Inicio Vivir Bien ¿Viajaremos como antes?

¿Viajaremos como antes?


El verano ya se nos ha escapado. Y ha sido uno de los menos ‘viajeros’ de los últimos tiempos. La pandemia ha dejado cortos a los trotamundos, que han tenido que aprender a disfrutar de la cercanía. Algunos se han llevado bien –e incluso han visto la gracia de destinos modestos y reconfortantes en medio de tanta incertidumbre–, pero otros se han tomado en serio no ver nuevos lugares, no poder visitar países lejanos … en fin, no tener la libertad de antaño para ver el mundo. Qué difícil tener que guardar tu pasaporte en un cajón hasta … ¡Dios sabe cuándo! Para colmo, no es que no sepamos cuándo podremos volver a hacer la mochila, es que ni siquiera sabemos si, tras esta pausa, el viaje volverá a ser igual. La mayoría de los expertos creen que no.

Antes de la llegada del coronavirus, el 26% de los españoles tomaba al menos un vuelo por ocio al año -y el 18% realizaba más de dos-, según una encuesta realizada para la agencia Wavemaker, especialista en marketing y hábitos de consumo. Pero, debido al virus, ha crecido el miedo a viajar en vehículos con extraños a pesar de los esfuerzos de las aerolíneas por transmitir seguridad con protocolos de movimiento de pasajeros, mascarillas, gel hidroalcohólico e incluso, en algunos casos, la posibilidad de hacerse pruebas de detección. Covid horas antes de embarcar. Incluso están considerando incluir un extra en vuelos transoceánicos: comprar un boleto con el asiento central gratuito. Pero no así. Solo el 18% de los encuestados dijo que se iba a ir de vacaciones al extranjero (la mayoría, en avión) en los próximos meses, según datos de la organización GWI. Esto representa una caída del 26% en comparación con el año anterior.

De hecho, según este mismo estudio de comportamiento y hábitos del consumidor post-Covid, el 20% no dejará su comunidad en un año y el 24% ni siquiera planea irse de vacaciones. Prefieren esperar. «Los que retrasaron sus decisiones de viaje por la pandemia son los que priorizarán en mayor medida irse de viaje cuando las condiciones sean más favorables, por delante de otras decisiones que también se pospusieron, como comprar ropa o un teléfono móvil». explica Jesús Olivares, director de Wavemaker Research.

Un par de hechos

18%:

es el porcentaje de personas que planean tomar un avión por motivos de ocio durante el próximo año.

24%:

Es la media de españoles que ni siquiera piensan irse de vacaciones.

Al fin y al cabo, a lo largo de la historia no ha habido ningún desastre natural, guerra o crisis que haya podido acabar con el anhelo viajero del ser humano. Otra cosa es cuánto tiempo se tardará en volver a la ‘normalidad’ en este ámbito y cómo se lo tomarán quienes consideren que viajar es una parte fundamental de sus vidas. “Muchos de mis pacientes usan el viaje como una forma de escape, pero otros lo hacen para recuperar fuerzas, para hacer cambios en su vida o para reflexionar desde la distancia”, argumenta la psicóloga Buenaventura del Charco, quien aclara que “tener momentos de escape no está mal, el problema es instalarnos en esa actitud ».“ Pero entiendo que muchas personas que se dicen a sí mismas que necesitan viajar se sienten encerradas ”, dice. Por eso, como aconseja, ahora es el momento de analizar por qué nos cuesta dejar de viajar ¿Superamos alguna deficiencia haciendo kilómetros?

Casi todos, en mayor o menor medida, somos un poco ‘adictos’ a los viajes. Si no volvemos a casa después de unas vacaciones con nuevas experiencias para recordar en los duros meses de trabajo, parece que falta algo. Como explica la psicóloga, viajar ha estado cargado socialmente de connotaciones positivas –aprendizaje, descubrimiento, entretenimiento, socialización, relajación– y se ha convertido en una actividad “prácticamente imprescindible”. De hecho, sostiene la tesis de que muchas veces ya se viaja «para mostrar a los demás las experiencias vividas». Según él, el 57% de los usuarios de apartamentos turísticos de Airbnb eligen su alojamiento pensando en si quedará bien en las fotos.

Sostenible y respetuoso

Estas personas encuentran angustiosa la pausa. Y más a las verdaderas almas viajeras, «que dividen su existencia entre el tiempo que dedican a trabajar y planificar y sus escapadas», indica Del Charco.

Para ambos, ¿los viajes volverán a ser los mismos después de la pandemia? En opinión de Tony Wheeler, uno de los grandes papas de los viajes y fundador de las famosas guías Lonely Planet, este forzado paréntesis va a cambiar las cosas. Para él, que ha visto los excesos del turismo en algunos destinos hermosos, los viajes pospandémicos serán más sostenibles y respetuosos, ya que hemos aprendido a vivir con restricciones. Y también más solidario con las culturas locales, cuya fragilidad ha quedado más que expuesta en esta pandemia. Según él, viajaremos nuevamente, lo que siempre ha hecho a los seres humanos «más inteligentes, empáticos, cultos y solidarios». Pero, ¿cómo lo recuperaremos? Wheeler es claro: «Lentamente». “No vamos a cerrar las puertas de par en par y regresar al mundo previo a la pandemia. En un principio, los viajes serán principalmente locales, porque nuestra confianza no nos ayudará a escapar. Incluso cuando se reanuden los viajes internacionales, los vuelos intercontinentales no serán la norma durante bastante tiempo. Se habla de ‘vacaciones de proximidad’ y viajes por carretera como los primeros pasos a dar.

Tony Wheeler. Fundador de las guías de Lonely Planet
«Estoy empezando a pensar que voy a morir con una lista de tareas demasiado larga»

Después de 40 años viajando incesantemente por el mundo, ha tenido que parar, como todos los demás. Pero el fundador de las míticas guías Lonely Planet -que ahora publica ‘En defensa de los viajes’ en la colección de ensayos de GeoPlaneta- ha descubierto en su casa de Melbourne el placer de disfrutar más de su última nieta, de observar la naturaleza cercana y reflexionar. sobre el futuro de los viajes.

«¿Alguna vez volveremos a viajar como lo hicimos antes?»

–Me parece que nuestra forma de viajar puede volverse muy diferente. Sigo pensando que el año que viene comenzaremos de nuevo, pero tal vez no, tal vez todo cambie, tal como ahora decimos ‘el año que viene’ cuando recientemente dijimos ‘el mes que viene’.

– Ha viajado sin escalas durante 40 años. El coronavirus le habrá obligado a parar.

«Ha pasado mucho, mucho tiempo desde que estuve de pie durante tanto tiempo». Creo que es aún peor aquí en Australia, porque ni siquiera nos permiten salir del país. En Europa, a pesar de todos los problemas y restricciones, la gente sigue viajando.

– ¿Cuál fue tu último viaje?

– Hice tres viajes justo antes de que el coronavirus azotara la puerta. La primera fue en Australia, con algunos amigos: alquilamos una casa en la playa cerca de Hobart y vimos los cruceros ir y venir. Luego estuve en Japón, en una conferencia universitaria sobre ‘sobre turismo’: estábamos discutiendo cómo Barcelona era uno de los lugares clave para este fenómeno. Y mira, hemos solucionado el problema: ahora mismo no hay ‘sobreturismo’. Finalmente, estuve en la isla de Socotra, en Yemen. Fue un viaje maravilloso que debería haber durado una semana, pero terminó repentinamente cinco días después, cuando estalló el desastre del coronavirus y tuve que irme rápido para evitar quedar atrapado.

– ¿Te has enamorado de algún lugar?

-¡De ​​muchos! ¡Y he tenido mucho tiempo para pensar en ello mientras estaba confinado! Una de las cosas que he estado haciendo es revisar mis diapositivas, desde que usamos película en lugar de tomar fotografías digitales. Acabo de ver las fotos de las ‘caminatas’ en Nepal: el campamento base del Everest, que es increíble, una gran excursión; el circuito de Annapurna, una de las mejores rutas del mundo, y el circuito de Helambu, que hicimos con amigos. Había niños de entre 6 y 12 años que caminaron durante una semana y ¡les pareció maravilloso! Creemos que los niños solo quieren caminar hacia la televisión y nos equivocamos.

– ¿Sueñas con visitar un lugar que está pendiente?

-¡Demasiados! Ahora mismo estoy empezando a pensar que voy a dejar este mundo con una lista de deseos demasiado larga. ¡Queremos vaciarlo! Estaba a punto de irme a Paraguay y Uruguay cuando todo se detuvo. ¡Veamos si puedo cuando reiniciemos!

– ¿Algún lugar de España que te guste especialmente?

-¡Me gusta todo! He disfrutado mucho viajando por Extremadura, una región increíble, y recientemente leí que es la menos visitada de España. Quizás por eso me gustó tanto.

«¿Por qué deberíamos viajar?»

«Porque así es como llegamos a conocer a otras personas». Si no, simplemente leemos sobre ellos o los vemos en nuestras pantallas. Cuando viajamos, los conocemos.

Burbujas de viaje y pasillos seguros … ¿el futuro?

Los turistas, cuando la pandemia termine, sospecharán. Evitarán destinos peligrosos. Los países tampoco querrán abrir sus fronteras a personas de ciertos lugares. Según Wheeler, se crearán «burbujas de viaje», una especie de pactos entre países que se consideran mutuamente seguros. De hecho, indica, ya pasó. «Los países bálticos europeos (Estonia, Letonia y Lituania, que se enfrentaron bastante bien al virus) formaron una burbuja báltica. A nivel de la Unión Europea también se planteó la creación de burbujas -explica-. Aparte de las burbujas de viaje, si pretendemos cubrir distancias más largas, también hablaremos de ‘puentes aéreos’ o ‘corredores’, rutas para ir de un país a otro sin hacer paradas en un tercer país con acceso restringido en el camino ».

.



Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -CRONICA NAVARRACRONICA NAVARRA

aCTUALIDAD

La policía de Burgos se sube al coche «made in China»

La flota de vehículos de la Policía Local de Burgos acaba de completarse con dos nuevas unidades del DFSK 580 Luxury. Un...

Cómo afecta el cambio de hora a la conducción

El cambio de hora (a las 3 de la mañana tendremos que poner 2 en nuestros relojes) del sábado 24 de octubre al...

El coche de los hermanos Torres: «El modelo que conduces tiene mucho que ver con el momento de tu vida»

Javier Y Sergio Torres, o más bien los conocidos Torres Brothers, de Barcelona y gemelos, no solo aprendieron desde muy pequeños a cocinar...

Cabalgando con Brigitte Bardot en un VéloSolex

Es cierto que muy pocas cosas fueron iguales después de "Y Dios creó a la mujer" (1957). No fue la primera película...

Comentarios Recientes