Mirador de Valderejo

Subida a Santa Ana, el escarpado pico que cierra la sierra de Artzena y marca los límites del Parque Natural de Álava en el desfiladero de Purón

En el extremo occidental de Álava, la sierra de Artzena sirve de muga natural con el valle de Tobalina de Burgos. Este modesto pero abrupto trazado discurre de noroeste a sureste por poco menos de 15 kilómetros entre las gargantas de los ríos Ebro (S) y Purón (N). Su pico más septentrional es Santa Ana, una montaña de perfil cónico cubierto por un denso bojedal que limita su ascenso al único camino que conduce a su cumbre y que comienza en el Col di Santa Ana y se eleva en el extremo sur del Parque Natural. de Valderejo, del que es un inmejorable punto de vista, y sobre el desfiladero del río Purón, cuya erosión ha creado un bello corte en la montaña repleto de cascadas, pozas y estrechos pasajes. Aprovecharemos para completar una ruta circular que, partiendo de la ciudad de Herrán de Burgos, rodea la montaña, visita la ciudad abandonada de Ribera y atraviesa el desfiladero en su totalidad. A la entrada de Herrán, un aparcamiento con licencia evita el caos automovilístico que se formaba en su calle principal los fines de semana y en verano. Atravesamos su bonita y cuidada masía, cuya fundación se remonta al año 890, dejamos atrás el molino (a la derecha) y entramos en el desfiladero, en su tramo más ancho. Caminamos por un camino rico en historia ya que este cañón, también conocido como La Hoz de Flavio, fue una de las vías de comunicación más importantes del Valle de Tobalina desde la época romana y a lo largo de la Edad Media. Fue utilizado por la repoblación foramontana en los siglos IX y X y se conocía como la ‘Calzada Vía Erelma’, en realidad un ramal de la Vía 27 del Itinerario Antonino que partía de Briviesca, atravesaba el frío, atravesaba el desfiladero y llegaba al valle de Losa, donde conectaba con otras carreteras que llegaban a Bizkaia.

HITOS

  • Santa Ana:
    1.039 metros (TGIF: 30T 481498.00 E 4743072.00 N)

  • Cómo llegar:
    Desde Bilbao, BI-636 hasta Sodupe, BI-2604 hasta Artziniega, BU-550 (vía punto Angulo) hasta Pedrosa de Tobalina, BU-532 hasta Ranedo y Herrán. Desde Vitoria, A1 / AP1 salida Miranda, A-2122 hasta Sobrón, BU-530 hasta Barcina del Barco, BU-532 hasta Herrán.

  • Cartografía:
    MTN 110-IV (Pedrosa de Tobalina) y 136-II (Quintana Martín Galíndez), 1: 25.000, por IGN.

Información MIDE

  • Programa:
    3h.10 ‘(1h.15’ de ascenso).

  • Distancia:
    10,0 kilometros.

  • Pendiente positiva:
    535 metros

  • Severidad promedio:
    2

  • Dificultades de orientación:
    2

  • Dificultad del terreno:
    3

  • Esfuerzo necesario:
    3

Un cómodo paseo con el río rondando a nuestra derecha nos lleva al segundo estrecho (0h.15 ‘), protegido por un portón, conocido como Los Puentes. Cuando el valle se abre, a la izquierda vemos unas ruinas adosadas al escarpe rocoso. Son los restos de la ermita de San Roque y San Felices. Podría construirse en el siglo VII u VIII, aunque su primera referencia documental se remonta al siglo IX. El río queda ahora a la izquierda y el sendero gana altura con más vigor hacia el propio desfiladero. Pero nos divertiremos más, cuesta abajo. Ahora seguiremos un desvío perfectamente indicado en una señal (0h.25) que asciende hacia el collado de Santa Ana, entre nuestra meta y Revillallanos. El camino sinuoso y pedregoso sube ávidamente, ofreciendo hermosas vistas del valle en algunas de sus curvas cerradas. En el punto de llegar a la loma (0h.55 ‘), una pista ancha asciende abruptamente a la izquierda hasta el cortafuegos de la línea de alta tensión, que seguimos hasta la torre más cercana. Allí mismo comienza el empinado sendero que, a través del bojal, asciende hasta la cumbre aérea (1h.15 ‘), una pequeña plataforma rocosa que alguna vez albergó la ermita que le dio nombre. Volviendo al puerto, cortaremos un camino marcado por un hito que vimos en la subida. Ya en el ancho collado herboso, solo tendremos que seguir el Camino de Santa Ana (puntos amarillos), que nos conduce a la deshabitada Ribera (1h.40 ‘), cuya iglesia ubicada en un cerro cercano ha atraído previamente nuestra mirada desde el cumbre. Desde Ribera se cruzan unos prados antes de entrar en el tramo más estrecho del desfiladero, lleno de cascadas, rápidos y pozas. Cuatrocientos metros más abajo salimos al tramo más ancho del desfiladero, donde pronto conectamos con el camino de subida para volver a Herrán (3h.10 ‘).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí