Inicio Vivir Bien Más síndrome posvacacional que nunca

Más síndrome posvacacional que nunca


Ahora sí, sí, ha llegado la hora de la verdad. Aunque septiembre comenzó oficialmente hace unos días, en el calendario mental de todos el mes comienza esta semana con el regreso a la escuela y el regreso masivo a los centros de trabajo. Es decir, a la cruda realidad, una expresión hecha que ahora tiene más sentido que nunca.: a la vuelta, un momento siempre delicado, hay que sumar este año las oscuras perspectivas de la evolución de la pandemia y un enjambre de incertidumbres que nos zumban a todos en la cabeza.

Así que el shock postvacacional -que no es más que el malestar que nos hace abandonar el ocio y volver a sumergirnos en la rutina- va a alcanzar alturas nunca antes vistas, según los expertos. En años anteriores, estudios de Adecco, firma internacional especializada en el lugar de trabajo, revelaron que más de un tercio de los trabajadores sufrían este trastorno temporal al regresar a sus puestos de trabajo. Este año esos porcentajes se quedarán muy cortos, ya que el regreso a la vida ‘normal’, si se puede llamar así, No es un ‘reenganche’ con lo conocido, sino todo lo contrario. El mas dificil aun, ve.

La apatía, la falta de concentración, el insomnio, la tensión muscular, las molestias digestivas, los dolores de cabeza, la taquicardia y la depresión forman parte del catálogo de síntomas del síndrome postvacacional, que en los casos agudos puede durar semanas e incluso meses. Y ahora mismo la pandemia ha creado la tormenta perfecta – miedo, duda, desánimo – para que este síndrome normalmente inocuo y temporal se vuelva muy severo. “Será difícil adaptarse a una situación tan extraordinaria. Seguimos con muchas incertidumbres: no sabemos los efectos ni cómo funciona el virus, ni hay un ‘plazo’ (término) al final de todo esto – explica José Ramón Ubieto, catedrático de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universitat Oberta de Cataluña–. Solo hay hipótesis sobre el futuro, lo que nos obliga a continuar de forma provisional Eso, por supuesto, tiene sus consecuencias.

Lo cierto es que, aunque la rutina tiene muy mala prensa, es una herramienta que nos da estabilidad. Según la clásica estimación del psicólogo William James, el 40% de las cosas que hacemos se basan en hábitos, algo que nos permite ir por la vida en piloto automático para no estar continuamente alerta. Ahora ese recurso se ha arruinado. Volvemos, sí, pero no a lo mismo de siempre (esto no es un permiso ni un permiso). Y no nos llevamos bien. ¿Y si enfermo? ¿Qué pasa si los niños son enviados a casa debido a un caso de coronavirus y no puedo dejar de trabajar? ¿Sobrevivirá mi negocio con tal restricción? ¿Será este malestar que tengo el Covid? ¿Me quedo en casa, corro al hospital, llamo a alguien o me confino en un búnker? En estos días, el miedo corre desenfrenado y gana terreno a la racionalidad. ¿Qué hacemos para acabar con esto? Malas noticias, no puedes. «No, no se elimina, pero se puede limitar para que no nos domine. El secreto, respetando las medidas de seguridad, es intentar mantener las actividades de una determinada vida normal. Esto ayuda a enmarcar el miedo y a familiarizarnos con lo extraño (el virus). El placer es un antídoto contra el miedo», Proclama Ubieto.

Bien. Debemos aprender a vivir con miedo e incertidumbre para que no nos devoren. ¡Pero también para no traspasar estos sentimientos a los más pequeños de la casa! Los terrores infantiles van y vienen, pero hasta los seis años los miedos de los pequeños son los de sus mayores, porque se encuentran en una etapa sumamente receptiva. Entre los 6 y los 12 ya incorporan los propios (muerte, sexualidad), pero siguen ‘cargando’ a algunos de los adultos. Así que tenga cuidado de no entrar en pánico, porque podemos ampliarlo. No creemos una pandemia de terror que empeore la situación.

Para Ubieto, en este momento es fundamental que los padres estén bien informados y que el tema se discuta en casa «para que la gente entienda que todos somos solidarios de lo que sucede». Información y conciencia, sin ser apocalíptica, pero sin ocultar a los más jóvenes una realidad más que probable: «En los próximos meses habrá retrocesos».

«Esto era predecible»

Su compañero universitario, Salvador Macip, especialista en Estudios de la Salud, también cree que es mejor que afrontemos el regreso sin pájaros en la cabeza. Desde su perspectiva científica, no tiene ninguna duda de que se avecinan «unos meses críticos». Volver a la escuela y trabajar con las cifras actuales de evolución de la pandemia es «un riesgo». Según explica, cuando se diseñó este regreso -a las puertas del verano- «se creía que habríamos llegado en otoño en mejores condiciones que las que estamos». «Pecaba de optimismo … y sin razón, porque esto era predecible y estaba advertido por la comunidad científica. Entonces, en lugar de estar un paso por delante de la pandemia, seguimos rezagados y los políticos siguen improvisando «, lamenta. ¿Qué significa esto? En que la gente lo percibe, se asusta y les cuesta más salir de su comodidad. zona para enviar a sus hijos a la escuela o ir a trabajar. Especialmente después de un verano atípico en el que, aunque con restricciones, casi todo el mundo se ha ‘olvidado’ un poco de la pandemia. El que más o menos, al pensar en el futuro, estuvo a la altura de las palabras de Escarlata O’Hara en la última escena de ‘Lo que el viento se llevó’: ‘Ahora no puedo pensar en eso. Me volvería loco si lo hiciera. Lo pensaré mañana. Y así es como nos vemos ahora, con el ‘pastel’ frente a nosotros como si nunca lo hubiéramos visto en la vida. No es fácil de digerir.

Macip simpatiza a medias con este tan humano de haberse relajado en el verano. «Entiendo que la población se haya desconectado. Pero no que algunos políticos lo hayan hecho», afirma. Sin embargo, a pesar de sus críticas, cree que «hay cosas que se pueden hacer» para que la vuelta no sea un auténtico desastre. Agregue algunas medidas a las ya planeadas: «Imparta clases al aire libre mientras el tiempo lo permita, ingrese al trabajo en diferentes momentos». Cualquier cosa para evitar multitudes, especialmente en espacios cerrados. Y a pesar de la rapacidad –sobre todo de la clase política argentina– asegura que en la ciencia, tan cruda por momentos, hay esperanza. Macip cree que en 2021 la vacuna ya empezará a llegar a grandes grupos de población y que para 2022 llegará ese soñado con la plena normalidad. Esto puede ayudarnos a afrontar ese septiembre desalentador: la convicción de que todo volverá a ser como antes.

20%, con trastornos mentales

El 20% de las personas en situaciones de crisis como la actual padecen enfermedades mentales, según la OMS. Con esta premisa, las empresas ahora luchan por encontrar una forma de motivar a sus empleados y ayudarlos a regresar. «Creo que la vuelta a la normalidad es algo positivo, siempre y cuando afrontemos esta nueva situación con resiliencia, adaptándonos a cualquier cambio que pueda ocurrir», comenta Ana Romeo, directora de RRHH de Cigna España, multinacional especializada en bienestar laboral que editó una guía con consejos para la devolución. “Es más importante que nunca que desde la empresa sepamos mediar en aquellas situaciones que pueden generar estrés y ansiedad, favoreciendo el reajuste y la conciliación”, apunta. Este es uno de los puntos clave de la guía de vuelta al trabajo de Cigna, que también considera que se debe brindar un apoyo personalizado a los empleados más vulnerables y fomentar la colaboración y la solidaridad entre compañeros, entre otros puntos.

«Centrarnos en el día a día nos puede ayudar»

Nos pasa a todos, en mayor o menor medida. Es normal y, además de comer sano, hacer ejercicio y descansar las horas suficientes, hay cosas que podemos hacer para que el síndrome postvacacional sea menos pronunciado. La psicóloga Gema Sánchez Cuevas nos da algunas pautas.

– ¿Cómo podemos llevar mejor la vuelta de las vacaciones?

– Hay una gran carga de estrés porque todo sigue muy difuso. Por tanto, es necesario tener en cuenta que todos nos enfrentamos a la misma situación. Empatizar en estos momentos es muy importante.

Bueno, empatía. ¿Qué más?

–Enfocarnos en el día a día y dejar de proyectar nuestra mente en posibles escenarios futuros puede ayudarnos. Así evitamos ser esclavos del miedo, que solo es malo cuando es excesivo.

– ¿Y dónde está la línea divisoria entre el miedo normal y el patológico?

–En una situación de continuo estrés e incertidumbre, la línea que diferencia lo normal de lo patológico es bastante difusa. Pero como señales de alerta podemos mencionar la sensación de continuo malestar, ansiedad, agotamiento físico y mental a lo largo de las semanas, inquietudes, angustias, dar vueltas y vueltas por lo mismo constantemente … Incluso el aumento de conflictos y discusiones con las personas que nos rodean o la sensación de no poder afrontar el día a día.

– Incluso aquellos que manejaron la primera parte de la pandemia más o menos bien ahora están flaqueando. ¿Cansado de ser fuerte?

–Estamos sometidos a una situación de constante incertidumbre y esto nos agota y estresa. A los seres humanos les gusta tener las cosas bajo cierto control y el coronavirus nos lo impide totalmente. Entonces el desánimo, la tristeza, la sensación de estar perdido son totalmente normales en un contexto en el que estamos bajo una presión continua. Ni nuestro cuerpo ni nuestro cerebro están preparados para una activación psicofisiológica permanente.

.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

Un empate sin mecha para el Granada

Las rachas terminan un día y el Granada se quedó sin mecha por primera vez en lo que va de temporada. Sin...

La Corte Suprema desata el caos con el voto por correo

Donald Trump y Joe Biden se reunieron este jueves en los cielos de Florida y lo volverán a hacer mañana en Michigan, donde...

Vídeo-resumen de los partidos de la jornada 9 de Segunda

Vídeo-resumen de los partidos de la jornada 9 de Segunda | Leonnews

La Cultural repite horario contra Vetusta

los Cultural y Deportiva Leonesa ha hecho oficial el calendario de la cuarta jornada del campeonato liguero, que medirá al equipo leonés contra...

Comentarios Recientes