Inicio Gipuzkoa Trabajadores de cobijes de Ulia y Ondarreta-La Sirena defienden la administración pública...

Trabajadores de cobijes de Ulia y Ondarreta-La Sirena defienden la administración pública frente a la amenaza de privatización

Trabajadores de cobijes de Ulia y Ondarreta-La Sirena defienden la administración pública frente a la amenaza de privatización

fotonoticia 20201105180026 120

SAN SEBASTIÁN, 5 Nov. (EUROPA PRESS) –

Los trabajadores de los cobijes juveniles municipales de Ulia y Ondarreta-La Sirena, frente a la «amenaza» del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de San Sebastián de privatizar la gestión estos equipamientos, han defendido la gestión pública de los mismos.

Los usados, que se han concentrado frente al Consistorio easonense, donde han explicado que la Comisión de Personal del Municipio también se hizo eco de la situación, han manifestado que «el Ayuntamiento tiene tomada su decisión, entre otras muchas cosas, porque no ha cubierto los puestos de técnico de cobijes, jubilado en 2019, ni el de encargado del albergue Ondarreta-La Sirena, jubilado en el mes de julio del año en curso».

En ese sentido, han señalado que los albergues juveniles municipales de Ulia y Ondarreta-La Sirena «son el reflejo de la sociedad donde se encuentran, de los valores que se han desarrollado durante los últimos 30 años desde los distintos departamentos municipales» y suponen una «opción al actual modelo turístico, del lucro sin conciencia social o bien medioambiental. Al fin y al cabo, sin escrúpulos».

Los trabajadores han apuntado que Ulia, por ejemplo, tiene certificado ambiental «por medio de las inversiones llevadas a cabo los últimos años en esta materia» y han advertido de que, en caso de privatizarse la administración, «el rédito a ese esfuerzo caería en manos de la compañía».

También, han destacado que los cobijes juveniles tuvieron el año pasado unos ingresos que rondan los 700.000 euros, los que «han ido ascendiendo notablemente desde el año 2010, a pesar de la desaparición de la figura del técnico de cobijes y el solicitado del albergue Ondarreta-La Sirena».

En esa línea, han advertido de que las privatizaciones «conllevan la precarización de las condiciones laborales y la temporalidad de la plantilla, repercutiendo todo ello en la calidad del servicio», al tiempo que han señalado que la presente plantilla persistente de los dos cobijes juveniles municipales de la ciudad «es de solamente siete personas y su categoría dentro del grupo de clasificación de los empleados públicos es de los más bajos (C-2)».

Los trabajadores han destacado además su «aptitud de adaptación» y que «el hecho de contar con una infraestructura municipal de administración directa facilitó que en 24-48 horas el albergue juvenil Ondarreta-La Sirena estuviera a predisposición del departamento de Acción Popular para responder a las necesidades del confinamiento de marzo».

«Todo ello ha contribuido, aparte, a suavizar el encontronazo del coronavirus en las arcas municipales, debido a que la ocupación de las instalaciones a lo largo de los tres meses de confinamiento no ha generado una factura plus», han defendido.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

El Reino de León consigue una reñida victoria en la pista de Xiria

El Reino de León mantuvo su condición de invicto en casa tras recuperar uno de los partidos aplazados por el covid-19. El equipo de...

El Pizjuán da aire a Zidane

El Real Madrid puso punto y final a su mala racha en Liga con un triunfo por mérito en Ramón Sánchez-Pizjuán que, como el...

El contraataque de un Levante superior truena al Getafe

El contragolpe futbolístico y la superioridad numérica durante los 83 minutos dieron al Levante una victoria balsámica, tras ocho partidos sin triunfos, ante el...

La Cultural de Idiákez nació en el Nuevo Ganzábal

El centro de atención estará en él, aunque desde el primer entrenamiento ha demostrado que el centro de atención debe estar en sus jugadores....

Comentarios Recientes