Inicio Vivir Bien Maneras de engancharse a la lectura de por vida

Maneras de engancharse a la lectura de por vida

Maneras de engancharse a la lectura de por vida

Cristina Sanmamed atiende con frecuencia a usuarios que asisten a su librería en pos de una obra que les devuelva ese ‘algo’ que un día les anudó a la lectura. Personas de toda condición y edad que por carecer de tiempo, de acierto en los títulos elegidos o, simplemente, de interés se distanciaron de un hábito que ahora quieren cultivar. Y no es una escena atípica la que describe. Esto que pasa en su local ‘La puerta de Tannhäuser’, en Plasencia, se reitera en diferentes puntos del país. Los expertos del área han constatado, con investigaciones y con la vivencia que da el mostrador, un nuevo interés por el refugio que brindan las letras. El efecto de la pandemia sobre los hábitos de ocio nos ha devuelto la mirada hacia esta actividad, hartos de pantallas. Pero como hace notar una colega de la librera extremeña, Izaskun Legarza Negrín –dueña de ‘Librería de Mujeres’ de Tenerife– leer cuesta: «por más que afirmemos que es un exitación hay que reconocer que no es fácil, que el desarrollo requiere de un esfuerzo». A fin de que el viaje no sea en balde, existen caminos más o menos rectos para llegar al llamado hábito lector. En el momento en que se consigue, dicen, es como el deporte: con la capacidad de enganchar para siempre.

UNA ‘HABITACIÓN PROPIA’

Combatir contra la carencia de tiempo

 «Probablemente el primer tema a tener en cuenta sea la conquista del tiempo», apunta Juan Mata, profesor de la Universidad de Granada especialista en la materia y presidente de la asociación Entrelibros, Premio Nacional al Fomento de la Lectura 2019. El último estudio llevado a cabo por el gremio de editores le da la razón: la carencia de tiempo era el principal motivo por el que más de la mitad de los encuestados decía no coger un libro. «Se considera que es solo una cuestión de voluntad: esperemos no se leyese porque no se quisiese. No es de este modo: es un inconveniente complejo en el que influyen multitud de componentes, desde emocionales a socioeconómicos», defiende Aniquila. Para , leer es hacer una parada radical en la agitación de la vida con el objetivo de dedicar un tiempo a uno mismo, a lo largo del que se ejecuta en única una única tarea. «Y o sea algo que, por desgracia, no todo el mundo puede permitirse», admite. Buscar ese instante del día para mimarse, esa ‘habitación propia’ de la que charlaba Virginia Woolf pero en su sentido figurado, es fundamental para cultivar el hábito. Esther Gómez, desde la librería gallega Moito Conto tasa ese tiempo. «Al comienzo, dedicaría unos minutos para no sentirlo como una obligación y hacerlo hasta donde apetezca para dejar que el libro te vaya atrapando. Unos tardan más y otros menos, pero el hábito llega», reflexiona. Estas recomendaciones no tienen tanto que ver con el retiro íntimo en una habitación bucólicamente ambientada y en silencio que de forma automática se pensamos. Muy al contrario. Varios especialistas consultados coinciden en que compartir con otra gente el tiempo de lectura es un enorme acicate. De los clubes literarios han nacido muchos y enormes leyentes.

COMPARTIR Y PARTICIPAR

El poder de la voz y el enfrentamiento

Esther D’Angelo, maestra de la Facultad Complutense y presidenta de la Asociación Española de Lectura y Escritura (AELE), es una de sus muchas defensoras. Tanto que da más importancia a la participación que a la temática. «Poseemos un cerebro social, en interacción descubrimos cosas, nos emergen dudas, más en la literatura donde se mezcla ficción y realidad. Entre los ejercicios escenciales es encontrarse con otros, comentar y compratir es espectacular», cuenta según sus años de vivencia. También, añade Legarza desde ‘Librería de mujeres’, «visto que les leas en voz alta incentiva; lo pudimos corroborar en nuestras asambleas en la librería y después, durante la cuarentena, a través de las pantallas». En estos clubes a veces «el libro es el motivo para reunirse, socializar, discutir y casi llevar a cabo terapia». Las librerías, representadas en la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL) y que festejan mañana su día, han encontrado en estos clubles la forma de atraer público a este planeta. ¿Pero qué poder tiene la lectura en voz alta para este fin? De alguna manera nos conecta con la niñez, cuando todos comenzamos a ser leyentes en la voz de nuestros conocidos cercanos. «Si alguien te ofrece la entrada a este planeta espectacular con su voz, andas participando en la lectura. Y a lo destacado de ahí, si las condiciones se dan, puede llegar el instante en el que se asista a una biblioteca o a una librería para elegir un libro y leerlo a solas», defiende Mata. Oír un texto leído –nótese el auge del audiolibro– también ayuda a abarcar de otra manera lo que está escrito. Algo fundamentalmente relevante para quienes jamás se han entregado a esta labor. El especialista granadino relata con emoción una experiencia que realizan en la prisión provincial, en la que un grupo de presas en régimen especial asisten a un club de lectura. «Cada miércoles se comienza con un poema. Y no los elegimos facilones; llevamos los más complejos, de autoras y autores representativos de altísimo nivel. Uno pensaría que se podrían aburrir porque no tienen estudios, pero ocurre todo lo opuesto: descubren la oportunidad de acceder a un lenguaje distinto, que muchas ni sospechan que hay. Gozan la manera en la que las palabras están dichas, la manera de expresar sentimientos; en los temas (amor, desamor, familia) descubren algo que les afecta en lo más hondo de lo que son. Como dicen, ‘sienten que se les abre una puerta y entran súbitamente a un palacio’. Un poema, entre otras cosas, sobre la desaparición de un hijo es un trallazo emocional colosal porque sienten que charla de ellas. Se dan cuenta con lo que en los libros hay algo inesperado que conecta con su yo». Sembrada esta semilla, no es raro que luego relean poemas a solas en su celda.

CONEXIÓN EMOCIONAL

Dar con la aguja en el pajar

 Este relato, más allá de tener como personajes principales a un colectivo muy preciso, es extrapolable a todo el que desee engancharse a la lectura si se tiene presente que lo más esencial es conectar emocionalmente con la obra. Sin esto no hay camino que recorrer. Lo recuerda Juan Aniquila con su bella vivencia y lo asegura cada librero o bibliotecario con el que se hable. El misterio está en no leer por obligación, no leer con aspiración instructora, no leer lo que dicte los representantes de la atalaya intelectual actualmente; hay que llevarlo a cabo por gusto y atendiendo solo a los propios intereses. Todos son válidos. En este momento entra en escena el actor primordial: el consejero. Puede ser un librero, un bibliotecario o, por qué razón no, un amigo lector quien nos guíe para dar con la aguja en el ingente pajar de la oferta editorial. «Nuestra tarea es intentar conocer un poco a esa persona que asiste a la librería en busca de orientación», explica Cristina Sanmamed. Con intuición y varios libros leídos se puede ofrecer con esa historia con la que el nuevo lector logre identificarse. «La multitud busca en los libros espéculos de nuestra vida o de otras vidas que desconocemos… Mas, desde luego, busca emoción», resume la librera gallega por su parte. Y este es el enorme desafío para todos los que deseen inculcar el hábito de la lectura: ingresar y tocar el planeta sensible de la persona. «La suma de cariños es lo que provoca que uno vea en la lectura algo que no solo me interesa, sino que además me importa», añade el presidente de Entrelibros.

CUESTIÓN DE GÉNEROS

De la poesía al relato para empezar

Entonces, si hay que conectar emocionalmente, es preferible dedicar poco tiempo al principio y funciona el leer en voz alta… ¿No sería una aceptable puerta de bien entrada la poesía? «Increíble, sin lugar a dudas», apuesta Aniquila.  Parecería trivial, pero muchos consideran que la extensión, para comenzar, importa. La librera de Plasencia cree que ayuda seleccionar al comienzo cuentos cortos que permiten terminar la crónica de una tacada o pasar a otro si no gusta. «También recomiendo las antologías porque si un autor agrada da pie a buscar otras obras suyas», señala mientras destaca también el papel que desempeña la novela gráfica para mayores en esta labor. Desde Tenerife apuestan por la novela policiaca como anzuelo, pero no todo es literatura. El ensayo y la filosofía se solicita más en estos tiempos extraños. Los libreros se topan con gente en busca de textos que asistan a abarcar el momento de hoy. Más que evasión, necesitan conocimiento. Y en este punto se llega a la auténtica esencia de lo que significa leer: la posibilidad de «dialogar» directamente con personas de otros tiempos y latitudes con un conocimiento profundo de temas y épocas que, de no ser por un libro, no estarían al alcance de nuestras pequeñas vidas.

«El enorme desafío es ingresar en el mundo sensible de la persona: la suma de cariños es lo que hace que leer aparte de interesarme, me importe»
juan aniquila | asociación entre libros

«Hemos comprobado que la lectura en voz alta es algo que les incentiva; los clubes son una fórmula para despertar el interés»
izascun legarza negrín | librería de mujeres de tenerife

«Sugiero antologías de relatos cortos porque facilita descubrir a autores y las novelas gráficas para adultos»
cristina sanmamed | librería ‘la puerta de tannhäuser de plasencia

«Al principio podría dedicar unos minutos para no sentir obligación. Unos tardan más y otros menos, pero el hábito llega»
esther gómez | librería moito conto de a coruña

Un manifiesto de base

Que Irene Vallejo y su investigación sobre el origen de los libros ‘El infinito en un junco’ hayan justo el Premio Nacional de Ensayo en este extraño 2020 no es casual. Es el año de los libros, de los que leen, de los libreros y editores. El área cruza los dedos para que esto dure y, en paralelo, se organiza para reivindicar su papel. Entre las iniciativas recalca la publicación de un ‘Manifiesto por la lectura’ escrito por la aclamada autora. «La intención de la Federación de Gremios de Editores de España es utilizar este manifiesto como una herramienta de trabajo para plantear a los gobiernos, nacionales y autonómicos, y a los partidos políticos la necesidad de lograr un enorme acuerdo que ponga en valor la lectura en nuestra sociedad, fundamentalmente en épocas convulsas como la que vivimos», comentan desde la organización. Con , Vallejo pone voz a las inquietudes del sector y, entre otras cosas, recuerda que «el principal riesgo al que nos encaramos es a la desidia, el olvido, la omisión, el abandono, la indiferencia de una sociedad que no sepa amparar los libros y los eslabones de esa cadena invisible que los salva. Urge mantener siempre la imaginación en ascuas; urge apoyar a quienes crean, forjan y expanden nuestros sueños: escribiendo, traduciendo, corrigiendo, ilustrando, diseñando, editando. A quienes dan vida a las expresiones desde las editoriales, las agencias, los talleres, las imprentas, las distribuidoras. A las bibliotecas y archivos, viveros agradables donde cultivamos el entender para el mañana de cada día. A las academias, donde aprendemos los principios de esos trazos misteriosos que ensanchan nuestra mirada y nuestros atlas mentales. Y, sobre todo, es infaltante cuidar a quien lee». Sobre estos últimos, la autora coincide con muchos expertos en que el hábito de leer no te hace necesariamente mejor persona, «mas nos enseña a ver con el ojo de la mente la amplitud de todo el mundo y la enorme variedad de ocasiones y seres que lo pueblan (…).Y, en un planeta narcisista y ególatra, lo destacado que le puede pasar a uno es ser todos».



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

La carretera no le da respiro a Macron

Del protestas desde "chalecos amarillos" hasta manifestaciones recientes contra la ley de seguridad global, a través de las huelgas de transporte y las movilizaciones...

El Reino de León consigue una reñida victoria en la pista de Xiria

El Reino de León mantuvo su condición de invicto en casa tras recuperar uno de los partidos aplazados por el covid-19. El equipo de...

El Pizjuán da aire a Zidane

El Real Madrid puso punto y final a su mala racha en Liga con un triunfo por mérito en Ramón Sánchez-Pizjuán que, como el...

El contraataque de un Levante superior truena al Getafe

El contragolpe futbolístico y la superioridad numérica durante los 83 minutos dieron al Levante una victoria balsámica, tras ocho partidos sin triunfos, ante el...

Comentarios Recientes