Inicio Vivir Bien Supervivencia en un entorno hostil, ¿cómo se hace?

Supervivencia en un entorno hostil, ¿cómo se hace?

Supervivencia en un entorno hostil, ¿cómo se hace?

En el momento en que algunos espectadores vieron a ‘Rambo’ (‘Acorralado’, 1982) abrir un compartimento del cuchillo y sacar aguja y también hilo para coserse una herida, corrieron a las armerías a comprar el suyo. Contemplar a Tom Hanks sufrir 4 años en una isla desierta (‘Náufrago’, 2000), aprendiendo a hacer fuego tras varios ensayos y fallos y sacándose una muela a golpe de cuchillo, da qué pensar sobre la necesidad de adquirir estos saberes. La lectura de ‘Walden’ (ensayo de Henry David Thoreau sobre la vida en los bosques anunciado en 1874) empujó a Chris McCandless, cuya historia real se refleja en la película ‘Hacia sendas salvajes’ (2007), hasta lo más profundo de Alaska para experimentar la naturaleza con una bolsa de arroz, un rifle y un manual de supervivencia, aventura que acabó mal pero que sigue inspirando a otros. Además hay quien cree que el fin del mundo con zombies de ‘The Walking Dead’, o bien, algo más plausible, una pandemia, transformarán el mundo que conocemos en otro gobernado por la ley del más fuerte.

Son ese tipo de historias que nos colocan en ocasiones extremas para las que no nos vemos preparados. Y nos gustaría estarlo. Aunque lo que debe encontrarse detrás de todo esto es el cariño por la naturaleza y el deseo de entender vivir según sus reglas, algo que las últimas generaciones hemos ido despreciando, convirtiéndonos en la única clase que vive de espaldas al sitio al que forma parte, desconociendo sus leyes más escenciales a favor de las virtuales, tecnológicas, digitales… Porque hemos olvidado lo mucho que nuestros abuelos sabían de su entorno y nos amedrenta lo poco que conocen nuestros hijos. Ahondando en la crisis climática que sufrimos, ya lo afirmaba Jacques Cousteau: «Unicamente se protege lo que se quiere, y solo se quiere lo que se conoce».

El aventurero

«La gente se está dando cuenta de que la supervivencia está más cerca de lo que pensaban»

«La multitud se da cuenta de que la supervivencia está más cerca de lo que pensaban»

Gerard van den Berg es guía de la European Wilderness Education School (www.europeanwildernesseducationschool.com), que proporciona cursos de supervivencia de diferente duración y contenido en Doñana, Guadarrama, Pirineos, Alpes… Van den Berg no se ha visto jamás en una situación de supervivencia sobrevenida, mas en su trabajo «siempre está presente como parte intrínseca de la aventura. Desde subir montañas desconocidas en Siberia a -55ºC y terminar prácticamente sin comida, a quedarnos atrapados por un temporal de nieve en Alaska sin poder salir, pasando por las amenazas de milicias en Pakistán o ser propósito de acciones de personal corrupto en Kirguistán».

Su escuela da cursillos básicos a partir de dos días, un curso académico para los que quieren convertirse en guías y atiende a las compañías que ofrecen este estudio a sus líderes y empleados como forma de desarrollar capacidades. En todos y cada uno de los casos, «desde una visión de conexión con la naturaleza». Confirma el especialista que estamos frente a un auge del interés por estas enseñanzas: las clases de iniciación y los cursos para ser guía están en crecimiento continuo, pero especialmente impactante es la demanda de las empresas, que en la situacion de su escuela «se ha multiplicado por diez en los últimos tres años».

Acepta que la televisión y las películas influyen en este interés, como además la vivencia que está siendo convivir con la Covid-19 y la incertidumbre que crea para el futuro: «La gente se da cuenta de que la supervivencia está más cerca de lo que pensaban, estamos en una situación de cambios e inseguridad, y la naturaleza además está mutando, con lo que se trata de un trabajo de conciencia, alén de aprender a potabilizar el agua o a llevar a cabo fuego».

– El Ártico, el desierto, la montaña… ¿En qué ámbito puede ser más difícil subsistir?

– Va a depender de varios factores: época del año, meteorología, tu experiencia y conocimiento de la zona, recursos disponibles, alejamiento de ayuda… No es semejante tener que subsistir en verano o invierno en el Ártico. No es semejante tener que hacerlo en la selva si sabes cómo, o en la mitad de un desierto de arena sin experiencia y conocimiento. Todavía hay varios pueblos que viven de la tierra en zonas recluidas en donde no aguantaríamos ni un solo día. Por tanto, el entorno más bien difícil para sobrevivir es el que no conoces, con menos elementos y donde más tiempo necesitas para adaptarte.

– Tuvo contacto con numerosos pueblos indígenas. ¿Cuáles de sus conocimientos podríamos utilizar ?

– Tengo gran interés en la experiencia y conocimiento de la gente que viven en armonía con la tierra. Como los Nenet de Yamalia, los Inuit de Groenlandia y los San del sur de África. Los San son cazadores y recolectores nómadas, y habitaron hasta finales del siglo XX la Reserva Natural del Kalahari Central. Han vivido casi exclusivamente de la caza y la recolección. Lo que nosotros tenemos la posibilidad de aprender de ellos va alén de entender qué planta comer, cómo seguir o de qué forma hacer un arco con una flecha con veneno para cazar un kudu. Son personas amables, humildes y con un sentido profundo de pertenencia a la naturaleza. Un pueblo pacífico que no comprendía de propiedades ha terminado por adaptarse en uno de los ambientes más hostiles de la tierra, ya que su desplazamiento o bien la aniquilación de parte de otros conjuntos prosigue ya hace siglos.

El tallador prehistórico

«Se puede hacer fuego utilizando cristal o las gafas. Incluso con una bolsa transparente llena de agua»

«Se puede llevar a cabo fuego utilizando cristal o bien las gafas. Incluso con una bolsa transparente llena de agua»

Mikel Aguirre es arqueólogo, profesor de Prehistoria de la Facultad Nacional de Educación a Distancia (UNED) de Bergara y experto en tecnología lítica, algo que le sirve para impartir un curso de talla de sílex en la Escuela de Supervivencia Deportiva de La capital española (http://esdm.es/). «Les muestro cómo obtener utilidades básicas con rocas, siguiendo las técnicas de la Prehistoria. No les enseño a construir un cuchillo de supervivencia, sino más bien a golpear la piedra, el sílex fundamentalmente, para sacar un filo, algo que ya hacían los primeros Homo habilis hace tres millones de años, y seguimos la lógica evolutiva de esa tecnología, pues cuando el cerebro incrementa de tamaño implica más grande complejidad; primero hacían cantos tallados, luego configuraban núcleos (masa de roca homogénea) para sacar lajas de estilo Neandertal hasta llegar al Homo sapiens, con la capacidad de crear cuchillos inmejorables, con un filo mejor que el del acero, y esto con sílex». De hecho, Aguirre provee al reconocido restaurante guipuzcoano Mugaritz de cuchillos que mismo fabrica con este material, del que varios no entendemos ni el aspecto que tiene en la naturaleza. «Es subjetivamente abundante según dónde, pero si no lo encontramos tenemos la posibilidad de usar otras rocas con excelente resultado, útiles válidos para desollar y despiezar un animal o bien cortar cañas o leños y hacer un refugio. Golpeas el sílex con un canto rodado y, si sabes dónde ofrecerle, en cinco segundos tienes un filo».

Otra cosa absolutamente necesaria en una situación de supervivencia es hacer fuego, algo que se puede hallar de varias formas y que se conoce desde hace más de 300.000 años. Una de se ve a la perfección en la película ‘Náufrago’, hablamos de frotar una tablilla «donde se hace un agujero para mover la madera, con un pequeño tajo en el medio para que circule el aire, y necesitamos un nido de paja para recibir la brasa cuando surge. Mas además se puede sacar chocando determinados minerales con el sílex o bien utilizando cristal o los lentes. Incluso con una bolsa transparente llena de agua».

El legendario Boreal

«Jamás hay que beber agua del mar y tampoco nuestros orines por el alto contenido en sales y productos de desecho»

«Jamás hay que beber agua del mar y tampoco nuestros orines por el alto contenido en sales y productos de desecho»

El granadino Carlos Martínez, popular como ‘Legendario Boreal’ es el responsable de la Escuela Boreal Supervivencia (borealsupervivencia.com), que da sus tutoriales básicos durante un par de días en el entorno de Sierra Nevada. Tras la primera lección, consistente en transmitirles el cariño por la naturaleza, llega la segunda: «hacerles ver la verdad de la supervivencia, eliminando mitos y fantasías que logren ponerles en peligro». Por fin, el temario tiene dentro psicología de supervivencia, preferencias en una situación de este tipo, primeros auxilios, señalización de salve, protección y cobijo improvisado, obtención y purificación de agua, orientación básica (brújula, mapa y otros elementos), obtención de alimento, producción de fuego por distintos métodos y tecnologías primitivas. Terminada esta iniciación, el entusiasmado va a poder entrar a otros cursos, como el de supervivencia en el mar, en desierto, en nieve… También oferta monograficos: orientación y navegación terrestre, cabuyería (llevar a cabo nudos), obtención de fuego…

– En el momento en que se sale a la naturaleza es considerable llevar un kit de supervivencia.

– Antes de eso hay que tener mucho sentido común y respeto a los ámbitos naturales. Primero, entender la ruta de seguro o bien llevar guía, procurar ir acompañado, consultar siempre la meteorología, dejar aviso de la ruta y del tiempo de duración, adaptarte a tu nivel físico y técnico, llevar ropa, alimento y agua suficientes y móvil inteligente totalmente cargado. Con respecto al kit, tenemos la posibilidad de comprarlo ya hecho o bien fabricarnos uno con una caja metálica donde meteremos una pequeña navaja, pastillas potabilizadoras de agua, un encendedor, cerillas o bien pedernal, una linterna, silbato, mini brújula y manta térmica. Y llevar un botiquín de viaje.

– ¿Qué comprender es el básico? ¿El fuego, potabilizar agua, sanar lesiones, orientarse con el sol, llevar a cabo una cabaña…?

– Lo primero es no caer en pánico, ya que nos bloquea y podemos hacer cosas de las que nos arrepentiríamos. Es nuestro más grande enemigo. Debemos pararnos, coger aire intensamente. Una vez pasado el pánico solo tendremos miedo y ese es nuestro aliado, pues nos hace estar más alarma de lo normal. Después es escencial priorizar, evaluar la situación. Si hemos sufrido un accidente, lo prioritario es ofrecer los primeros auxilios a los damnificados. Después dependerá de la hora del día en la que nos encontremos (cuánto queda para oscurecer), del tipo de tiempo (no es semejante la alta montaña que el desierto), de las pretenciones que debemos cubrir en primera instancia (refugio, fuego, agua, alimentación, orientación…). El orden ‘habitual’ a continuar es: primeros auxilios, señalización de rescate, refugio, fuego, agua, alimentación, orientación y escape.

– ¿Y beber agua del mar?

– Jamás, y tampoco nuestros orines por el alto contenido en sales y artículos de desecho. Las balsas de emergencia de los navíos llevan agua, alimentos y primeros auxilios. En caso de agotarse, guardaremos cualquier recipiente para recolectar lluvia o intentar llevar a cabo un dispositivo tipo ‘alambique’ para destilar la del mar y transformarla en potable.

«He podido ser valiente, y encararme a mis miedos e incertidumbres»

Ivet Piqué es una muchacha de 26 años habitante en el Pirineo Catalán, un caso de muestra de cómo las mujeres empiezan a ganar terreno en una actividad hasta hace bien poco predominantemente masculina. A fines de septiembre empezó el curso ‘Wilderness Guides’ de primer nivel en la European Wilderness Education School: «Al comienzo no tenía ninguna expectativa clara, puesto que en realidad no sabía muy bien dónde me había metido. ‘¿Un curso de qué?’, me preguntaba todo el planeta. ¿De liderazgo, de primeros auxilios en montaña y de habilidades de supervivencia? Ni yo lo sabía argumentar bien. Al final resultó ser considerablemente más que eso».

Afirma que desde el primero de los días sintió «una profunda felicidad de estar ahí, en ese sitio en las montañas, lejos del bullicio de la ciudad, sin cobertura y sin el espectro de la pandemia». Explica que enseguida notó cómo se zambullía «en un estado de consciencia y ligereza, agradecimiento y emocionalidad, percibiendo cada estímulo de mi alrededor y aprendiendo de mis compañeros e instructores y del entorno natural. Desde saltar al agua helada a la primera hora de la mañana, pasando por caminatas, meditaciones, juegos, clases teóricas, conversas profundas alrededor del fuego, construcción de cobijos y simulaciones de rescate: todo ha tenido encontronazo en mi forma de ver el planeta».

Y en solo algunas semanas, es ya totalmente siendo consciente de que este curso ha marcado el comienzo de un «enriquecedor desarrollo de transformación personal. Es una oportunidad para ser valeroso y ver adentro, enfrentarme a mis temores y también incertidumbres, y además sentir cómo se marchan abriendo puertas a novedosas y también infinitas posibilidades».



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

Abogado de Maradona denuncia negligencia médica: «Fue una idiotez criminal»

Matías Morla, agente y abogado de Diego Armando Maradona, no presenció este jueves el velorio del astro argentino y decidió denunciar en un comunicado...

La vacuna Oxford aumenta la inmunidad en personas mayores sanas

Continúa la cascada de noticias esperanzadoras sobre las vacunas covid. Horas después de que la farmacéutica Pfizer aumentara la efectividad de su fórmula...

Argentina se despide de Maradona

Argentina sigue en estado de shock. Muchos todavía no creen que "El Diego" esté muerto. Las lágrimas no acaban por despedir al...

Fallece de covid el inspector de Policía Pablo Martínez, padre y esposo de Triana y Montserrat, condenado por el crimen de Isabel Carrasco

Triana usó a su padre como escape: "Algunos policías están tratando de identificarnos"Triana Martínez, hija de Montserrat González, autor confeso del asesinato de Isabel...

Comentarios Recientes