiado los hábitos de movilidad miles de españoles, que según los últimos estudios y estadísticas, prefieren el vehículo privado al...

Unos 5.800 vehículos diésel oficiales podrían sustituirse por modelos «eco».

Un total de 5.794 vehículos oficiales de la Administración General del Estado tienen más de diez años, la gran mayoría de motores diésel,...

La Universidad de Valencia diseña un motor «verde» para camiones

Investigadores del Universidad Politécnica de Valencia (UPV) han ideado un nuevo motor "verde" que combina los beneficios de los híbridos y la doble...

La NASA anuncia que la sonda Osiris-Rex contacta con el asteroide Bennu

La sonda estadounidense Osiris-Rex contactó brevemente el martes con el asteroide Bennu, según lo previsto, según confirmó la NASA, aunque no se conocerá...

Comentarios Recientes