Inicio Actualidad Lujo a la carta

Lujo a la carta


Se asocia al lujo y a las grandes fiestas, pero el calígrafo José María Passalacqua (Buenos Aires, 1971) se considera artesano, «como esa vieja que bordaba para Chanel en su casa de campo». Precisamente la casa francesa está entre sus clientes. Presta su carta a casi todas las marcas de lujo que tocan España, grandes empresas estatales y privadas, aristócratas y grandes fortunas. “No puedo hablar de la mitad de mis trabajos por contrato y discreción”, dice Passalacqua, un chico solitario y un poco tímido que vive rodeado de cientos de tintas y diogenes de papeles.

Su abuelo y su padre eran ingenieros profesionales y calígrafos aficionados. En él quedó la técnica perfecta del primero y la fuerte personalidad del segundo, que nunca necesito usar los libritos de Rubio, huella de la que no quiso escapar. Luego de años trabajando como diseñadora gráfica en Buenos Aires, llegó a Madrid en 2000 impulsado por un flechazo fallido. Después de coquetear con la euforia del diseño corporativo de las punto com, volvió a su esencia: la caligrafía, con la que ganó exponencialmente clientes.

“Cuando se trabaja a mano, nada es igual. Eso es lo que quieres de mí, una perfecta imperfección. Lo mismo da igual si es con pluma y tinta, rotulador, pincel, palos y escobas, detrás hay alguien que golpea ». Como calígrafo de protocolo, se siente cómodo con «técnicas de pluma fina, de trazo ondulado y modulado, escritura metódica y estable, con arrebatos de gestos o, por el contrario, escritura muy regulada, casi arquitectónica, donde la composición juega el papel principal. »

Los pedidos que recibe buscan personalización y singularidad. Entre ellos destacan las invitaciones a desfiles o eventos especiales del sector del lujo. «Allí también encuentro mi vuelo, aunque sean diez o diez mil unidades y me rompa la espalda, trato cada una de las piezas como si fuera única. Ese es mi valor. Chanel, Giorgio Armani, Loewe, Chaumet o Hermès Son solo algunas de las firmas que confían en su buen hacer.

Pero este argentino es mucho más que una bonita letra. En la última década todo se transformó con las redes sociales. «Los calígrafos tenían caras y nuestro trabajo se hizo ampliamente conocido». Cosas que siempre habían estado ahí, como el ‘lettering’, se pusieron de moda, y con el ‘hágalo usted mismo’ se democratizó el oficio como lo han hecho todas las disciplinas artísticas. «En mi caso, ‘el autómata’ se transformó en un personaje romántico que vive en esa contradicción entre el escriba y la vida digital. Mi estilo de trabajo cambió y el diseñador y el artista se integraron en el protocolo calígrafo. Ahora podía trabajar para aquellos que querían la perfección y aquellos que buscaban expresión.

Una transformación que supieron aprovechar desde prestigiosas revistas como ‘Vogue’ o ‘AD’ a marcas como Massimo Dutti, con la que realizó una interesante colección cápsula que llevó su propio nombre y fue muy bien recibida.

.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

La subdelegación del gobierno reparte 120.000 máscaras entre administraciones y entidades sociales

La subdelegación del gobierno en León procedió este viernes a distribuir un total de 120.000 mascarillas quirúrgicas entre administraciones y entidades sociales."La participación de...

BBVA y Sabadell: reacción adversa en bolsa al final de las negociaciones

La frustración de la fusión entre Sabadell y BBVA tiene una reacción contraria en la Bolsa. Así, el primero fue el peor valor...

Un derbi para marcar la diferencia

Un choque de goles, momentos y sensaciones en un duelo provincial que aspira a ser intenso, vibrante y uniforme. Júpiter leonés Y Atlético Astorga...

Simeone: «Con estas circunstancias deberíamos tener una plantilla de 35 jugadores»

Las pérdidas siguen afectando considerablemente el trabajo diario de Simeone y su forma de afrontar los partidos del Atlético. Sin delantero específico para...

Comentarios Recientes