Una espesa niebla rodeaba el enormes cipreses de Lawson que coronan la cima de Urdelar. Niebla que dio algo de luz a este oscuro lugar donde los señores guardan a sus pies algunos tesoros milenarios que los antiguos habitantes del valle de leitzaran dejaron enterrados. El trabajo de Hodei es mantener alejados a los visitantes que los visitan, especialmente en primavera. El dios de las nubes, según la mitología vasca, es el responsable de provocar truenos, relámpagos y tormentas. Es él quien lanza relámpagos y truenos, arruinando las cosechas y aterrorizando a los agricultores o a los que se atrevan a aventurarse en bosques densos como Urdelar.

Urdelar es un pico diferente gracias a sus cipreses gigantes de Lawson Tanto si hay niebla como si no, impresionan. En los días soleados, de hecho, sus frondosas ramas giran el camino que nos lleva a la cima en un lugar oscuro, que muy bien podría servir de escenario para un thriller de terror en el que ese ser temible aparece entre los grandes árboles y no tienes escapar. Sea como fuere, es innegable que los cipreses despiertan sensaciones diferentes y si uno da rienda suelta a su imaginación, fácilmente puede sentirse en un bosque encantado. Películas a un lado, llegar a su cima no es demasiado difícil si seguimos las señales blancas y amarillas que nos permiten avanzar sin problemas.

JUICIOS

Acceso:

Para acceder a Berastegi debemos seguir la A-15 entre Andoain e Irurtzun hasta la salida hacia la ciudad en el límite con Navarra.

Programa:

La caminata desde Berastegi haciendo el bucle que nos acerca a Elduain después de subir Urdelar es de unas 4-4.30 horas de forma relajada.

Distancia:

16,9 kilometros

Pendiente positiva:

970 metros

Severidad promedio:

4

Dificultades de orientación:

3

Dificultad del terreno:

3

Esfuerzo necesario:

3

De Berastegi

Urdelar (859 m.) Es uno de los picos que forman parte de la sierra de Uzturre-Ipuliño, que comienza en Toulouse con Uzturre (730 m.), y donde hay otros picos como Larre (802 m.) e Ipuliño (930 m.), por encima del puerto de Gorosmendi (490 m.).Las principales alturas del cordón, enumeradas de oeste a este, son Uzturre, Urdelar, Larre e Ipuliño.. Esta excursión propone subir las dos centrales eléctricas, con Berastegi como punto de partida. Desde Leitzaran, hacia el norte, y más precisamente desde Olloki, es posible hacerlo aunque sea a costa de una aproximación muy larga a través de un laberinto de pistas.

La el paseo hasta Urdelar en esta ocasión parte del aparcamiento contiguo al ayuntamiento de Berastegi. Subimos por la carretera, cruzamos la carretera y seguimos cuesta arriba hasta dejar atrás el casco urbano. El camino de cemento conduce a una casa donde continúa hacia la izquierda convirtiéndose en un bonito camino de mulas.

Después de pasar un par de edificios, el camino desemboca en otro más ancho, cementado en ese tramo, donde hay que seguir subiendo (a la derecha) hasta el ancho collado de Gorosmendi, que separa Larre e Ipuliño y cerca de una de las desembocaduras del túnel de San Lorentzo, que pasa por la primera de las montañas.

La ruta continúa por la segunda pista de carros a la izquierda, ancha y transitable por vehículos. ya que termina en el repetidor que domina la cima de Larre. Por otro lado, durante la subida pudimos disfrutar de unas vistas panorámicas de los valles circundantes. Desde la cumbre también merece la pena continuar (S) hasta la cercana ermita de San Lorentzo, situada en un cerro un par de metros más abajo, aunque cubierta de árboles y a la que acuden los Berastegiarra cada 10 de agosto para celebrar la tradicional romería. tu puerta de entrada. De regreso a la cima, la marcha continúa hacia el norte a lo largo de la cordillera. Durante el descenso atravesarás una curiosa valla pavimentada justo antes de llegar al collado de Muga, también atravesado por rastros, común en estas montañas humanizadas. Siguiendo recto, encaramos ahora la subida, por su lado suroeste, hasta Udelar, una montaña completamente cubierta de bosques.

Al principio cruzas un hermoso bosque de hayas., pero luego te adentras en un pinar oscuro donde hay que tener cuidado, después de que la pista llega al cordal y gira bruscamente, para encontrar la cumbre geodésica y el buzón. Ya hemos iniciado el regreso a Berastegi, aunque por este motivo completaremos una ruta circular que pasa por Elduain. Volvemos sobre el camino hasta la curva y seguimos la sierra por un camino que se aleja gradualmente de la línea de demarcación hasta convertirse en un camino que atraviesa las amplias laderas del Loa, en parte devastadas por la deforestación, y desciende hasta el cerro Belabieta, desde que afrontamos el descenso hacia Elduain.

Cruzamos este pueblo y nada más salir del pueblo tomamos un camino de fuerte pendiente. (izquierda). Hasta hace poco la subida podía haberse cortado por la ermita de Santa Cruz (primer desvío a la derecha), pero su ruinoso estado y el cierre del antiguo Vía Crucis que allí conducía desalientan esta opción. Es recomendable seguir la pista hasta que el hormigón termine en un cruce donde se continúa hacia la derecha. La pista asciende hasta la carretera estatal y discurre paralela a ella durante medio kilómetro antes de iniciar un largo descenso hasta el cruce de la subida, donde se regresa a Berastegi.

Entre montículos y cromlechs

Urdelar forma parte del cordal Uzturre-Ipuliño donde se ubica el conjunto megalítico de Belabieta.. Concretamente en la zona de Gorosmendi se encuentran los montículos de Beibatari y en la ladera que conduce a la cumbre del Urdelar, el gran montículo de Moa. Muy cerca de este pico, en su extremo NO, se encuentra el dolmen de Basaburu. Bajando desde aquí hasta el próximo cerro situado al NO se encuentra el dolmen Belabieta Txiki. Continuando por el camino que conduce al WNW, se llega al Dolmen de Loa, ubicado dentro de la plantación de cipreses de Lawson. Junto a él, a 20 m al NO, se encuentra el túmulo de Loa I. Dentro del parque megalítico de Belabieta también se encuentran los monumentos Oindolar e Itxupeaka. El conjunto de dólmenes de Oindolar se encuentra relativamente cerca, en el lado occidental de la montaña del mismo nombre.

Torre de vigilancia

También conviene recordar que desde hace un par de décadas en Urdelar hubo al menos un elemento peculiar en este monte de Tolosaldea: tu atalaya. Fue en la década de 1960 cuando se construyó una torre de avistamiento contra incendios forestales de unos veinte metros de altura en la zona. En el sitio de Leitzaran, recogen que “el cuerpo de la torre era de sección triangular, hecho de celosía de metal (hierro), más ancho en la base. En la parte superior había una choza también de hierro, de planta hexagonal, que era la habitación de la guardia. Tenía un balcón a su alrededor y en un lado de la cabina había una antena diseñada para conectar un radioteléfono.

En octubre de 1983 la torre fue derribada por una tormenta y sus restos quedaron esparcidos por el suelo. Comentan que probablemente nunca se usó como torre de vigilancia contra incendios. Pero el de Urdelar no fue el único. Había otras torres o chozas similares en otras montañas de Gipuzkoan. Por ejemplo, la existente en el monte Erlo (que permaneció en pie más tiempo), o la cabaña (sin torre) que estaba prácticamente en la cima de Uzturre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí