Inicio Vivir Bien Reglas para usar bien los termómetros en la era digital

Reglas para usar bien los termómetros en la era digital


No es exagerado decir que no podemos vivir sin ellos. Y en estos tiempos de pandemia menos. Los termómetros son hoy los protagonistas indiscutibles del día a día, dentro y fuera del hogar. ¿Cuántas veces puede usarlo al día ante el menor indicio de malestar? ¿Cuántos apuntan a tu frente con uno de ellos en tu viaje diario por la ciudad? Es inevitable someterse a su escrutinio cuando depende de unas pocas décimas que la vida siga siendo la misma.

Esta nueva realidad ha llevado a muchas casas para renovar las que ya tenían o comprar modelos con mejores prestaciones, al menos en apariencia. Según el último informe ‘Evolución del mercado farmacéutico español’, publicado por Iqvia este mes de septiembre, ningún otro producto de farmacia vivió tan espectacular crecimiento de ventas: 109,3% más En meses recientes.

Ahora bien, esta tendencia también se traduce en más errores y muchas dudas a la hora de utilizarlos. ¿Es mejor la pistola que miden con infrarrojos en la frente? Los nostálgicos del mercurio no dejan de confiar en las medidas de los digitales de contacto porque varían según dónde lo pongas o la hora del día. Y hay quienes apuestan por la última tecnología para tomar la temperatura con chupetes ‘sensibles’ o ‘pegatinas’ reactivas. Para evitar sustos, debes conocer una serie de reglas de uso y saber para qué casos se recomienda cada modelo.

La más popular ahora es la pistola, que con un infrarrojo apuntando a la frente arroja casi instantáneamente el cálculo. Pero no te dejes engañar, esto no recomendado para uso doméstico. Los técnicos de uno de los mayores fabricantes industriales españoles de esta (y otras) tecnologías, Lana Sarrate, advierten que estos termómetros «influyen en el medio ambiente». Una temperatura más alta o la exposición al sol pueden dar una medición más alta. Es más, «piel sudorosa, manchada, con maquillaje, etc.» pueden dar medidas incorrectas. Recomiendan «dejar que se caliente un momento antes de volver a usarlo» y, en caso de fiebre, repita la medición con una convencional.

Se han atendido niños al médico que han registrado décimas de 37,8 tras pasar una hora al sol en el patio. Posteriormente, revisado por el médico, se comprobó que se encontraba bien.

Marta Fernández, doctora en Enfermería que trabaja en Atención Primaria y dirige el proyecto CODEM Educa del Colegio Oficial de Enfermería de Madrid, lo tiene claro. «El más recomendado es el termómetro de contacto digital. Los frontales son más caros y se utilizan cuando se necesita velocidad y evitar el contacto. Pero en casa lo convencional es más confiable«, Explica. El que no recomienda es el chupete que mide la temperatura.» Es lo peor «, dice.

La otra gran pregunta es donde es mejor ponerlo. El especialista aconseja que ni en la boca ni en el ano. Este último (solo para los más pequeños) proporciona mediciones más altas que pueden conducir a errores. En boca, por su parte, sería necesario ponerlo debajo de la lengua para que el resultado sea fiable, y esto, además de incómodo, en ocasiones es imposible de conseguir. Así, señala la citada especialista, «el mejor lugar es la axila porque da una mejor referencia a la temperatura central», explica.

Y da otras pautas: «hay que limpiarlo siempre con alcohol antes y después de ponérselo y cuando pite, déjalo actuar un poco más porque a veces tienen que terminar la medición demasiado pronto. También recuerde no llevar el termómetro demasiado caliente y no tomar ni administrar antipiréticos antes de la medición. Esto, aunque parece muy básico, «es uno de los errores más frecuentes» que se ven en la consulta.

También existe confusión sobre qué es la fiebre. «Hasta 37,9 es fiebre», advierte la enfermera, que invita a todos a conocer su temperatura basal. Hay quien lo tiene bajo (35,5º) de forma habitual y no está enfermo por eso. También hay mejores momentos del día para tomarlo. “Entre las 8 y las 10 de la mañana y las 8 y las 10 de la noche, coincidiendo con los ciclos circadianos del cuerpo”, dice Fernández. Las mujeres deben tener en cuenta el ciclo menstrual: la temperatura sube en ese momento y esas décimas que sienten pueden no tener nada que ver con Covid-19.

Una pequeña historia

Los inicios.

La base del termómetro es que los fluidos se expanden con la temperatura. Los sabios antiguos intentaron hacer una regla para medir la temperatura usando aire y agua y experimentaron con una columna de aire en un tubo con un extremo en un recipiente de agua coloreada.

1610.

Galileo lo probó con vino y así logró probar el primer termómetro de alcohol, pero sin escala.

1612.

El inventor italiano Santorio Santorio se convirtió en el primer inventor en poner una escala numérica en 1612. Fue quizás el primer termómetro clínico, ya que fue diseñado para tomar la temperatura de un paciente poniéndolo en la boca.

1641.

El primer termómetro sellado fue diseñado en 1641 para el Gran Duque de Toscana: usaba alcohol y tenía marcas de grado. Sin embargo, aún era inexacto y no utilizó ninguna escala estandarizada.

1714.

El físico Fahrenheit fue quien inventó el primer termómetro moderno. Inventó el termómetro de alcohol en 1709 y el termómetro de mercurio en 1714. En 1724, se introdujo la escala de temperatura estándar que lleva su nombre y se utilizó para registrar con precisión los cambios de temperatura. Originalmente, la temperatura del cuerpo humano era de 100 ° F en la escala Fahrenheit, pero desde entonces se ha ajustado a 98.6 ° F.

1867.

El médico inglés Sir Thomas Allbutt inventó el primer termómetro médico práctico que se utiliza para medir la temperatura de una persona en 1867. Era portátil, de unos 15 cm de largo y capaz de registrar la temperatura de un paciente en cinco minutos.

1984.

El último avance en el mundo de los termómetros es el termómetro de oído, que fue inventado por Theodore Hannes Benzinger durante la Segunda Guerra Mundial. David Phillips inventó el termómetro de oído infrarrojo en 1984.

2007.

Los termómetros digitales, ahora popularizados después de que el mercurio fuera prohibido en España en 2007 debido a su toxicidad, tienen sensores electrónicos que se encargan de medir la temperatura. La información recopilada se convierte mediante microchips en información legible (números y letras) y se observa a través de una pantalla.

.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

La esposa de Bárcenas recoge la orden que le da 10 días para ingresar a prisión

Rosalía Iglesias, esposa del ex tesorero del PP Luis Bárcenas, ha acudido este viernes a la Audiencia Nacional a cobrar la resolución que...

Luz verde para demolición de edificios en la Ronda Interior de León por 151.093 euros

El Ayuntamiento de León ha adjudicado el contrato de las obras de demolición de edificios afectados por la apertura de lala vía de...

Noticias, información y última hora de las nueve provincias de Castilla y León La Junta adelanta a octubre el segundo pago de los conciertos...

los Gestión Regional de Servicios Sociales Avanzará a octubre el segundo pago de los conciertos en los centros de atención a personas mayores...

El inicio de la temporada en las estaciones de esquí leonesas, en el aire

La preocupación de las estaciones de esquí leonesas en esta época del año suele centrarse en las bondades de la temporada que se...

Comentarios Recientes