Inicio Actualidad Quizás Juana no estaba tan loca

Quizás Juana no estaba tan loca


Como dice la vieja canción, los chicos del barrio la decían loca. Con la diferencia de que, en el caso de Juana I, esos chavales que señalan y acusan son casi todos los libros de historia hechos en el último medio milenio. La hija de los Reyes Católicos, heredera de sus coronas y, por tanto, la primera monarca de lo que conocemos como España, es uno de esos personajes irremediablemente ligados a un apodo que acaba desdibujando los demás aspectos de su biografía y de su personaje: es Juana la Loca, un eslogan que no deja lugar a grandes matices. Y todavía Su caso debería requerir mil aclaraciones, que conviertan a la famosa reina enajenada en una figura emblemática de la historia que no se cuenta o, a lo sumo, está a la mitad y mal contado.

«Para mí Juana es el paradigma de la historia de la mujer, aunque hay otros que estructuran el discurso sobre el agujero negro en el que la historia nos ha dejado gente que no hemos sido hombres, blancos, heterosexuales … Juana representa la historia que quiero que contar », resume Déborah García Sánchez-Marín, quien en su libro ‘España es esto y todo lo demás’ (editado por la editorial Temas de Hoy) emprende un viaje por los huecos que han quedado en la historia de nuestro pasado , sus recovecos y recovecos, sus márgenes, lo que se ha tapado o dejado de lado. El historiador vitoriano considera la ‘idea de España’ como un señor patata al que se han colocado solemnemente determinadas piezas, por lo que entre los componentes descartados ha habido material que, a muchas personas, les permitiría identificarse de forma más eficaz con el concepto. «No pasa nada que diga que hemos construido España, o que privilegiados blancos la han construido, y que hemos dejado muchas historias por el camino que no interesaban al ‘mainstream’, la historia oficial. Es hora de recuperarlos para entender mejor quiénes somos ahora, de dónde vienen algunos conflictos de los que somos muy conscientes ”, explica el autor.

deborah garcia kldE

«Nos hemos perdido muchas historias por el camino y es hora de recuperarlas para entender quiénes somos»
déborah garcía sanchez-marín

Allí aparece Juana, la reina relegada y reducida a clasificatoria. “Cada vez que la tachan de loca, nadie denuncia que fue víctima de casi todos los hombres que eran importantes para ella”, dice Déborah García. La biografía estandarizada de la reina se centra en una pasión que toma y consume: se iba a casar con Felipe el Hermoso por obligación, pero, en cuanto lo conoció, la atracción mutua fue tan intensa que incluso pidieron adelantar la consumación. del matrimonio, una demanda inusual de su tiempo. «La abuela de Juana estaba cautiva y su madre sufría ataques de celos, porque su padre había sido bastante mujeriego, así que Juana ve que puede marcar la diferencia casándose por amor. Pero, por mucho que Juana amaba a Felipe cuando la conoció, luego tiene muchos amantes y ella ve cómo la historia se repite: los celos, como su madre, y el encierro en la corte de Bruselas, cautiva como su abuela. .. Eso de alguna manera la volvió loca, la hizo sufrir de depresión o, como decían entonces, cierta melancolía. Su supuesto engaño se convirtió en el argumento ideal para que tanto su esposo, su padre como su hijo ignoraran sus legítimos derechos, anularan su reinado y la condenaran a medio siglo de prisión. La iconografía posterior consagró esa imagen de desequilibrio que sigue pesando como una losa, a través de las pinturas del siglo XIX que se deleitaron con la macabra historia de su doloroso viaje a Granada acompañando el ataúd de su marido.

«Si Juana hubiera sido hombre, ¿hoy hablaríamos de Juan el Loco?»

«Quizás sí, pero la diferencia más importante sería que probablemente él tenía el poder efectivo». ¡Ha habido muchos, muchos, muchos reyes que han pasado a la historia con el epíteto de locos pero han podido gobernar! En el caso de Juana, decir que estaba loca era una forma de alejarla para que su padre gobernara como regente y para que su hijo apareciera como rey en lugar de regente.

«Los biógrafos no son los mismos cuando se trata de la vida de mujeres y hombres», dice Déborah García. De hecho, a menudo una cosa está subordinada a la otra. Este es el caso en el momento más decisivo para la identidad española: 1808, la Guerra de la Independencia, en el que hubo mujeres que destrozaron lo que se consideraba su espacio natural y lucharon o se convirtieron en enfermeras. Algunas de ellas acabaron incorporándose a la historia oficial, pero con un mito romántico que acarreaba prejuicios y también, en ocasiones, cierto delirio: «Las historias de mujeres escritas y controladas por hombres utilizan a Agustina de Aragón, Manuela Malasaña o al mujeres que atendían a los heridos para decir que saltaron de sus casas para ayudar a los soldados. No se lee en términos de la historia de la mujer, de cómo eso supuso una explosión, de cómo dejaron sus contextos, sus hogares, ese ser un ángel del hogar. Se dice que Agustina de Aragón estaba enamorada y luchó porque su marido había sido asesinado. Probablemente también, pero eso no significa que abandonara su contexto concreto, como hicieron otras mujeres, para ayudar a defender las ciudades. En ese momento, las mujeres dieron un paso adelante: no por los hombres, no porque estuvieran alienadas, sino porque lo dieron, saltaron las limitaciones impuestas por el tiempo.

Un paso adelante

‘España es esto y todo lo contrario’ traza una ‘historia emocional’ de nuestro país deteniéndose en once fechas (algunas obvias, como 1808, 1898 o 1939; otras no tanto, como 1749, año del allanamiento que en El amanecer llevó a la cárcel a casi nueve mil gitanos) y en el camino está rescatando hechos que no se han incorporado al cliché de la identidad nacional. En gran medida, es un viaje doloroso, un Vía Crucis que escucha a mujeres de la época visigoda como Gala Placidia, esposa de Ataúlfo, violada y humillada públicamente por Sigerico, o como Clotilde, la reina consorte de Amalarico, disgustada por no hacerlo. querer convertirse al arrianismo: «Las fuentes documentales son tan escasas que el hecho de que tantas veces se denuncie el abuso que sufrieron me hace pensar que debió ser extremo», apuntar a esas mujeres. O se detiene en Rosa Cortés, la gitana que cavó con un clavo para escapar de la cárcel con sus amigos y compañeros. O tome nota de las innumerables mujeres agredidas sexualmente y asesinadas en esa Guerra de Independencia, «tanto por soldados franceses y polacos, como por españoles e ingleses». O en los excombatientes de Cuba y Filipinas, «abandonados por las instituciones, condenados a la mendicidad, lisiados, enfermos y desnutridos», como el que se ató de pies y manos y se tiró al estanque del Retiro. O, en resumen, en las milicianas de la Guerra Civil, que sirven como emblema de la mujer protagonista de su propio destino, pero que también sufrió el acoso y el desprecio de muchos compañeros: «Los hombres son socialistas, comunistas o anarquistas de cintura para arriba», reprochó uno de ellos con una frase demoledora.

«¿No llegó la igualdad?»

–Les amaba la milicia, pero no demasiado: solo un paso por delante. Al final pasó lo de siempre: se usaron para discursos e historias, pero nunca hemos escuchado a esas mujeres, que dicen que en un momento determinado las mandan a la retaguardia, a ocupar puestos en las fábricas, y le explican a nos cuenta cómo estaban dando Shots con otros pero de repente fueron acosados ​​o violados. Cuando vislumbraron su liberación, el paso atrás se produjo de nuevo. Es importante recuperar las historias de mujeres y ponerlas al mismo nivel que las historias oficiales, porque esto crea una historia más caleidoscópica, más justa, más real, con más carne y sangre.

Al margen

Los expulsados.

“La atención a las voces y las historias de los expulsados ​​nos permite saber quiénes éramos y quiénes estamos siendo”, dice el historiador, que enfatiza disfunciones que de alguna manera nos siguen afectando, como considerar instintivamente a un visigodo más español que un nazarí. Su reseña hizo parada en 1492 y también en la expulsión de los moriscos en 1609, bajo el reinado de Felipe III, el Piadoso.

Los perseguidos.

Entre 1499 y 1783 se aprobaron en España doscientas cincuenta leyes contra el pueblo gitano, una media de casi una por año. El momento más dramático de esta persecución llegó a mediados del siglo XVIII, cuando se decidió el encarcelamiento general de los gitanos: la gran incursión de 1749 apresó a 9.000 personas, las destinó a galeras y las encarceló y trabajos forzados. La liberación comenzó quince años después. «No hay otras personas que hayan sufrido este tipo de discriminación».

Música y movimientos
espana esto kldE U120620641794VkE
Detalle de la portada del libro.

Déborah García Sánchez-Marín pretende reflejar un país «mucho más diverso, plural y rico» a través de figuras y hechos sin lagunas en la historia ‘oficial’. Su enfoque heterodoxo alcanza también el tono de algunos pasajes de su libro, que escapa a la pomposidad de la historiografía más severa: aquí los personajes tienen «movimientos» y los capítulos están protagonizados por letras de canciones, desde Los Nikis hasta Berri Txarrak. Y, por supuesto, la suya es una visión ligada a su perfil personal, tan huérfana de referencias en la tradición académica: «Hobsbawn decía que escribía desde su lugar en el mundo, como un europeo privilegiado, y quiero que se destaque que escribo historia desde el problema que ocupo por ser mujer, no heterosexual, etc. –argumenta–. Exijo encontrarme en el pasado como sujeto ».

.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

La última Navidad de Melania en la Casa Blanca

Melania Trump pasará su última Navidad en la Casa Blanca. Hoy, a pesar de ser un día triste para su esposo, quien cedió...

Intervinieron 600 gramos de hachís escondidos en tres envases de turrón en San Andrés del Rabanedo

Agentes de la Policía Nacional de la Comisaría de San Andrés del Rabanedo Procedieron a identificar y detener a un hombre como presunto autor...

Alemania extenderá las severas restricciones hasta el 20 de diciembre

Alemania mantendrá estrictas restricciones para combatir el coronavirus, incluido el cierre de restaurantes, bares y hoteles, hasta al menos el 20 de diciembre y...

León firmará 460 nuevos contratos en la campaña del Black Friday, una de las cifras más bajas

La campaña de Viernes Negro 2020 Será atípico por la crisis sanitaria vivida y la incertidumbre provocada por la segunda ola de contagios, el...

Comentarios Recientes