Inicio Kultura La Butaca Valeria Vegas: «A la gente trans les une únicamente esa etiqueta»

Valeria Vegas: «A la gente trans les une únicamente esa etiqueta»

Valeria Vegas: «A la gente trans les une únicamente esa etiqueta»

Cinco mujeres trans españolas de generaciones distintas se sientan a conversar sobre sus singulares puntos de vista, instantes recurrentes y desencuentros en », el documental de Atresplayer Premium. Ellas son Miriam Amaya, Carmen García de Merlo, Alex Saint, Lola Rodríguez y Valeria Vegas (Valencia, 35 años), la autora de las memorias de La Veneno (‘¡Digo! Ni puta ni santa’), y conductora del reportaje.

–¿Qué novedades diría que contribuye este documental?

–Es un tipo de documental que no se hacía en España ya hace muchísimo tiempo, que es el de dejar a la gente charlar sin que el interlocutor sea un agente externo. En otras ocasiones a lo destacado hemos visto entrevistas a personas trans, y era una suerte de documental, mas con un presentador, tipo Mercedes Milá, por el medio. Y eso rompe un poco, porque ya el trato se vuelve como bastante periodístico, y eso puede derivar incluso en que la persona no se abra del mismo modo. Y en un caso así, éramos nosotras cinco comentando con dos cámaras, hasta el punto de intentar olvidarnos de que existían. pienso que el documental tiene muy sensibilidad, que es algo que ha faltado mucho en esta clase de formatos.

–Aparte, hace de comunicadora.

–Soy como el hilo conductor, mas no por nada en especial, sino porque hacía falta que una de las cinco conociera la vida de las demás para que tuviese naturalidad el reportaje. Entonces, yo fui la que se informó de la historia de las otras cuatro, y voy un poco haciendo las cuestiones, que en ocasiones están editadas y no se ven, y se marcha encauzando todo.

–Además hace aparición Cristina Ortiz, La Veneno.

–Sí, porque deseaban que también estuviese presente a causa de la serie, y como existen esas cintas que yo grabé durante horas y horas, pidieron digitalizarlas. Parecía que las cintas eran una leyenda o una mentira, que en ocasiones se ha dicho, mas ahí están. Entonces, se escucha un poquito en la introducción a Cristina teorizar sobre su género.

–¿Llama la atención todavía a día de hoy que se hagan proyectos de esta forma, o bien la sensación es más un ‘ya iba siendo hora’?

–Más ‘ya era hora’. No porque no se hayan hecho, que se llevan realizando documentales de diferentes métodos desde principios de los 80, cuando se abre un poco más la vida de esta clase de información, pero lo que sucede es que no se hacían bien. pienso que aquí lo bonito es que cada historia es distinta. La conclusión que saca el espectador es que a la gente trans les une únicamente esa etiqueta, mas luego poseemos cinco vidas completamente diferentes en las que en ocasiones confluyen algunas ocasiones sentimentales, laborales, familiares… Es un reportaje que lúcida muy empatía.

–¿En algún momento pensó en que las memorias de La Veneno pudieran transformarse en una serie?

–Lo primero que pensé fue: ‘¡Ostras! Ya que llevaba razón: había una historia’. Más allá de no tener ningún acompañamiento en ese momento, siempre vi que había una historia muy deslumbrante con muchos elementos: el pueblo, llegar a Madrid, la transexualidad, la prostitución, la popularidad, la cárcel… Para mí fue constatar que tenía razón, y la acogida del público reafirma lo mismo, aparte de que, obviamente, está muy bien llevada a cabo. La sensibilidad que han puesto para llevar a cabo esta serie no se ha visto frecuentemente.

–¿Se hace extraño verse interpretada por otra persona?

–Se hace raro, mas lo veo con distancia, intentando no implicarme bastante para lograr disfrutarla como una espectadora más. Es extraño, mas a la vez Lola (Rodríguez) me preguntaba varias cosas, y había mucha base de documentación. Y luego también creaba situaciones, porque la serie tiene cosas que se ficcionan, como en todos y cada uno de los ‘biopics’. No es todo el rato todo como és.

–¿Cómo ha vivido la respuesta del público?

–Bueno, el libro lo escribí hace 4 años y la serie no deja de ser de Los Javis y las actrices, que son quienes deben llevarse ese mérito, así que tampoco deseo hablar mucho más de la serie (risas).

–¿Mas diría que este reportaje pone un tanto la guinda?

–Es obvio que se complementan, porque en el final la serie, aunque charla de la vida de Cristina, además abarca muchas problemáticas del colectivo, y en el reportaje se charla de ellas. La diferencia es que una es ficción, y la otra, la realidad de un reportaje.

–¿Cuánto cree que tienen la posibilidad de ayudar estos proyectos?

– creo que bastante. Siempre va a haber un individuo de doce años, igual que un día yo lo fui, y siempre viene bien en esa soledad del preadolescente o de la infancia darte cuenta de que hay gente como tú y que hay situaciones positivos y una visibilidad, y cerca de , un acompañamiento.

–¿Dónde falta más por hacer?

–Entre otras cosas, el campo de lo audiovisual se encontraba muy falto de visibilidad en España. La prensa siempre abarca entrevistas, reportajes… en el momento en que llega el Orgullo, pero no en la ficción en cine y televisión.

–¿Y la transfobia?

–La transfobia es transversal y existe en todas las ramas, en toda la sociedad: gente joven, gente mayor, las instituciones, las leyes… mas también es verdad que las leyes, afortunadamente, fueron avanzando. No es lo mismo legislativamente este país, ya no digo en los tiempos de la Transición, sino más bien a mediados de los 90, que en este momento. En este momento, por ejemplo, existe el delito de odio, y todo eso suma a favor, mas todavía queda. Prosigue habiendo casos donde es muy latente la transfobia.

–Pablo Iglesias elogió ‘Veneno’. ¿Es considerable que este tipo de proyectos lleguen a los políticos?

–Es muy importante, porque ellos son en el final los que van al Congreso y deben estar sensibilizados con la sociedad a la que representan. Es muy positivo, más allá del partido al que vote cada cual. Exactamente, Atresplayer Premium además ha estrenado un documental sobre Almodóvar, y van hablando por igual Manuela Carmena, Zapatero y Albert Rivera. No es semejante, porque al final es una cuestión cinéfila, y o sea una social, mas que Pablo Iglesias se posicione a favor de un colectivo que estuvo bastante estigmatizado nos ayuda muchísimo.





Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

Un pulso de siete días

El 3 de diciembre de 1970 cayó en jueves. Burgos era una ciudad que amanecía bajo cero, calles heladas y corazones fríos. ...

El secuestro del cónsul Bëihl, un programa de propaganda que dejó perplejo al banquillo

Ese 1 de diciembre de 1970 fue Eugene Bëihl, cónsul de la República Federal de Alemania en la capital San Sebastián fue secuestrado en...

Los rosarios del Papa rechazados

En la primera quincena de noviembre de 1970, cuando la suerte de los imputados parecía ya fijada, un grupo de mujeres, religiosas y madres...

Probamos las capacidades del sistema BMW xDrive: tracción sin límites

Sin pendientes pronunciadas ni curvas resbaladizas. El sistema inteligente de tracción en las cuatro ruedas xDrive de BMW, disponible en más de 100...

Comentarios Recientes