Castillo de Carlos V, parador de Hondarribia.

El Castillo de Carlos V de Hondarribia fue reconvertido en hotel. En parador para ser mucho más precisos. Esta fortificación situada en el corazón de Hondarribia, se considera por varios como entre las joyas arquitectónicas y también históricas del concejo. Un edificio, que, merced a su localización, en el centro del casco histórico, en la región alta de Hondarribia, intramuros, nos deja entender la ciudad con total tranquilidad.

Esta fortaleza de carácter defensivo, fué rehabilitada para albergar entre sus increíbles muros a un selecto conjunto de pasajeros. Y sucede que, las altas tarifas establecidas y la achicada aptitud que otorga su composición, hacen que solo un achicado número de pasajeros logren alojarse en este fantástico hotel vasco.

En resumen, al alto coste que piensa alojarse en una de sus habitaciones (mucho más de 200€ de media la noche) le debemos agregar que solamente tiene 36 habitaciones (32 habitaciones dobles y 4 particulares). Un número de estancias, que dismuyen hasta 68 la gente que se tienen la posibilidad de alojar en este parador. Un servicio, un poco único.Las espléndidas vistas con las que nos llama la atención son uno de sus enormes alicientes, y sucede que, su orientación, nos deja gozar de la Bahía de Txingudi y de la vecina ciudad de Hendaia con total claridad. Una vista panorámica de mucho lujo. Por otro lado, el interior del Castillo de Carlos V, el día de hoy rehabilitado, fusiona elementos modernos y viejos ofertando unas estancias prácticas y distinguidos.

En este sentido, tenemos la posibilidad de asegurar con total seguridad que el Parador de Hondarribia prosigue exactamente la misma línea que todos y cada uno de los hostales de turismo en los que nos hemos alojado. Calidad y tranquilidad. Lamentablemente, no todo el planeta puede gozar de sus vistosos salones y terrazas. Y sucede que, si bien el parador tiene un pequeño bar que tenemos la posibilidad de conocer sin precisar alojarnos en el hotel, el resto del castillo está guardado de forma exclusiva para los huéspedes del parador.

Por consiguiente, si deseáis conocer el Castillo de Carlos V de Hondarribia, deberéis seleccionar entre conformaros con ver su hermosura exterior o alojaros en una de sus habitaciones. Una lástima. Acatando al límite la composición y los elementos auténticos del Castillo de Carlos V, el Parador de Hondarribia se fué amoldando a los nuevos tiempos. Un esfuerzo, que hizo que este parador cuente con ascensor, terraza, estacionamiento, salón de charlas, bar y alguna tranquilidad mucho más.

Eso sí, todos y cada uno de los sitios nombrados tienen el espacio justo, tal y como si hubieran sido situados con calzador. No es de extrañar. Imaginamos que no va a ser nada simple adecuar todas las estancias de un castillo del siglo X a las pretensiones y comodidades de en la actualidad. De esta manera todo, nos podríamos pasar horas admirando todos los salones, comedores y demás recovecos que podemos encontrar en todo el castillo. Una gozada.

A lo largo de nuestra estancia en el Parador de Hondarribia, recorrimos todos los rincones que conforman el Castillo de Carlos V. Sin sitio a duda, una edificación llena de encanto. Un hotel que nos robó el corazón. Les animamos a proseguir leyendo este informe para conocer al lado de este increíble sitio. ¿Proseguimos?

Información del Castillo de Carlos V.

  • Nombre: Parador de Hondarribia, Parador El Embajador.
  • Género de edificación: Castillo.
  • Temporada: Siglo X.
  • Empleo de hoy: Parador.
  • Teléfono: 943645500
  • Localización: Arma Plaza 14, Hondarribia, Gipuzkoa.

Como podéis ver, el Parador de Hondarribia, asimismo popular como el “Parador El Embajador”, nos deja alojarnos en entre las construcciones arquitectónicas mucho más atractivas del ayuntamiento, en un castillo. Y sucede que, la edificación que fue clave en la defensa de Hondarribia, transporta mucho más de 50 años alojando a pasajeros de todo el planeta. Este castillo desarrollado por el rey navarro Sancho Comprende en el siglo X, se convirtió por méritos propios en entre los hostales mucho más demandados y interesantes del norte de la península. Una lista, donde asimismo podemos encontrar el Parador de Olite, un majestuoso hotel del que nos divertimos a lo largo de nuestra última estancia en tierras navarras. 2 hostales que nos llevan de forma directa a otra temporada. Una autentica gozada.

Historia del Castillo de Carlos V.

Para comprender el origen del Castillo de Carlos V, debemos remontarnos hasta finales del siglo X. En aquel momento, Hondarribia, exactamente la misma una gran parte de Euskadi, formaba una parte del Reino de Navarra. Un reino que se encontraba dirigido por el rey Sancho de Comprende. Fue este último, quien mando crear la fortaleza primitiva de Hondarribia, el castillo originario.

Una composición de carácter militar y planta cuadrangular, que, 200 años después fue robustecida por Sancho VII el Fuerte. Su localización estratégica, logró que este castillo fuera de suma importancia militar desde hace tiempo. Testigo de esto es dado que por este enclave hayan pasado los Reyes Católicos, el emperador Carlos V, Felipe IV o Felipe V entre otros muchos. Este castillo, fué históricamente comentando, el bastión de la resistencia de Hondarribia.

El enorme personaje principal de la entonces localidad amurallada. Entre los enormes personajes principales del asedio francés de 1638.

Asedio Francés: Este suceso histórico, se festeja anualmente el 8 de septiembre a través de el popular “Alarde”. Una festividad, que rinde gratitud a la Virgen de Guadalupe. Y sucede que, el Alarde tiene su origen en el triunfo que los hondarribitarras tuvieron frente las tropas del Rey Luis XIII de Francia a lo largo del asedio que estos últimos hicieron sobre Hondarribia.

A lo largo de dicho asedio, los hondarribitarras, juraron a la Virgen de Guadalupe que si salían airosos de aquella contienda se lo agradecerían cada año procesionando hasta su santuario. Tras 69 duros días, el pueblo de Hondarribia salió airoso de aquel asedio (7 de septiembre de 1638). El pueblo cumple lo prometido.

Fue en aquella temporada, en el momento en que el Castillo de Carlos V se transformó en la enorme figura de este pueblo vasco. Entre los espacios mucho más simbólicos de la ciudad.

Este ámbito de hechos históricos y casa de individuos consagrados, quedo en un estado lamentable después de las guerras de 1794 y 1808. El castillo, de propiedad privada, fue comprado por el municipio a inicios del siglo XX. Una vez a cargo de esta entidad pública, el edificio fue rehabilitado prácticamente completamente en el año 1959, para después, en el año 1968, fuera amoldado para el emprendimiento de hoy, el parador de turismo de Hondarribia.

Esto no es mucho más que un comprendio de la historia del Castillo de Carlos V, si les encanta la historia, les aconsejamos que indaguéis mucho más sobre el tema, les encantara.

Parador de Hondarribia.

El Parador de Hondarribia se encuentra dentro de los hostales mucho más demandados de todo Euskadi. Y no es de extrañar. Su situación estratégica, su impresionante presencia y su encanto, son razonamientos sólidos de su éxito.

En lo que se refiere a su localización, decir que nos ofrece la oportunidad de entender casi todo Euskal Herria sin perder enormes tiempos en desplazamientos. Un aspecto a tener en consideración si contamos planeado entender distintas zonas de Euskadi. Por su parte, su estética, tiene enorme relación con la función para la que fue desarrollado. El Castillo de Carlos V, siempre y en todo momento tuvo una función fundamental en la comarca del Bidasoa, resguardar al pueblo.

Una función protectora, que queda patente en su estética. Y sucede que esta colosal mole de sillería maciza, sin huecos ni ventanas, de claro carácter defensivo, tiene una estética exterior cuanto menos curiosa. Oscurísima, impresionante. Esta composición clasificada como casa-fuerte y clasificada como monumento, fue reconvertida en 1968 en Parador por el arquitecto Manuel Sainz de Vicuña. Desde ese momento, el Castillo de Carlos V, ha resultado ser entre los ejes del turismo en Hondarribia. Este parador, es el personaje principal primordial del noble casco histórico de la ciudad.

Un espacio compuesto por angostas calles de piedras, que nos guían intramuros mientras que conocemos ciertas edificaciones mucho más esenciales del sitio. Por otro lado, su interior, aún almacena una bonita compilación de entapices de 1630 que cuentan la crónica de Aquiles, sin ningún género de dudas, entre las proyectos mucho más esenciales que podemos encontrar en el parador.

Habitaciones Castillo Carlos V.

Las estancias del Parador de Hondarribia, prosiguen exactamente la misma línea que el resto de hoteles de la “cadena”. Extensas, distendidas y fáciles. Sin enormes alardes. Sin lujos. Con encanto. Protegidas por gigantes muros de piedra, cañones, armaduras y demás elementos históricos, este hotel nos transporta a la Edad Media.

Casi todos las estancias del castillo están situadas ambiente a un enorme patio interior. Un espacio lumínico, extenso y un poco idílico que nos deja contemplar el pasado, presente y futuro del Castillo de Carlos V con solo ver sus muros.

Si buscáis un espacio particular en el que poder gozar de una fuga para evadiros del bullicio, el Parador de Hondarribia puede ser una enorme opción. Les aconsejamos poseerlo presente en cualquier viaje a Euskadi.

Opinión del Parador de Hondarribia.

El Parador de Hondarribia nos atrajo con su pasmante estética exterior y nos acabó de conquistar con la calma que respiramos dentro suyo. Un cumulo de experiencias, que recordaremos con cariño. Un bonito recuerdo para el futuro. Un hotel, que aporto su pequeño grano de arena a fin de que nuestra última estancia en Hondarribia fuera sencillamente increíble.

Si tenemos en consideración tanto los servicios como la atención ofrecida por este lugar, tenemos la posibilidad de asegurar que casi todo estuvo a la altura de las condiciones, solo unos cuantos apuntes. Primero, decir que es un poco incomodo que los usados controlen el ingreso a ciertas áreas del hotel preguntando reiteradamente si somos o no huéspedes del hotel.

Segundo, la televisión, la ducha y otros elementos de las habitaciones, no son acordes al nivel que se estima de este género de establecimientos. En cuanto al resto, especial, para reiterar. Más que nada, el desayuno, terminado, local y de calidad.

Precio del Parador de Hondarribia.

Como la mayor parte de los Hostales, el valor del Parador de Hondarribia no es capaz para todos y cada uno de los públicos.

El valor medio de una habitación doble sobrepasa los 200€ por noche en régimen de hospedaje y desayuno. Una cuota, a la que debemos agregar otros costos como el aparcamiento (16€ por noche) en el caso de utilizar . No obstante, el interrogante del millón, ¿vale la pena abonar esa cuota para los servicios que dan? A nuestro enteder, todo es dependiente del criterio con el que afrontemos esta cuestión. Y sucede que, alojarse entre cuadros, alfombras y muros históricos, no es un aspecto del que logren alardear varios de los hoteles.

Se habla por consiguiente, de un hotel único, particular. Y como todos y cada uno de los servicios de este género, el valor a abonar tiende a ser prominente. Por otro lado, si valoramos los servicios de los que nos divertimos, la habitación y el desayuno, tenemos la posibilidad de saber que se tratan de modelos de enorme calidad. La habitación, extensa y sosegada, el desayuno de calidad y local (como el pastel vasco), nos dejó un buen gusto de boca.

No obstante, si todas y cada una estas cuestiones les son indiferentes, la contestación es clara, NO. No vale la pena abonar mucho más de 200€ por alojarse en el parador de Hondarribia.

Localización del Castillo de Carlos V.

Sin ningún género de dudas, entre los puntos fuertes del Parador de Hondarribia. Situado en la región alta de Hondarribia, en pleno Casco Histórico, la localización donde está el Castillo de Carlos V nos deja gozar de todos y cada uno de los encantos que nos da este cautivador núcleo urbano. Una proximidad, que provoca que tengamos la posibilidad conocer prácticamente cualquier punto de Hondarribia sin perder el tiempo en desplazamientos.

Por otro lado, su localización se antoja estratégica para saber tanto los pueblos del País Vasco Francés, como los pueblos de Gipuzkoa o la ciudad más importante de la provincia, Donostia San Sebastián. Una sucesión de espacios que nos encontramos seguros que les encantaran. ¿No es mal plan verdad?

Vistas del Castillo de Carlos V.

La Bahía de Txingudi, baña con sus aguas los pintorescos ayuntamientos de Hondarribia, Irun y Hendaia. Creando de esta manera, entre los ámbitos mucho más lindos de nuestra costa. Un vínculo amoroso entre el hombre y la naturaleza, que nos obsequia un paraje de ensueño.

El rió Bidasoa, contribuye a este idilio su pequeño grano de arena desembocando sus aguas en este pasmante rincón. Andar, nadar, pescar o sencillamente pasear por la orilla de la Bahía de Txingudi se antoja importante.

Les aconsejamos gozar de este sitio, a siempre y en todo momento nos transmite mucha paz y armonía, ojalá a nosotros asimismo. Por su lado, el Castillo de Carlos V, nos da gozar de este ambiente desde su terraza. Y sucede que todos los elementos arriba nombrados, se tienen la posibilidad de ver perfectamente desde la mayor parte de las terrazas y ventanas de este parador. Una atalaya, lugar desde donde poder contemplar este fabuloso sitio de la costa vasca.

Dónde estacionar.

Si bien el Parador tiene estacionamiento propio, hay muchas otras alternativas para estacionar de forma gratuita nuestro vehículo en las inmediaciones del Castillo de Carlos V.

En este sentido, tenemos la posibilidad de aparcar nuestro vehículo al lado del Vecindario de la Marina o en las inmediaciones del Baluarte de la Reina, al lado de la muralla. En los dos casos, el ingreso al casco histórico está de manera perfecta señalado y rehabilitado. Este aspecto se ve con perfección en la calle “Sabin Arana Goiri” donde hace unos años se edificó un ascensor que une la parte alta y baja de la ciudad en solamente unos segundos. Una genuina joya, ¡y gratis! A propósito, hay múltiples zonas de Hondarribia donde está predeterminado el servicio de OTA (Ordenanza de tráfico y estacionamiento), aseguraros antes de estacionar.

Dónde comer en Hondarribia.

Si bien varios lo ignoran, el Parador de Hondarribia no tiene lugar de comidas propio, únicamente da servicio de desayuno. Nada de lugar de comidas. Eso sí, en su bar, proponen tartas que meritan la pena probar. O al menos, nos divertimos bastante con .

Entre las opciones para comer que podemos encontrar en el término municipal de Hondarribia, resaltamos 3 sitios de comidas de enorme calidad. 3 establecimientos, que nos encontramos seguros de que no les defraudaran. Pluralidad gastronómica para distintas concretes de pasajeros, que engloban un bonito abanico de deseos y opciones.

Todas y cada una de las opciones arriba mentadas, son completamente aconsejables. Es mucho más, hemos visitado estos sitios de comidas en distintas años y estaciones y jamás nos han defraudado. Una apuesta segura.

Aguardamos vuestras críticas y recomendaciones. Como mencionamos en Euskal Herria, on egin! (que aproveche en euskera).

Qué ver en Hondarribia.

Hondarribia pertence a los pueblos mucho más lindos de Euskadi. Un núcleo urbano, que cuenta entre sus límites con espacios y servicios de todo género. Mucho más terminado irrealizable. El casco histórico amurallado (Grupo Monumental), el colorido vecindario de la Marina, el monte Jaizkibel o la playa, son varios de los espacios mucho más representativos de la ciudad, pero no son los únicos. Hete aquí un mimado resumen de todo cuanto podéis ver y realizar en Hondarribia y aledaños. ¡Aguardamos que les agrade!

  • Arma Plaza / Plaza de armas.
  • Mirador del monte Jaizkibel y la ermita quiere Guadalupe.

Vídeo del Castillo de Carlos V.

Como es frecuente, hemos acompañado a las expresiones y también imágenes de este informe con un pequeño audiovisual. Un vídeo que hemos subido a nuestro canal de YouTube para mostraros el exterior y también interior del Castillo de Carlos V, parador de Hondarribia. Aguardamos que a través de este vídeo les podáis realizar un concepto de lo que les espera en este increíble castillo de Hondarribia. Si les agradan esta clase de vídeos sobre Euskadi, les aconsejamos que les suscribáis a nuestro canal de YouTube, seguramente halláis mas de un vídeo que les llama la atención.

Como habéis podido revisar, el Castillo de Carlos V, es una de edificación de un valor arquitectónico único. Un espacio, donde poder reposar estupendamente. Alojarse en el Parador de Hondarribia es un lujo y su desayuno bufé, un obsequio para los sentidos. Sin ningún género de dudas, una experiencia inolvidable. Si tenéis cualquier duda o sugerencia, les aconsejamos usar el sistema de comentarios de este producto para hacérnosla llegar. Intentaremos contestar cuanto antes. Ondo pasa!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí