El 14 de mayo de 1980, Martín Zabaleta de Hernani fue el primer vasco en escalar el Everest. Esta semana se cumplen 41 años desde esa hazaña

Elisa Belauntzaran

El 14 de mayo de 1980 se colocó la primera bandera en la cima del Everest. Esta semana se cumplen 40 años desde que Martín Zabaleta escaló la cima del Everest junto a Pasang Temba Sherpa. Desató la polémica al colocar la bandera en la parte superior, junto con la bandera de Nepal, la bandera antinuclear y el anagrama de ETA. Sin embargo, el nombre de Zabaleta está en la cúspide del montañismo vasco gracias a esta gran hazaña y, sin duda, el Everest provocó un gran cambio en la ruta de alpinismo de los montañeros guipuzcoanos, abriendo el camino a los numerosos montañeros que lo siguieron. La expedición, la expedición vasca, estaba formada por 12 escaladores: además de Martínez, estaban Luis María Sáenz de Olazagoitia Petxu, Ángel Rosen, Felipe Uriarte, Ricardo Gallardo y Juan Ignacio Lorente, que habían participado previamente en la expedición ximista, y Ramon Arrue, Xabier Erro, Javier Garaioa, Emilio Hernando, Kike de Pablos y J. Urbieta Takolo.

«Proceso largo y difícil»

Martín Zabaleta Larburu nació en Hernani el 20 de septiembre de 1949 como montañero y montañero. Llegó a la cima del Everest, “¡Alletunaz! ¡Alletunaz! Gora Euskadi Askatuta! ¡Arriba el País Vasco antinuclear! Se lo diría a los otros miembros de la expedición en el campo de abajo por radio. Estuvo presente Felipe Uriarte, un transeúnte. Emoción y gran alegría, la alegría de los 8.848 metros se ha extendido al País Vasco.

Como reconoció el propio Zabaleta, el ascenso a la cumbre “fue un proceso bastante largo en general. Para empezar, había mal tiempo, viento, nieve … era nuestro turno en la última vuelta, lo que significaba que varios equipos ya habían intentado escalar. Pensamos en escalar sin oxígeno, pero como teníamos que escalar de una forma u otra, no tuvimos más remedio que hacerlo con oxígeno. Así que partimos desde el paso sur hacia la cumbre. Fue una caminata de 12 horas, en condiciones muy duras. Fue mucho tiempo y recuerdo que había una enorme pila de nieve. También tuve problemas con Sherpa ‘.

Según el montañero de Hernani, «subimos sin arnés ni nada más: atados el uno al otro». Cuando llegó a la cima, “¡Gora Euskadi askatuta! Grité. Fue horrible. Al mismo tiempo, sin embargo, nos quedamos sin oxígeno, lo que lastimó al sherpa: su cabeza comenzó a dar vueltas y le costaba pensar con claridad. En el otoño, fui más responsable de su apoyo. Quería bajarse de una cornisa y se rompió. Allí vivimos momentos épicos. Allí teníamos bastante trabajo. Le costaba respirar y dijo que quería pasar la noche allí … era muy difícil. ‘

Abriendo el camino

Las cosas han cambiado mucho en los últimos 41 años, debido al Covid-19 en ese momento, ha habido muchas dificultades alrededor del Everest para escalar o salir de las expediciones a la cumbre. Sin embargo, hace cuatro décadas, no era un pequeño desafío para los montañistas vascos subir a la cima del mundo. Algunos navarros habían estado anteriormente en Dhaulagiri, pero es cierto que el ascenso de Zabaleta ha tenido un eco más amplio. El equipo de Hernani estaba formado por doce escaladores, y los trabajos comenzaron el pasado mes de diciembre. Juan Ignacio Lorente, de Vitoria-Gasteiz, y Ramon Arrue de Azpeitia, secretario técnico.

Los esfuerzos de los vascos en la expedición ximista de 1974 ya se habían realizado. La expedición, a la velocidad del rayo, se detuvo a 300 metros de la cumbre. Pero no llegaron a la cima del Everest y decidieron intentarlo de nuevo. Intente conseguirlo seis años después; El sherpa de Nueva Zelanda Edmund Hillary y el Tenzing Norgay de Nueva Zelanda subieron a la cima por primera vez en 27 años. Posteriormente, los vascos estuvieron en las montañas más altas del mundo (Iñurrategi, Oiarzabal, Pasaban …)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí