Unos meses en el mercado bastaron para que Tarón Cepas Centenarias 2015 ganara la Medalla de Oro en la Cata de Primavera del prestigioso certamen internacional Mundus Vini, el más importante de Alemania y uno de los más importantes de Europa.

El jurado, formado por enólogos, productores, distribuidores, sumilleres y periodistas especializados de todo el mundo, otorgó el máximo reconocimiento a este vino 100% Tempranillo elaborado con uvas de cepas centenarias. Los viñedos, propiedad de una cooperativa de enólogos, están ubicados en Cuzcurrita de Río Tirón, en Rioja Alta, a más de 600 metros sobre el nivel del mar. Son la materia prima de un vino que, como explica Gonzalo Salazar de Gurendes, director de la bodega, “es un homenaje a quienes nos precedieron en el cultivo de la vid en el Territorio del Tarón. A nuestros bisabuelos y abuelos, que ya se dedicaban a la viticultura y que nos dieron una forma de hacer las cosas que queremos plasmar en nuestros vinos ».

De ese ‘savoir faire’ transmitido de generación en generación, nace este vino, que refleja fielmente la excelente añada 2015 de Bodegas Tarón. Fue una añada con buenas condiciones climáticas y un excepcional estado vegetativo y saludable del viñedo. Ese año, los viñedos de las zonas frescas de Rioja Alta con apenas una carga de producción produjeron vinos muy afrutados, con taninos elegantes y sedosos que destacan por su finura y buena estructura. Tarón Cepas Centenarias 2015 es un claro ejemplo de ello.

Para la elaboración las uvas han sido seleccionadas con un mimo exquisito. La vendimia se realiza de forma natural, en cajas de pequeña capacidad y se llevan con cuidado a la bodega, donde los granos que no dan el perfil se retiran sobre una mesa de selección. En definitiva, Tarón Cepas Centenarias se obtiene con uvas seleccionadas expresamente con la intención de hacer un vino especial.

Es una prioridad respetar al máximo la fruta. Se macera en frío los primeros días y se realiza un desfangado diario durante la fermentación. Al final de la fermentación alcohólica el vino pasa a barricas nuevas de roble francés donde permanece durante 18 meses.

La elegante botella de Tarón Cepas Centenarias 2015
La elegante botella de Tarón Cepas Centenarias 2015

Para la composición final, se cata barrica a barrica. Cuando está listo entra en botella y reposa en un portabotellas a temperatura y humedad controladas durante al menos 18 meses antes de su comercialización.

La enóloga Laura Manzanos comenta en su nota de cata que “su color cereza destaca a primera vista. Es limpio y brillante, de capa media. Muestra una nariz muy intensa de fruta roja madura, notas florales, especias dulces y cremosas debido a su estancia en barrica. Se aprecian sutiles notas ahumadas y ligeros toques balsámicos y minerales. En boca es sabroso, potente, redondo, graso y fresco por su buena acidez. Tiene un final largo y elegante gracias a sus taninos finos y suaves ”.

Tarón Cepas Centenarias 2015 se ha convertido en uno de los puntos de referencia de Bodegas Tarón y la excelente selección de la uva junto con un cuidadoso proceso de elaboración le valieron la Medalla de Oro Mundus Vini en tan solo unos meses en el mercado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí